Sintetia

Artículos relacionados

Volver a los últimos artículos

Innovar en desarrollo territorial


Xavier Marcet
Innovar en desarrollo territorial
La compensación a viajar seguido por trabajo es la oportunidad de conocer gente que en rincones de mundo muy distintos tienen las mismas aspiraciones, acumulan esfuerzos similares y se refugian en tópicos idénticos. Este es una reflexión compartida con unos cuántos responsables de desarrollo territorial en distintas partes de Europa, USA y Latinoamérica. La misión de las unidades de desarrollo territorial es proveer de mayores oportunidades a las personas y empresas que conviven en un territorio. Crear externalidades que faciliten el desarrollo, atrayendo empresas, facilitando su nacimiento y crecimiento, impulsando la creación de puestos de trabajo.

_DSC2073-1-2

En mi experiencia este no es un trabajo fácil y por ello abunda más la retórica que los resultados, especialmente en el ámbito local que es dónde se dirimen los indicadores definitivos. Por algunos éxitos que hay en la captación de inversiones internacionales o en programas que establecen relaciones prolíficas entre “players” que acaban dando resultados tangibles, abundan las toneladas de retórica basada en la repetición de tópicos.  Para algunos tener una universidad, algunas empresas cerca y una administración con unos políticos que hablen de innovación,  ya supone tener una triple hélice engrasada como gran palanca de desarrollo. Por desgracia es más complicado.  Y ni que añadamos los ciudadanos a la hélice y creemos la cuádruple hélice tendremos más resultados. En general, se comparte una obsesión por replicar Silicon Valley en cada esquina, ya sea en Skólkovo (Rusia) o en Yachay (Ecuador) o en operaciones menos ostentosas pero con el mismo paradigma. Lo que hace posible Silicon Valley es una masa crítica de talento emprendedor en un entorno corporativo muy potente, con universidades líderes en el mundo y una concentración de fondos de capital riesgo por metro cuadrado impresionante. Querer copiar esto, querer improvisarlo, es simplemente estar condenado al fracaso quemando de por medio múltiples recursos públicos. Estas políticas de desarrollo territorial basadas en modelos importados no llevan a ninguna parte, son benchmarking patológico. Normalmente surgen de reuniones entre instituciones y representantes corporativos o sindicales, que pueden hacer grandes proclamas pero que no incorporan a  los decisores directos que pueden crear proyectos relevantes o puestos de trabajo. Si inviertes mucho dinero público, como en Skólkovo, siempre pasa algo, aunque con unos rendimientos que están por ver y una sostenibilidad muy incierta. Son ecosistemas nacidos artificialmente. Y una cosa, como nos cuenta Mariana Mazzucato, es que el papel del Estado sea imprescindible en los resultados de los ecosistemas de innovación a través de ayudas a las empresas innovadoras (empezando por Silicon Valley) y otra que se pretenda construir ecosistemas de innovación sin contar de entrada con el talento ni con las empresas. En las políticas de desarrollo territorial hay demasiada copia, exceso de tópicos importados acríticamente y poco pensamiento propio. Los responsables de políticas territoriales quizás deberían hacer ellos mismos lo que tanto proclaman que deben hacer las empresas: ser innovadores y ser emprendedores. Aplicarse el cuento y orientarse a resultados. La vía no es copiar si no imaginar modelos genuinos. La vía es arriesgarse a pensar por cuenta propia, a articular relaciones entre decisores reales y buscar en caminos inexplorados. Tener consciencia de la dimensión,  buscar players existentes que puedan pensar en grande y sepan aterrizar propuestas. Poner el acento en el crecimiento. En la mayoría de territorios el problema no es que no nazcan empresas, el problema es que las que existen no crecen lo suficiente. Además hay que apostar por modelos que generen puestos de trabajo como base del equilibrio social. Deberíamos ser menos papanatas con la innovación y el emprendimiento. Necesitamos innovaciones que creen mucho valor para el usuario y que creen oleadas de puestos de trabajo ( las “empowering innovations” en la clasificación de Clayton Christensen). Sin innovación no hay competitividad sostenible, pero ya es hora de decir alto y claro que nuestro gran reto es saber compaginar la innovación con la creación de puestos de trabajo. Las innovaciones de eficiencia que destruyan miles de puesto de trabajo, no las pararemos, pero de ellas no viviremos, necesitamos innovaciones que además de ser útiles para los usuarios lo sean para la sociedad y creen puestos de trabajo. Añadir responsabilidad social a la innovación nos irá bien. Igualmente nos irá bien rompernos la cabeza para que la pléyade de incubadoras públicas que estamos creando tengan al frente el talento necesario ( por ejemplo gente que sepa lo que es emprender y arriesgar en primera persona) y sirvan como palanca de crecimiento de empresas y no cómo refugio de emprendedores que aspiran más a subvenciones que a clientes. Estas incubadoras pueden ser buenos instrumentos si ayudan a dar agilidad, proyección, capacidad de gestión a empresas para que puedan crecer. Si devienen centros para dopar startups no servirán de mucho. En los países del sur de Europa el gran reto es crear ocupación. Se llevan años de políticas activas de empleo que son un fracaso sistemático, escandaloso. ¿no es hora ya de innovar en ellas? De probar cosas realmente nuevas. ¿No es hora de ser un poco emprendedores a la hora de gestionar estas políticas? ¿No hay que innovar en nada cuando un gran porcentaje de jóvenes no pueden socializarse profesionalmente y trabajar? Es la hora de nuevos paradigmas.

Xavier_Marcet_Innovación_territorios

El camino del desarrollo territorial está en pensar más que en copiar. En optar por la innovación y el emprendimiento aplicado a las propias políticas públicas más que a inercias que no llevan a ninguna parte, que es obvio que no dan resultados. Lo sólido es trabajar con los decisores más que con los intermediarios y entender las lógicas del crecimiento real. Lo correcto es pensar los ecosistemas desde el talento emprendedor más que desde las infraestructuras. Lo importante es trabajar sobre proyectos tangibles más que sobre entelequias adornadas con tópicos. El desarrollo territorial puede y debe inspirarse en los mejores ecosistemas pero no para hacer políticas de cortar y pegar. El desarrollo territorial debe buscar la diferencia y la autenticidad. Es el único camino sensato, y visto lo visto, lo verdaderamente innovador y emprendedor. Intentar copiar a Silicon Valley parece antiguo, poco imaginativo y condenado al fracaso. Lo innovador es pensar, es escoger caminos propios.
Mostrar comentarios (1)

Comentarios

  • Ramón

    Hola Xavier.

    Es claro el fracaso de las unidades de innovación territorial. Pero creo que sería injusto echar toda la culpa de este fracaso al benchmarking o la copia indiscriminada de un modelo como el de Sillicon Valley.

    De hecho creo que podemos aprender mucho de este modelo y otros como el israelí o el de Berlín. Todos ellos son buenos ejemplos de los que aprender.

    La innovación tiene un gran componente basado en la copia de algo que existe, su mejora y adaptación a nuevas realidades o mercados.

    Muchos de estos modelos se han centrado en como crear un ecosistema que genere innovación. Y cada uno lo ha resulto de formas diferentes.

    Tal vez en el caso español se ha cometido el error de pensar que con crear la infraestructura ya era suficiente (dando lugar al síndrome de los laboratorios vacíos). Despreocupándose totalmente de como facilitar la creación del ecosistema.

    saludos

    • Article Author

Artículos relacionados

Finanzas

Financiar empresas con capital privado: la aguja en el pajar

Ponte en situación con un diálogo paralelo con un inversor A y otro analista de inversión B…y en medio una empresa, por ejemplo tecnológica: A.- Aún la facturación no es...

Publicado el por Javier García
Economía

Los 10 + 1 errores que llevan a las PYMEs a no saber innovar

Vale, generalizar es injusto, y además es falso. Sobre todo porque buena parte de la innovación que se produce en el mundo viene de PYMEs o startups que apuestan por la innovación...

Publicado el por Juan Sobejano