Sintetia

Artículos relacionados

Volver a los últimos artículos

Desarrollo Estratégico Ilusionista o cómo lograr lo demostradamente imposible


José María de la Torre Maroto
Desarrollo Estratégico Ilusionista o cómo...
¿Qué es hacer un juego de magia? ¿En qué dirías que consiste? Tal vez no sea la pregunta que se hace todos los días por las mañanas, así que cualquier respuesta está bien. Sorprender, ilusionar… pueden ser objetivos. Engañar, hacer ver algo…pueden ser herramientas (aunque en realidad un mago no son ésas las que usa). Magia_Sintetia Pero yo te pregunto por la definición de “hacer un juego de magia”. Yo un día me di cuenta de que hacer un juego de magia consiste, por definición, en conseguir (no en motivar a un equipo; no en firmar un informe de consultoría de 2.000 páginas sobre la situación actual…sino en conseguir) algo concreto que, en función de los datos disponibles y, sobre todo, en función del análisis que de esos datos haría un experto, ese mismo experto en un determinado mercado podría demostrar que es imposible. Y lleva razón. Con las premisas, modelos y herramientas que es experto en manejar. El problema, el gran problema, el gran creador de “imposibles” no es ni más ni menos que, habitualmente, no discernimos estrategia de objetivo. Un mago, sin embargo, no tiene más remedio que hacerlo sistemáticamente para poder ofrecer su producto, que es, precisamente, por definición y sin remedio, algo que su público consideraría imposible. Cuando yo le pregunto a mis oyentes, alumnos y clientes si creen que podrían subir al Everest en un plazo que va desde el momento en que se lo pregunto a una semana después. Todos me dicen que no. Y tienen razón: en la forma en la que están pensando intentarlo sería imposible o, tan difícil que el coste sería mucho mayor que el beneficio, lo cual es para mí una buena definición de imposible. Según piensan en su objetivo, piensan automáticamente en una forma de hacerlo, que es trepando por sus propios pies y manos. Y, en consecuencia, automáticamente concluyen que no podrán lograrlo. Cierto. Pero es que, repito, no es lo mismo estrategia que objetivo. El objetivo es subir al Everest, no lograrlo mediante una determinada estrategia. Sólo la estrategia hace imposible un objetivo. Si un mago se planteara transformar un billete de 5 € en uno de 500 tendría que concluir, sin remedio, que sería incapaz de hacerlo. Lo que hace es formularse la pregunta más importante y útil que existe para ser capaz de generar una estrategia que permita lograr un objetivo que el mercado podría demostrarte que es imposible… Y esa pregunta, esa clave del desarrollo estratégico es: “¿Para qué?”. Si la respuesta es “para sorprender a mi público”, podrá concluir entonces, que su objetivo real no es transformar ese billete de 5 en uno de 500 sino que a su público se lo parezca. Everest_Sintetia_Magia   Si ante el objetivo de subir al Everest de aquí a una semana, la respuesta al “para qué” es “para superarme a mí mismo”, seguramente baste con subir a Peñalara. Si es “para hacerme una foto desde la cima y ganar una apuesta de 50.000 €” seguramente, el mero discernimiento del objetivo real me dará la pista para cambiar la premisa necesaria que permita diseñar la estrategia que haga posible mi meta “imposible”. Puede que se me ocurra, entonces y sólo entonces, que podría tener sentido gastar 10.000 € en alquilar un helicóptero que me llevara hasta la cumbre. El problema es que la mejor forma de ser incapaz de hacer las cosas de otra manera, de crear lo que aún no existe y generar riqueza por la que no hay que competir, es ser muy bueno en hacerlas de una forma determinada. A algunos pocos de mis clientes y alumnos sí que se les ocurre precisamente esa idea del helicóptero. Pero eso es sólo porque les estoy preguntando por algo en lo que no son expertos y que, por tanto, pueden mirar desde fuera. Si les preguntara por si serían capaces de triplicar los beneficios de su empresa en el plazo de un mes, todos podrían demostrarme claramente que eso sí que es imposible. Fotos vía Shutterstock

Sobre el autor:

José María de la Torre Maroto. Ingeniero Ilusionista.

Fundador y CEO de “OCTIMA, desarrollo de estrategias empresariales.”

 
Mostrar comentarios (0)

Comentarios

Artículos relacionados

Expertos

Gonzálo Álvarez: “Una presentación es un acto vivo de comunicación ante una audiencia, da igual el número”

Gonzalo Álvarez Marañón es escritor, científico y conferenciante. Ayuda a las grandes organizaciones a dar potencia a sus ideas y a comunicar creativamente. Imparte regularmente...

Publicado el por Javier García
Estrategia

El cliente y la terapia de pareja

Uno de los signos de los tiempos es que parecemos obsesionados con replicar el mundo real en un mundo virtual adherido a una pantalla. Reflejamos la amistad en Facebook, la...

Publicado el por Javier Ongay