Sintetia

Artículos relacionados

Volver a los últimos artículos

Una primera (y negativa) evaluación de los Presupuestos 2012


Consejo Editorial
Una primera (y negativa) evaluación de los...

El gobierno acaba de presentar los “Presupuestos más austeros de la Democracia”. Olvidando el debate sobre formas, elecciones andaluzas y plazos, hagamos una valoración de los principales puntos y de su idoneidad.

En primer lugar, hemos de avanzar que la impresión no es positiva. Todo sistema fiscal se articula entre la eterna disyuntiva entre la eficiencia y la equidad. Las medidas más enfocadas a aumentar la equidad del sistema suelen desincentivar el esfuerzo personal, y viceversa. Y era de esperar que el actual gobierno no considerase la equidad como un objetivo prioritario –aunque algunas medidas pasadas, como las subidas progresivas del IRPF, habían sorprendido a propios y extraños, que imaginaban una subida de la imposición indirecta (IVA e impuestos especiales). Pero lo que no era de esperar era que la eficiencia y la productividad estuviesen también ausentes en las consideraciones presupuestarias.

Aunque el diablo está en los detalles y, además, una cosa es el presupuesto inicial (que son solo previsiones y buenas intenciones) y otra muy distinta el presupuesto ejecutado, intentaremos sintetizar en grandes lineas los pros y los contras de los Presupuestos de 2012.

Nota: Al final del artículo podéis encontrar una breve disquisición sobre el impacto del ajuste sobre el PIB (es decir, sobre los multiplicadores fiscales) que omitimos aquí para no perder claridad.

Aspectos positivos

  1. El presupuesto no pretende ni de lejos realizar el ajuste completo que la Unión Europea desearía. Como explicamos en una anterior entrada, los ingresos se desploman en las recesiones, mientras muchos gastos (como las prestaciones por desempleo) se disparan incontrolablemente. Intentar un ajuste mayor tendría efectos todavía más catastróficos. Así, el Gobierno anuncia un ajuste de 2,5 puntos del PIB. Hay que tener en cuenta que este ajuste se refiere solo los presupuestos del Estado, que en la actualidad supone apenas un tercio del Sector Público Español.
  2. Luis de Guindos ha exhibido un notable realismo al explicar en el Wall Street Journal que la deuda sobre el PIB se incrementará alrededor de 10 puntos durante este año. Esto es importante de cara a la credibilidad frente a nuestros acreedores. Les estamos diciendo: “No podemos realizar el ajuste que nos piden en un año recesivo, aunque nos comprometemos a realizarlo en un horizonte cercano”. Si no fuésemos realistas en nuestros anuncios, esto tendría un fuerte coste reputacional cuando las cuentas reales aflorasen.
  3. Al Gobierno no le ha temblado la mano a la hora de plantear subidas de impuestos (como IRPF o sociedades) que a priori no encajan en la ideología de su electorado.

Aspectos negativos

  1. No se toca la principal vaca sagrada de nuestra estructura fiscal: la deducción por vivienda habitual. La reintroducción ya era absurda, y cualquier esperanza de desaparición o minoración se desvanece. Nunca nos cansaremos de repetirlo: se trata de una medida profundamente inequitativa (se benefician los propietarios y, dentro de estos, las rentas altas, pues deducen gastos a partir de un tipo marginal más alto) y además ineficiente, pues la vivienda es tremendamente inelástica y su gravamen genera muy pocas distorsiones. Es decir, que un aumento del gravamen (o una reducción de las deducciones) de la vivienda sería tanto equitativo como eficiente. Estas deducciones cuestan al Estado nada menos que entre 4.000 y 5.000 millones de euros anuales. Eliminarlas con efectos retroactivos plantearía sin duda un problema legal, pero al afectar a decisiones pasadas no generaría ninguna distorsión económica, además de que gravaría en mayor medida a las rentas con mayor capacidad de pago.
  1. Se podría haber recortado mucho más en inversiones en infraestructuras físicas y el efecto sobre la productividad habría sido nulo: España hace tiempo que ha sobrepasado con mucho el punto en el cual las infraestructuras mejoran la productividad. Somos ya el país con mayor número de kilómetros de Vías de Alta Capacidad y de vías ferroviarias de Alta Velocidad, y la magnitud del despilfarro solo se hace evidente cuando se comparan algunas inversiones con posibles alternativas. El Gobierno está todavía a tiempo de rectificar en este aspecto: basta con no ejecutar parte de las inversiones presupuestadas, especialmente los trayectos proyectados del AVE a Extremadura o Galicia.
  1. La reducción en el gasto educativo, particularmente en el apartado de becas, es desastrosa tanto en términos de equidad como de eficiencia productiva. La igualdad de oportunidades no es solo un objetivo de justicia social, sino un mecanismo para permitir que aflore el talento de los futuros ciudadanos de un país. Cuanto más lejos llegue cada estudiante en su educación, y cuantas más oportunidades tenga de experimentar en diversos campos, más fácil es que encuentre aquello que se le da bien, su verdadera vocación. El recorte de becas profundiza en la desigualdad de oportunidades y privará a España de ciudadanos futuros más productivos. Concretamente, la educación sufre un recorte del 21%, aunque es necesario aclarar que este gasto no se refiere a la educación propiamente dicha, competencia de las comunidades autónomas, sino principalmente a becas para estudios y formación continua.
  1. Se reducen las políticas activas de colocación, que ya eran de por sí muy deficitarias, y se incrementan las subvenciones directas, sobre cuya inutilidad ya ha hablado largo y tendido Samuel Bentolila.

Resumen

Se realiza un fuerte esfuerzo de ajuste, el cual ahonda aún más en la recesión pero que parecía por otra parte inevitable. Además, se es medianamente realista en los objetivos (aunque estos son optimistas en exceso; el aumento del 0,8% del PIB que anuncia la segunda página de la presentación oficial es una quimera).

Pero se ignoran recortes que habrían potenciado la eficiencia del sistema (eliminación de muchas más deducciones, especialmente en la vivienda principal) y se realizan recortes que deberían ser la última opción de cualquier gobierno, como el caso de la educación. Es por ello que nuestra valoración de los Presupuestos es negativa: es realista aceptar que los recortes han de realizarse, pero desperdicia una situación ideal para acabar con históricas vacas sagradas (deducción por vivienda, autopistas y AVEs a ninguna parte) y de apostar por un modelo productivo basado en más capital humano e igualdad de oportunidades.

Los editores,

Andrés Alonso, Abel Fernández y Javier García

www.sintetia.com

————————————————————————————————————————————————–

Nota sobre multiplicadores fiscales: Un ajuste fiscal lleva consigo una evidente reducción de la actividad económica. Ahora bien, la magnitud del multiplicador es importante e incierta. Cada euro de menos gastado es un euro menos de actividad, es decir, partimos de un multiplicador de 1 (esto es una cuestión contable), pero este efecto inicial ha de ajustarse por los cambios en los comportamientos de los agentes. Con información perfecta y racionalismo extremo, los agentes compensarían esta caída reduciendo el ahorro y gastando más al anticipar menores esfuerzos fiscales futuros (equivalencia ricardiana). Como en la realidad los agentes no son tan racionales, este efecto solo opera en parte, razón por la cual la literatura seria estima que el multiplicador fiscal se encuentra entre 0,5 y 1. Es decir, un ajuste fiscal de 2,5 puntos sobre el PIB llevará consigo una caída del PIB de entre 1,25 y 2,5 puntos del PIB, (aunque esta caída se atenuaría si las reducciones de gasto se concentrasen en las transferencias).

Nota sobre la amnistía fiscal: No nos sentimos capacitados para juzgar esta medida, pues es necesario un fuerte juicio de valor sobre el sentido de la justicia y la equidad en nuestro sistema. Desde un punto de vista pragmático, es una buena forma de recaudar y de reintroducir en nuestro sistema financiero una cantidad no despreciable de dinero. Desde un punto de vista realista, supone reconocer que las rentas altas tienen más privilegios que las rentas bajas, algo que no debería causar desvelos a día de hoy; ¿cuándo ha sido la situación distinta? Desde un punto de vista moral y de justicia social, es una solución abominable (esto no requiere grandes explicaciones). Y, desde un punto de los incentivos, indica a los posibles defraudadores que pueden ocultar rentas con la seguridad de que en la próxima crisis fiscal se producirá otra amnistía.

Mostrar comentarios (6)

Comentarios

  • Anónimo

    No conozco cómo se plantean los presupuestos en el siguiente aspecto. Se reparte todo el dinero que hay disponible? Es decir, el 100% de todas las fuentes de ingreso para el gobierno? Lo digo porque tengo duda si las partidas que han sufrido un serio revés, como la inversión en I+D, tengo dudas de si no se hubieran llevado ellas ese corte, se lo habrían llevado otras partidas? o el gobierno decide cuánto dinero pone en juego en los presupuestos?

    Gracias.

    • Article Author
  • Anónimo

    Los puntos de vista pragmáticos se los pueden quedar ustedes para justificar la parte de la casa que pagaron en B o la contabilidad creativa aplicada en sus negocios. La ley está ahí, y a quien no ha querido cumplirla hay que darle con la zapatilla. La amnistía fiscal no beneficia a las rentas más altas sino a las rentas más corruptas, así que no metan en el saco de los amnistiados a quien gana mucho y le retienen mucho. Ustedes hablan de “defraudadores” cuando muchos son criminales (será que no tienen un “fuerte juicio de valor sobre el sentido de la justicia”).
    La amnistía fiscal no puede ser pragmática cuando se pagan menos impuestos por ser corrupto que por tener las cuentas al día; o cuando se sigue permitiendo que haya ciudadanos con cuentas opacas en paraísos fiscales sin que se les trate como criminales; o que se permita que grandes y pequeños corruptos/criminales sigan campando a sus anchas porque el Estado no es capaz/no quiere luchar contra el fraude. Si la recaudación de impuestos no es óptima: que la eliminen (esto es pragmatismo).

    España es un país con poca población activa y un porcentaje elevado de paro que necesita de la ocupación para generar PIB. En situaciones de crisis hay mucha más demanda de trabajo que oferta, lo que no nos permite ocupar a la población y crecer. El ariete del Gobierno (Ministerio de Fomento) tratará de seguir ocupando personas para ver si de un socavón se encuentra alguna commodity en cantidades ingentes que nos soluciones el asunto, porque esperar que la coyuntura sea más favorable en cuanto a la deuda o al empleo resulta infantil. Como ven, no es una cuestión de mejorar la productividad de la economía sino de ocupar población.

    • Article Author
  • Abel Fernández

    Tanto los ingresos como los gastos son previsiones que luego pueden resultar de una u otra manera.

    Los ingresos pueden resultar mayores o menores (como suele suceder) de los "previsto"; es decir, suele haber un exceso de optimismo con los ingresos. Pero son desconocidos porque dependen de la actividad económica. Sobre esto no hay control, y a menudo el gasto se intenta amoldar a la evolución de los ingresos conforme avanza el año y se conoce más. Por ejemplo, la liquidación del IVA del primer trimestre de 2012 será muy informativa para ver como está realmente la situación.

    En los gastos se anuncia cuánto se gastará en cada función que realiza el sector público, aunque luego cada partida puede elegir no ejecutarse. Es decir, puede presupuestarse el AVE a Galicia pero luego no licitar tramos y no comprometer gasto. Es decir, se puede elegir no gastar.

    Finalmente, en el presupuesto han de ser iguales los ingresos y los gastos previstos. Así que sí, si la I+D no se llevase un recorte, otra partida se lo llevaría en su lugar.

    • Article Author
  • Abel Fernández

    Gracias por su comentario. La amnistía fiscal es sin duda el punto más peliagudo, desde el punto de vista moral, de los presupuestos. En este caso estoy contestando solo a título personal, y no en el nombre del resto de editores ni de Sintetia. Y también a título personal admito dificultades para juzgarlo. Mi primer impulso es reprobar la medida, por ser moralmente detestable, y esto lo compartimos seguro el 99,9% de los españoles (aquellos que no tenemos siquiera capital que ocultar). Ahora bien, el mero hecho de que la medida haya sido propuesta indica que pueden existir argumentos para la misma.

    Y haciendo de abogado del diablo, la única justificación que se me ocurre para la misma es el pragmatismo. La cuestión se puede plantear en función de tres escenarios distintos:

    A – Se comienza a perseguir de verdad el capital oculto y se logran resultados reales.

    B – Todo sigue como hasta ahora (opacidad y casi nula persecución de capital negro.

    C – Se amnistían dichos delitos, se recaudan en el proceso y se introduce el capital en el sistema financiero.

    Salvo que uno tenga varios millones en las Islas Caimán, lo lógico es un esquema de preferencias A > B ó C. La propuesta del gobierno, si es honesta, parte por lo tanto de que A no es factible y que hay que elegir entre B ó C. Y aquí está la disyuntiva entre pragmatismo y justicia. Uno puede, a nivel personal, preferir una u otra opción legítimamente, del mismo modo que también se antepone el interés común al derecho personal cuando se pone una tasa al trabajo. C no es preferible a A bajo ninguna óptica, pero si A no es factible, cabe preguntarse si preferimos B ó C.

    En resumen, no me posiciono porque para ello tendría que hablar de mis preferencias personales, y creo que aquí no vienen a cuento (soy un ciudadano más). Quizás no siempre conseguimos ocultar nuestras preferencias personales, pero lo intentamos. Nuestro papel aquí es analizar la realidad utilizando las herramientas de la economía y plantear cuales son los pros y los contras de cada medida. A partir de dicha información, cada cual debe luego formar su opinión final y votar. ¿Justifica el fin los medios? Cada caso es un mundo y depende de nuestras apreciaciones subjetivas.

    • Article Author
  • Anónimo

    Aparece entonces la opción D. Los no defraudadores comienzan a defraudar a sabiendas que A no va a ocurrir y que una nueva C es factible.

    • Article Author
  • Abel Fernández

    Cierto, ese problema añadido de incentivos ya lo comentábamos en el texto. "Defraude, querido ciudadano, que tarde o temprano volverá a haber una amnistía"

    • Article Author

Artículos relacionados

Economía

Las “fake news”: la desinformación en el siglo de la información

“Hablemos de ruina y espina hablemos de polvo y herida de mi miedo a las alturas lo que quieras pero hablemos” (Vetusta Morla) No hay duda, vivimos rodeados de información y cada...

Publicado el por Natalia Díaz Santín
Economía

Cambios marginales de consecuencias extraordinarias

Pocas herramientas tienen tanto impacto en Economía como pensar en términos marginales. Lo explicamos en detalle en ‘Nunca te fíes de un Economista que no dude’. Podemos aprender...

Publicado el por Javier García