Emprender, no todo vale

¿Quién no quiere apoyar a las personas emprendedoras a lo largo y ancho de España? Son jóvenes, inteligentes, tienen ganas e ideas y los políticos y representantes institucionales de todo tipo hablan de ellos. Aquí en Sintetia, sin ir más lejos, estamos ilusionados con #ReiniciaEspaña.

Dos viejos amigos se encuentran en un gran evento destinado a emprendedores, un lugar donde reina la ilusión, donde tienen la siguiente conversación:

–  ¿Cómo estás? ¿Cuéntame, de qué va tu proyecto?

–  Pues quiero vender bolígrafos

–  ¿Bolígrafos? ¿No crees que tienes una dura competencia?

–  Bueno, mis bolígrafos son especiales, tienen un capuchón con un gran diseño que los hacen diferentes.

–  ¿Y en qué se basa esa diferencia?

–  En personalizar el bolígrafo y convertirlo en “tu” bolígrafo.

–  ¿Sí? ¿Cuál es la necesidad que estás cubriendo con ese bolígrafo?

–  ¿Necesidad? Me confundes… en España se venden más de 300 millones de euros de bolígrafos, ¿sabes lo que es eso? Me bastaría copar el 0,1% para hacer algo grande

–  Ya, interesante, ¿y cómo sabes que es factible alcanzar esa cuota de mercado?

–  Me pones en un aprieto… es un porcentaje muy pequeño, ¿por qué no? ¡Mi idea es genial!

–  ¿Y qué necesitas invertir para hacer esos bolígrafos?

–  Bueno, pues unos 200.000 euros

–  ¿Cuánto pones tú?

–  Mis padres me dejaron los 3.000 euros para crear una sociedad y algo de dinero para alquilar una pequeña nave en un vivero de empresas. Además como soy autónomo he recibido una ayuda de mi Comunidad Autónoma, ¡y no está nada mal!

–  ¿Y el resto?

–  ¡Para eso estoy aquí! He venido con una presentación en la que llevo meses trabajando, con todos los datos de venta de bolígrafos, su distribución geográfica, presupuestos de la maquinaria que necesito y algunos diseños personalizados que podría poner en bolígrafos de prueba.

–  Pero, ¿esperas levantar* [NdelT: “conseguir una financiación de”] 200.000 euros con un Powerpoint?

–  Claro, ¡la idea es brillante! ¡Basta con copar un pequeño mercado y lo tengo! ¡Es muy rentable, nadie se negará! Además, todo el mundo a quien se lo cuento está entusiasmado. ¡No puede salir mal!

–  A eso se le llama poner pasión, ¿y tienes un precio para tu bolígrafo personalizado?

–  Sí, he hecho algunos números. He bajado de Internet un archivo de Excel para hacer Planes de Negocio, ¡200 eurazos me ha costado!, y la tengo muy bien montada, llevo más de 150 horas trabajando en ella. Según mis costes, tendría que vender mi bolígrafo por unos 60 euros la unidad.

–  ¡Ostras! Pero si estamos en crisis…

–  Ya, pero de la crisis se sale con ideas ¡WOW!, como la mía, porque las posibilidades de personalización de los bolis son increíbles.

–  Pero ¿y por qué gastar 60 euros cuando me puedo comprar una caja de 40 bics?

–  La diferencia está en el diseño. Es el activo fundamental de todo negocio. Llevo tiempo estudiando diseño y creo que es la clave para poder justificar el precio y hacerlo rentable. Mira qué posibilidades más alucinantes pongo como ejemplo en el Powerpoint…

–  Ummm tienes razón, son chulos ¿me estaré oxidando o no comprendo bien esto que propones?

–  ¡Disfruta del evento! Me han dicho que viene un tipo fantástico que cobra más de 15.000 euros por sesión y del que aprenderemos mucho. ¡Verás cómo al final comprenderás mi modelo de negocio de los bolis!

Esta conversación simulada, y en cierto modo un poco caricaturesca, tiene muchos tintes de realidad en varios aspectos. Antes de entrar en ellos queremos resaltar la interesante forma en la que Robert Shiller, en su libro “Las finanzas en una sociedad justa”, introduce el concepto de burbujas especulativas:

“Una burbuja especulativa es una situación en la que las subidas del precio provocan un entusiasmo de los inversores, lo que se extiende por contagio psicológico de una persona a otra, lo que a su vez amplifica las noticias, lo que podría justificar los incrementos del precio, y atraer una clase cada vez más amplia de inversores, los cuales, a pesar de sus dudas sobre el valor real de una inversión, se ven atraídos a ella en parte por envidia del éxito de los demás, en parte por la excitación del juego”.

Tras ponderar esta definición llegamos a una conclusión: que hay una burbuja de emprendedores en España pero, en este caso, no alimentada por lo inversores como en el 2001. No somos los únicos que lo decimos, la prestigiosa revista Inc. también apunta hacia esta cuestión.

Y es que la crisis ha causado un incremento masivo del paro, con pocas oportunidades laborales para los más jóvenes y cualificados (y no tan jóvenes como los de la generación X). La solución estrella es emprender. Hay eventos de todo tipo, instituciones de apoyo, y centros de empresa con espacios bonitos y baratos. ‘Silicon Valley’ es la expresión fetiche, el lugar mágico. Se admiran las noticias con compras millonarias, de jóvenes con ideas que han conseguido vender a precios astronómicos y que queremos emular.  Lo que no está en Internet no es “sexy”, los inversores de capital riesgo -pequeños, medianos y grandes- son “perseguidos” y les llueven los planes de negocio hechos a medida. Todo ello parece realmente fluir y crear la imagen de un emergente ecosistema.

Si no hay más éxitos emprendedores en España es por la falta de inversores, no de emprendedores, o eso parece transmitirse, ¿pero esto es realmente así? ¿Y qué si existe una burbuja emprendedora en España? Bienvenida sea esa energía transformadora, ¿o no? Ciertamente, bienvenida. Pero la burbuja podrá “estallar” -y probablemente lo hará- y traerá consecuencias no deseadas. Será un golpe duro y directo a las expectativas y la ilusión de muchas personas que creían iban a transformar sus vidas a través del emprendimiento.

No queremos rebajar sin más las expectativas de las persona emprendedoras. Es muy importante que haya muchas personas a la vez buscando con fuerza nuevas formas de generar actividad económica. Pero creemos que es irresponsable transmitir que, a la hora de emprender, todo vale, porque la cruda realidad muestra que no es así. Queremos aportar algunas ideas desde la experiencia profesional. Ideas dirigidas a una persona emprendedora. Advertencia, no hay por qué tomarlas como hechos irrefutables, pero creemos te pueden ayudar.

1.- Un plan de negocio no es una biblia, sino una hoja de ruta. No empieces por él. Invertir seis meses de tu vida en la redacción de un Plan de Negocio es probablemente lo peor que puedes hacer durante las fases iniciales de tu proyecto por diversos motivos:

:: Primero, porque se tiende a pensar que es un fin en sí mismo. Cuando lo tienes lo “lanzas” sobre la mesa de un inversor, entidad financiera o institución asumiendo que ya estamos listos para facturar.

:: Segundo, porque se construyen sobre hipótesis subjetivas del emprendedor; con material encontrado en internet, informes macro, tendencias agregadas y se tiende a tener un documento extenso, muy bien maquetado pero realmente construido con pilares de barro.

:: Vinculado al anterior, con estos ejercicios en solitario acabamos haciendo ciencia ficción financiera. Simular tres años de cuentas previsionales, por ejemplo, ¡tres años nada más y nada menos!, sin datos históricos y un entorno muy cambiante y complejo, es realmente imposible. Cada celda de Excel de un plan de negocio es un supuesto.

2.- Identifica e interactúa con tus clientes lo antes posible. Focaliza lo antes posible tu energía en identificar a los usuarios, hablar con ellos, enseñarles tus magníficos prototipos y pregúntales qué piensan y si están o no dispuestos a pagar por ellos.  Ordena toda la información que has recibido de esas personas, las cuales van a ser tus clientes, analiza sus respuestas y, con ello, tus primeras decisiones como emprendedor.

show-me-the-money3.- La esencia es descubrir el Modelo de Negocio. En la hoja de ruta como emprendedor una de las misiones más importantes es cómo se generar ventas y beneficios. Si no se descubre rápido y de forma efectiva, no tenemos nada. Tarde o temprano llegará la prueba del algodón: el mercado no engaña. No hay ningún Plan de Negocio que aguante el contacto con los clientes.

4.- Cambia el chip, pasa de la idea al trinomio: problema – solución – mercado. La Idea está sacralizada. Todos tenemos ideas “brillantes” pero sólo unos pocos las ejecutan de forma excepcional. Más aún, no pienses en la idea. Es mucho mejor identificar problemas, necesidades o pasiones que no estén resueltos en el mercado o cuya solución sea mejorable. Piensa en una solución e identifica a ese grupo de personas que, teniendo ese problema, no saben cómo resolverlo y que estarían dispuestos a pagar por tu solución.

5.- No te engañes, emprender requiere formación y talento. Un negocio serio va de facturas, personas, gestión, contratos, decisiones, anticipación, comunicación, idiomas, dominio técnico… y todo eso se tiene que aprender y trabajar muy duramente. Necesitas un equipo muy formado y con mucho talento (si tienes dudas, Xavier Marcet te explica qué tipo de talento), ¿sabes cómo atraerlo y retenerlo hacia tu proyecto? No es fácil responder esa pregunta, pero es clave.

6.- Enseña un prototipo, no un PowerPoint. En las primeras fases, tu misión no es vender, sino aprender para descubrir tu Modelo de Negocio y perfeccionarlo. Si una imagen vale más que mil palabras, un prototipo con el que puedan interactuar tus futuros clientes vale más que un millón de palabras.

7.- Cuidado con los sesgos psicológicos. Como ha concluido el prestigio prestigioso psicólogo y premio Nobel de Economía, Daniel Kahneman “el exceso de confianza subjetiva no se puede utilizar como un indicador de acierto alguno para el futuro”. Es fácil autoconvencerse en tu casa con una hoja de Excel donde fácilmente las ventas crecen pero los gastos no. Hay que “doma” esta actitud. Tom Peters dice que la clave es vender, lo demás son detalles… pero lograr que alguien te compre requiere sudar tantos detalles que, por simplificación a la complejidad, los tratamos de obviar.

8.- Nadie regala el dinero, no te engañes. Ponte en el lugar de los inversores que se “juegan” su dinero o el de otros. ¿Cuánto dinero prestarías a un emprendedor que te lanza un Plan de Negocio y una PowerPoint encima de la mesa pero que no tiene claro cómo va a ganar dinero? En este punto, Iñaqui Arrola, un gran emprendedor e inversor, lo explica muy bien en su artículo “¿Qué hace falta de verdad para que España sea Silicon Valley?”.

9.- Trabaja en el límite del “dolor” financiero, para saber bien tus limitaciones, el por qué necesitas ese dinero y cómo esto te obligará a repensar muchas cosas que dabas por supuestas.

10.- Un pequeño “manifiesto” para tu “caja de herramientas”: 

.. No hay hechos dentro de tu oficina, lo realmente importante ocurre fuera, donde viven, trabajan y sienten tus clientes;

.. El fracaso es una parte inherente a la búsqueda de tu Modelo de Negocio.

.. Si tienes miedo a fracasar, fracasarás.

.. Ningún Plan de Negocio sobrevive al primer contacto con los clientes.

.. No hay dos startups iguales.

.. Aprende a convivir con el caos y la incertidumbre.

.. Comunica, comparte y analiza tu aprendizaje.

.. Una startup no es una empresa en pequeño.

.. No construyas nada si antes no lo entiende el cliente ni tu entorno.

.. Nadie te va a dar ni un euro -porque no te lo “da” sino que espera su devolución con intereses – si no tienes un Modelo de Negocio que funcione.

El prestigioso experto Martin Zwilling en Forbes aportaba una reflexión con la que queremos acabar: “es fácil comprender que existe una importante distancia entre lo que es una gran idea y una gran startup de éxito. Lo que ya no es tan claro es cómo sortear esa distancia […] No cometas el error de asumir que ser emprendedor es una vía rápida para hacerse rico, porque crear un negocio es algo tremendamente duro, requiere mucha disciplina, aprendizaje y esfuerzo, cuyos frutos se recogen, con suerte, en el largo plazo”.

33 comentarios

  • carlos joaquin  

    Hola Sintetia,
    Me ha gustado como siempre tu post.
    Estoy totalmente de acuerdo y algún matiz me gustaría compartir.

    No es que haya una burbuja de emprendedores, hay una burbuja de programas promovidos por las administraciones locales, regionales y nacionales, que están obsesionados con emprendedores y no con empresas.
    Emprendedores que pasarán por servicios de asesoramientos y de ayudas con profesionales (con todo el respecto para ellos), que no han montado una empresa, que tienen una licenciatura, y que posiblemente hasta los hayan cogido del paro para “asesorar” al potencial emprendedor.
    Este trabajo es tremendamente delicado y no se está realizando con metodologías, formas y formatos del siglo xxi y del contexto económico y dle tipo de empresa del 2012
    Esto es un grifo de tirar dinero.

    En segundo lugar, programas de emprendedores. De personas con vocación de autoempleo. Y si les va bien contratar a 2 personas mas.

    ¿Es este el modelo de país? Donde están las empresas y las iniciativas con vocación de crecer, de tener 200 trabajdores, de exportar, de abrirse a nuevos mercados… Creo que estos son los verdadesros programas que hay que poner en marcha (sin dejar de promover al emprendedor), pero si pensamos que cada parado va a ser un emprendedor… no le veo futuro a esto.

    Pero lo más importante en todo caso… trabajar con modelos de potenciar la empendeduría, identificar el talento, fomentar el networking, etc… es más importante que dar 3000 euros o que me ayudaes en un plan de negocio que suena a rancio desde el momento en que le di guardar en word.

    Curiosamente los bancos, Banesto, BBVA, Telefónica, Caja Navarra se dan cuenta de esto y activan programas para emprendedores con “ingredientes” útiles y actuales.
    Cajastur o Liberbank… ¿ves que haga algo en este sentido?
    Está claro que modelo de sociedad quieren.

    Saludos y no os detengais.

  • Javier García (author)  

    Buen apunte, hay cosas de las que dices que son LA BURBUJA en sí misma, claramente…Gracias x el comentario

  • .Maria "uisa de Miguel  

    No os podeis imaginar con cuantos casos como el que describis me he encontrado yo a lo largo de estos ultimos 10 años en mi trabajo como asesora de empresas y mi participacion en proyectos de apoyo a los emprendedores.
    El mejor apoyo que a veces se les presta es ayudarles a que ellos mismos descubran que su idea no es viable o que el camino de emprender no es para ellos porque requiere actitudes y habilidades que o no tienen o no quieren tener, o implican renuncias que no quieren asumir.
    Mis mejoeres experiencias en este aspecto es trabajar el mentoring y el coaching para analizar antes que la viabilidad del proyecto la viabilidad del emprendedor.

    Igual que los libros de autoayuda han hecho mucho daño al hacer creer que las cosa son faciles y que todo se puede sin mas, muchos programas de apoyo al emprendimiento han hecho creer a muchos que era un camino facil y no lo es.
    Con la crisis he visto desinflarse a muchos emprendedores nacidos de esos programas ante las dificultades pOrque empieza a fallar la resilencia, optimismos, motivacion, claridad de ideas, etc

  • Javier García (author)  

    Pues sí…María Luisa, suscribo!
    Por cierto, mañana sale tu post! Importante contribución, por cierto, al ámbito del Mentoring!
    Abrazo

  • Daniel  

    100 % de Acuerdo,

    Soy de los que piensan vivan las burbujas y vivan los ostiones que nos hagan aterrizar y aprender

    Esta claro que no todo el monte es orégano, mas bien todo lo contrario me da rabia como un sistema que no funciona ahora le vende la moto a los emprendedores de que salir de la crisis depende de ellos.

    Va a haber muchos heridos en la cuneta por culpa de esta burbuja, solo espero que sirva para que por lo menos cuando visite una universidad cuando pregunte

    ¿Cuantos queréis ser autónomos? haya mas gente que levante la mano, y si con la palabra autonomo, porque no hay peor ejemplo de marketing que ver como hemos tenido que inventarnos la palabra emprendedor para que en nuestra sociedad la gente se anime a quitarle los matices de…

    hombre orquesta que tiene la palabra autonomo
    y los matices negativos de la palabra empresario.

  • Gian-Lluís Ribechini  

    Hola.
    Tratais el tema de forma excelente.
    Por un lado es preocupante la burbuja que se ha generado y que cuando explote hará mucho daño. Hace unos meses en una entevista ya exponia mi preocupación por la excesiva apologia del “emprendimiento” sin un soporte a largo plazo. (http://www.farodevigo.es/portada-pontevedra/2012/07/25/valoramos-presencia-eficiencia-puesto-trabajo/668254.html).
    Por otro lado la lista de temas a tener en cuenta y responderse en una libreta para poder repasarlo periodicamente es una buena práctica.
    Además si tenemos en cuenta que la futura “Ley de Emprendedores”, es eso, un futurible que no se sabe cuando estará; con esta demora se demuestra que no existe voluntad de propiciar y proteger a los que deberian ser el germén del cambio de modelo económico; quizás sea porque ninguno de los legisladores ha sido emprendedor.

    Saludos.

  • Pascual  

    Hola a todos,

    Me suscribo a la idea de que a cierto sector de emprendedores tienen la idea de que conseguir inversores es fácil, incluso algunos de ellos piensan que porque han tenido una gran idea, eso, debería ser suficiente.

    Pues no señor, estoy de acuerdo con el post, lo normal es que los resultados se hagan esperar. EMPRENDER ES UNA CARRERA DE FONDO EN LA QUE LOS SPRINT Y ACELERONES PUEDE DEJARNOS FUERA.

    Quizás en lo que dudo es en el tema de la burbuja en sí. Creo ciertamente que existe una burbuja creado por los políticos de nuestro País, pero creo aún más, en que el modelo de negocio español pasa necesariamente por los emprendedores en los próximos 20 años. Eso sí, emprendedores de calidad.

    No me gusta nada que se esté empujando a emprender. No todos pueden. Y pensemos que aquel que fracasa, tendrá un problema grave de verdad.

    Seamos conscientes de esta realidad y fomentemos la emprendeduría de verdad!!!

  • Javier García (author)  

    Pascual, suscribo…es que más que burbuja es como una incitación absoluta por el tema de emprender. Eventos, fotos, marketing, famosos o no tan famosos conferenciantes…estamos que lo regalamos con el tema de la cultura emprendedora…se vende el glamour de todo esto. Que está bien que haya emprendedores, MUY BIEN, pero es irresponsable crear ilusiones y que la gente invierta dinero sin tener en cuenta ciertos aspecto. Muchas gracias por tu comentario y gracias por mandarme el artículo de INC, que aunque lo había leído no se me había ocurrido conectarlo en el post. Abrazo

  • Carlos  

    Muy Buen artículo y muy buen primer comentario, Carlos Joaquin.

    Creo que se hace muy bien en fomentar el espíritu emprendedor en España porque hay mucho miedo al fracaso y mucho crítica al éxito (envidia?).

    Pero no caigamos en el extremismo, los emprendedores como agente individual carecen de escala/potencia para mover una sociedad adelante, excepto muy contados casos en la historia.

    A veces, da la impresión de que las grandes empresas están fomentando el emprendimiento (bien) pero también vemos que parece que ya no apuestan por que sus propios recursos humanos generen las soluciones tecnológicas que realmente pueden tener impacto (mal).
    Lo cierto es que la I+D en Europa no ha tenido resultados, para mí la causa es la desconexión entre I+D y departamentos de estrategia/comerciales. Desgraciadamente, muchas veces I+D es subvenciones, jugar (aunque se obtengan cosas chulas) y publicidad/imagen. En esto todos estos departamentos tienen que poner remedio/acuerdo.

    Son las grandes corporaciones e instituciones las que realmente tienen más fácil mover el mundo y crear riqueza, sería un error que todo se deje en manos del azar de “estos chavales tan majos” que con su juventud e ilusión salen también más baratos (esto es goloso, pero “lo barato sale caro”).

    Al mismo tiempo, favorecer la cultura de emprendimiento dentro de las propias empresas, no para crear startups, sino para evitar el inmovilismo. Hay muchos responsables que no arriesgan porque el modelo no les deja y esto hunde la meritocracia, porque ya no hace falta ni es bien recibido que se propongan cosas, todo sigue igual.

    Mi reflexión es que Internet no lo creó una start-up. Fue un gran proyecto con origen público que el sector privado supo aprovechar. Esto incluye grandes empresas, pequeñas y start-ups.
    Lo digo porque a veces nos dan a entender que todo esto es posible por unos chicos en un garaje, pero realmente no es así. Los chicos del garaje necesitaron a toda la sociedad pública y privada.

  • Mikel - @himikel  

    Buen post, con el que me siento identificado en algunos aspectos por haberlo vivido en propias carnes en mis primeros pasos de emprendizaje, y diría que no es malo errar ya que de ahí se aprende, lo importante no es que todo salga bien a la primera, si no que ante las dificultades tener la capacidad de rehacerse y continuar.

    Sin embargo se está planteando un tipo de emprendizaje tradicional, en una sociedad que necesita evolucionar: basados en economía financiera-especulativas (inversores, bancos), sistemas de sobreexplotación-sobreproducción-sobreconsumo (recursos ilimitados, sin respeto ecología), organizaciones competenciales (jerárquicos, individaulistas) y conocimientos-tecnologías privativas (clasistas), que son las causantes de la crisis y que tenemos que superar para co-crear una nueva economía al servicio de toda la sociedad. Para ello las personas tenemos que empoderarnos (no las grandes empresas/multinacionales, mejor redes de autónomos o pequeñas cooperativas locales), las organizaciones abrirse y cooperar, y caminar hacia economías cercanas y reales, y conocimientos-tecnologías públicas (educación universal), que permita personas más creativas-responsables, que convivan en una sociedad más evolucionada hacia el bien común 😉 salud!

  • […] Y eso será sólo el principio: abrir una empresa no es tener una idea, hacer una inversión inicial y dejar que las cosas fluyan por sí mismas; debemos ir nosotros delante abriendo el camino. Y es un camino arduo.  Tal y como dicen Javier García y José Antonio de Miguel, que a su vez citan al experto Martin Zwilling, en su artículo: […]

  • […] cabida a la innovación y la flexibilidad. Una estrategia, como hemos dicho en Sintetia, no es una Biblia. Miguel añade: “nadie conoce el plan perfecto”. Una vez más, hay un amplio margen para […]

  • […] http://www.sintetia.com/emprender-no-todo-vale/ Share this:FacebookTwitterLinkedInImprimirMe gusta:Me gustaSe el primero en decir que te gusta. […]

  • […] s.parentNode.insertBefore(po, s); })(); En el artículo “Emprender, no todo vale” presentábamos a un joven entusiasmado en un macro-evento sobre emprendedores que conversaba con […]

  • […] el artículo “Emprender, no todo vale” presentábamos a un joven entusiasmado en un macro-evento sobre emprendedores que conversaba con […]

  • Marta  

    Gracias por el artículo Sitentia, es verdad que comenzamos por vender y se debe comenzar por investigar tu proyecto. Eso sí, estoy totalmente convencida de que si pones pasión en tu idea tienes ganado un 70% del trabajo. Acabo de leer en una comunidad online de emprendedores que EmprendeNatura ha puesto en marcha una iniciativa de emprendimiento basado en lo que te gusta. Comparto la noticia para todos los que os interese:

    http://www.conectandoemprendedores.com/ficha_noticia.php?id_not=35

    Un saludo y gracias!

  • […] fantástico artículo “Emprender, no todo vale” en Sintetia (recomendado leerlo completo): Robert Shiller, en su libro “Las finanzas en una […]

  • […] Son muchas las voces que hablan, incluso con sólidos argumentos, de una burbuja emprendedora, (imprescindible ésta artículo de Sintetia) y no seré yo el que niegue que desde luego estamos viviendo un pequeño boom tanto del concepto, […]

  • […] Con I+D en exclusiva no salimos de esta crisis. Esto es algo necesario para tener buena tendencia a largo plazo, pero en el corto plazo necesitamos potencia con alguna otra fuente de energía, con nuevos materiales y nuevas formas de aplicar el conocimiento. Esto no quita que debamos apoyar este sector, pero debemos saber que no somos (ni seremos) Silicon Valley. […]

  • […] decíamos en un post reciente, para “emprender, no todo vale”. Una empresa es algo más que tener una idea, ir al notario y darse de alta en autónomos. […]

  • […] y productivo triunfen con sus ideas es una quimera en la que los casos de éxito son excepción. Utilizamos la palabra emprendedor como la solución a todos nuestros males, pero antes deberíamos crear las condiciones para que adquieran experiencia laboral, creen su […]

  • Chus  

    Realmente interesante. Son verdades como puños, es el sentido común, pero del que muy pocas veces uno se acuerda. Va bien que se nos recuerde y que nos lo apliquemos día a día…sentido común!!!.

  • […] clientes se les consigue ipso facto y que tu producto se fabrica y se vende sin esfuerzo alguno o esta caricatura en Sintetia donde un ficitio emprendedor hace unas absurdas cuentas de la lechera), ya que el éxito […]

  • Richard  

    Muy interesante todo lo que se dice en este blog. Soy un enamorado de la vida emprendedora, tanto personal como profesional o empresarial. Tengo cerca de 60 años y he llegado a varias conclusiones como emprendedor:

    1) Decir las cosas por su nombre. Hablamos de empresarios, no emprendedores. Ya está bien de los complejos. Me importa un rábano la mala imagen de la palabra empresario.
    2) El empresario se hace (no se nace)por vocación, plurito, motivación, ambición y ansias de superación. Y quiere ganar mucho dinero ¿Qué pasa…?
    3) Los empresarios no nacen en las filas de parados, y producto de la crisis. Fracaso seguro. No te metas empresario porque no tienes trabajo o por haber cobrado todo el desempleo junto.
    4) El espíritu empresarial no se sabe muy bien cómo nace, simplemente “está ahí”, “se siente”, es como la vocación religiosa.
    5) El empresario es como los artistas o escritores de éxito, primero sufrir mucho, luego, ya veremos… Solo desde la soledad personal, el afán de superación, el esfuerzo personal desmedido, se puede lograr el éxito en el mundo empresarial. El divorcio o la ruina, casi, casi.. la tienes garantizada.
    6) Jamás empieces a gastar dinero o esfuerzo con las Administraciones públicas hasta que no obtengan beneficios. Ves de “sumergido” hasta que la cosa funcione. Si empiezas la empresa con papeles, permisos, todo en orden, la posibilidad de no acabar tu proyecto es muy alta (hazlo con discreción.
    7) Si fracasas en el primer intento, segundo y tercero… sigue hasta que triunfes…en la vida tires la toalla.
    8) Y último, si aún quieres ser empresario, tio, contacta conmigo y hacemos cosas en común.

  • […] > Sintetia […]

  • […] O facturas, o eres subprime. Esa debería ser la máxima de cualquier inversión. Si un banco no respalda un préstamo con ingresos reales del hipotecado, confiar en la repreciación de la casa es una apuesta muy arriesgada. Y esto es lo mismo que pretender que el inversor confíe en la hipotética viralidad futura de un negocio que no ofrece algo claro, concreto, real por lo que el usuario (cliente) tiene una disposición a pagar. Una empresa de internet sin producto, o con un producto que no soporta un precio positivo, puede subsistir una temporada, pero no será extraño que los inversores dejen de confiar en ella cuando el capital negativo rebase el límite a partir del cual no se puede aguantar mucho más. Para “emprender, no todo vale”. […]

  • […] Fuente > Sintetia […]

  • […] el artículo “Emprender, no todo vale” presentábamos a un joven entusiasmado en un macro-evento sobre emprendedores que conversaba con […]

  • […] innovar o internacionalizarse no es algo que un gobierno pueda imponer por decreto. Se precisa visión y la capacidad de los jóvenes y personas con más talento y formación para […]

  • […] Estás sólo en medio del valle de la muerte. Con muchos riesgos que tienes que asumir. Esto de emprender no es una alfombra roja y un medio rápido de hacerse rico e ir a fiestas guays. Eso está bien en las películas, pero nada más lejos de la realidad. “La fama cuesta”…y […]

  • […] Estás sólo en medio del valle de la muerte. Con muchos riesgos que tienes que asumir. Esto de emprender no es una alfombra roja y un medio rápido de hacerse rico e ir a fiestas guays. Eso está bien en las películas, pero nada más lejos de la realidad. “La fama cuesta”…y […]

  • […] a los emprendedores he escrito mucho al respecto. En realidad, “para emprender no todo vale”, y ése es quizás las cinco claves más importantes para mi son las […]

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario, o enlace permanente (trackback) desde tu propio sitio. También puedes suscribirse a estos comentarios vía RSS.

Sé educado. Cíñete al asunto. No introduzcas spam.

Puedes utilizar estas tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Está activado Gravatar. Para utilizar tu propio avatar, regístrate en Gravatar.