Publicaciones de Sebastián Puig

Oficial de Intendencia de la Armada, analista del Ministerio de Defensa, MBA por la Universidad Pontificia Comillas y especialista en tecnologías de la información. Conferenciante y escritor, especializado en temas de inteligencia financiera y geoeconomía.

Últimas publicaciones de Sebastián Puig

Regreso a esta casa después de varios años de ausencia en unos momentos muy difíciles para todos. Mucho antes de que se desatara la pandemia que ha paralizado países enteros, gripando los engranajes de la economía global, ya nos abocábamos hacia un mundo caracterizado por la complejidad, el cambio acelerado y la incertidumbre. La trágica […]

Hace unos días The Economist Intelligence Unit, una de las plataformas globales líderes en inteligencia de negocios, publicó su Democracy Index 2018, que pretende ofrecer una visión del estado de la democracia mundial mediante el análisis comparativo de 165 países soberanos y dos territorios. El índice se basa en cinco categorías: proceso electoral y pluralismo […]

Hace unos días hubo un gran apagón nocturno en Bruselas, ciudad en la que resido. Durante algunas horas, barrios enteros, entre ellos el mío, quedaron completamente a oscuras. La sensación de desvalimiento y fragilidad al contemplar la negritud de las calles y edificios vecinos me hizo pensar en lo afortunados que somos aquí por poder […]

En mayo del año 2014 se nos ocurrió efectuar en esta casa un pasatiempo analítico que luego resultó tener bastante repercusión. Tratábamos entonces de poner en perspectiva el concepto de libertad económica que se define, valora y ordena en el ranking que regularmente publica la Fundación Heritage.  Para ello, nos propusimos contrastar, de manera sencilla y poco académica, los 50 primeros países de dicha clasificación con los del ranking libertad de prensa y los del Índice de Desarrollo Humano.

En marzo del presente año, mi apreciado compañero de reflexiones Simón González de la Riva y quien ahora les escribe empezamos en Sintetia una serie de artículos dedicados al concepto de “Administración Posible”, entendido como el análisis y exposición de soluciones apropiadas, practicables, oportunas y completas en el ámbito de la Administraciones Públicas, más allá de las consabidas ideas felices de coste y consecuencias desconocidos.

Continuamos con nuestras reflexiones sobre el concepto de Administración Posible (parte 1, parte2) con uno de los aspectos que destacábamos en nuestra anterior entrega: la abrumadora producción normativa nacional, de la que las administraciones públicas usan y abusan ejerciendo una potestad regulatoria mal entendida y peor ejercida que, en nombre de una supuesta protección y normalización de la convivencia ciudadana, no deja sin intervenir, someter o fiscalizar casi ningún ámbito de nuestra vida privada, muchas veces de forma innecesariamente discrecional, como ya analizamos.

En esta serie de artículos intentamos plantear una administración pública distinta para España, que realmente sirva a los ciudadanos y no a sus propios intereses. Y no pretendemos hacerlo desde planteamientos puristas, teóricos, o mediante la construcción de unicornios, sino desde el análisis de incentivos y de las posibilidades técnicas y económicas existentes (las políticas son otro cantar). ¿Por qué y cómo la discrecionalidad?

Pese a los insistentes anuncios de luces al final de túneles y unicornios rosas varios, España (y no sólo ella) sigue todavía recuperándose de una crisis brutal para la que sucesivas oleadas de dirigentes políticos no encuentran una solución definitiva. Ello se debe, más que nada, a que pretendemos arreglar la debacle sufrida con herramientas muy similares a las que nos metieron en ella.

A principios del mes de noviembre iniciábamos en Sintetia una serie sobre política monetaria de la que el presente artículo constituye, por ahora, la tercera y última entrega. Les anticipo que ha resultado más extensa de lo que me hubiera gustado, pero creo sinceramente que el esfuerzo les puede merecer la pena, teniendo en cuenta la densidad, complejidad e interés del tema.

Para los amantes de los cómics como yo, hablar de la Zona Negativa tiene un encanto nostálgico especial. Se trata de un universo paralelo al principal que aparece en muchas de las historias de Marvel, formado principalmente por antimateria. En toda su extensión existe una atmósfera respirable, y la materia que lo ocupa se ve atraída hasta su centro en donde explota.

Antes de lanzarme al barro de las disquisiciones, déjenme decirles lo difícil que resulta para mí, como analista más bien geoeconómico que soy, sumergirme en las entretelas académicas de la teoría macroeconómica pura y de los estudios econométricos. En este sentido, a menudo comparto el escepticismo de mi apreciado Simón González de la Riva cuando describe los “cajones de sastre” que se crean para “cuadrar” los resultados previstos de una determinada teoría con la realidad (les recomiendo leer la serie completa de artículos: parte 1, parte 2 y parte 3).