Sintetia

Artículos relacionados

Volver a los últimos artículos

Albert Solana: “Big Data no va de tecnología ni de ser friki sino de competir en el nuevo paradigma de los datos”

Genís Roca y Albert Solana acaban de publicar un libro realmente interesante: “Big Data para Directivos”. Big data es la palabra comodín de la que todo el mundo habla pero, ¿Qué hay de novedad? ¿Por qué es importante?


Javier García
Albert Solana: “Big Data no va de tecnología...

Genís Roca y Albert Solana acaban de publicar un libro realmente interesante: “Big Data para Directivos”. Big data es la palabra comodín de la que todo el mundo habla pero, ¿Qué hay de novedad? ¿Por qué es importante? El libro aborda de forma muy sencilla, con ejemplos claros y sobre todo con mucho enfoque de empresa, cómo los datos son uno de los inputs más importantes para competir en el siglo XXI. Siempre lo han sido, pero nunca hemos medido tanto y de tantos sitios distintos. La cuestión, por tanto, es cómo integrar una gestión adecuada de los datos para adoptar decisiones estratégicas. Y para ello hoy entrevistamos a uno de sus autores, Albert Solana, especialista en tecnología y consultor de estrategia digital en RocaSalvatella. Albert, gestiona proyectos que ayudan a las empresas a adaptar su estrategia de negocio al nuevo paradigma digital de la gestión de datos. Es ingeniero informático por la Universidad Politécnica de Cataluña, con un MBA en ESADE y NYU-Stern y estudios de economía en la Harvard University.

:: Albert, en Sintetia nos preocupa mucho hablar del big data desde una perspectiva lo más profunda posible, adentrarnos en ese vocablo que está tan de moda. Por eso, una pregunta muy directa, ¿Por qué bigdata y por qué directivos?

Tal como indicas, el término ‘big data’ está muy presente en la actualidad en muchos foros empresariales y los directivos se están preguntando qué es exactamente esto del ‘big data’ y para qué les puede ayudar en su gestión diaria. Nuestra idea principal era conseguir responder a estas inquietudes con un tono divulgativo, sin entrar en lenguaje técnico, con un claro foco en negocio.

:: ¿Qué hace falta para cruzar el puente que va de los datos, la información, al conocimiento?

Un objetivo claro, una dirección. Y lo describo con un ejemplo: si una compañía de taxis es capaz de conocer en tiempo real donde se acumulan más personas en días de lluvia y enviar su flota de taxis antes de cualquier otra, se genera un conocimiento específico para el negocio, en base a unos datos e información muy concreta. Eso es aplicar la gestión del negocio basada en los datos.

:: ¿El big data está al alcance de cualquier empresa, de cualquier iniciativa?

Absolutamente. Se trata de tener visión de negocio entendiendo cómo la gestión de los datos puede contribuir al negocio y cómo capacitar a las personas de tu empresa para conseguirlo. Y para ello se requiere de tecnología como ha sido necesario desde que se incorporó en el mundo de la empresa y el conocimiento.

:: ¿Qué 3 cosas NO son big data y se tienden a confundir con ello?

Aquí seré rompedor y espero que se me entienda. Big data no es un concepto nuevo y las empresas llevan desde sus inicios tomando decisiones basadas en datos, lo que va evolucionando es la tecnología que permite gestionarlos y los nuevas fuentes de datos que están disponibles. Big data tampoco es un concepto sólo del departamento de tecnología, sino que afecta a toda la compañía, desde marketing en combinación con comercial, pasando por financiero, legal y por supuesto tecnología deberán trabajar de forma coordinada para concluir con éxito un proyecto de gestión de datos.

Y ligado con esto, Big Data no va de tecnología y ser ‘friki’, sino de cultura de la empresa y como conseguir ser competitivo en el nuevo paradigma de los datos. Esto afecta a todos los niveles de la empresa en cómo mejorar las competencias digitales de todas las personas de la organización en afrontar los retos actuales de las nuevas formas de trabajar, de compartir información y detectar oportunidades dentro y fuera de la empresa.

 

 

:: En ‘Nunca te fíes de un economista que no dude’ yo tengo un capítulo, precisamente, donde explicamos por qué ‘la estadística es la profesión más sexy del siglo xxi’. Pero, a tu juicio, ¿dónde están los raros para sacar el mayor partido a esta nueva e imperante tendencia?

Quería felicitaros por el fantástico libro y en concreto del capítulo que mencionas, por recoger y exponer con tanta simplicidad los conceptos del big data y plantear reflexiones tan interesantes. Una de ellas es de dónde obtener el preciado talento para gestionar esta tipología de proyectos. En este caso, la visión que tenemos en RocaSalvatella es muy clara y pasa por capacitar a las personas de tu organización, Son ellas quienes conocen los valores y la forma de trabajar de la empresa y que, a través de la adquisición de nuevas competencias, van a permitir conseguir los objetivos de la compañía, como lo han hecho hasta la actualidad.

:: ¿Qué es más importante medir o saber qué medir? ¿Y qué es antes?

Medir, saber qué medir, obtener resultados, crear acciones, actuar en base a los resultados… no es tan importante el orden de las cosas, como el hecho de hacerlas. La organización es un ente vivo al que se debe introducir cambios continuos en base a los resultados acertados y medidos para conseguir los resultados deseados. Es impensable parar la empresa durante tres meses para planificar lo que se desea medir. Como se dice en RocaSalvatella: “No hay nada más estratégico que lo táctico. Y la estrategia o es acción ya o no es.”

:: Respecto a la pregunta anterior, ¿nos podría poner 2/3 ejemplos cercanos de por qué el bigdata puede ser realmente útil para cualquier pyme?

En un primer caso, detectamos una clara oportunidad en la mejora de procesos internos de una compañía. Simplemente con la consolidación de la información en un repositorio común de datos para que exista trasvase de conocimiento entre la información que recogen los comerciales en los puntos de venta para ser usada para el equipo de marketing en crear sus planes y viceversa.

Otro ejemplo, relacionado con lo anterior, consistiría en mejorar la eficiencia en la compra de publicidad. Las empresas invierten grandes cantidades de dinero en publicidad que, muchas veces se podrían mejorar los resultados obtenidos. Existen mecanismos para impactar exactamente al colectivo deseado, negociando el precio en tiempo real y, por tanto, ajustando con mayor precisión el objetivo y el retorno. Este proceso hace mucho más efectiva la inversión posibilitando, a su vez, un mayor conocimiento de tus usuarios.

:: Albert, tienes una amplia experiencia profesional en el mundo empresarial, y quería preguntarte algunas cuestiones que considero importantes:

a.- ¿Qué falla en España para mejorar nuestros indicadores de dinamismo y capacidad de competir empresarial?

Lo respondo en clave de oportunidad dado que la economía digital se ha convertido ya en el motor de las economías más avanzadas y algunas fuentes aseguran que representa el 20% del crecimiento del PIB. Por lo que respecta a España, se estima que el impacto de internet superaba en 2011 los 23.400 millones de euros (2,4% del PIB), 9.200 de los cuales correspondían al comercio electrónico cifra que superó los 12.000 millones de euros al finalizar 2013. Estamos, por tanto, en un entorno digital que está modificando profundamente la sociedad, y por consiguiente, el tejido empresarial a un ritmo trepidante y de una manera integral. Aprovechemos esta oportunidad para ser más competitivos y hacer crecer nuestras pymes.

b.- ¿Cuáles son las diferencias fundamentales entre las organizaciones del siglo xx y las siglo xxi?

Desde la experiencia como consultor digital he observado diversos retos que se plantean las organizaciones centrados principalmente en dos ejes. El primer punto pasaría por aproximarse a su consumidor y a que toda la empresa trabaje de forma transversal enfocada al cliente y dejar de pensar en tareas por cada departamento. Y como segundo eje, está el reto de ser capaz como organización de adaptarse a la nueva forma de trabajo que responda a los tiempos actuales. Me refiero a organizaciones descentralizadas, equipos de personas trabajando en red, información compartida por múltiples vías desde distintos puntos del globo, etc. Compañías donde preservar los valores de las compañías y gestionar el talento es un reto en sí mismo.

Todos estos puntos se resumen en que las organizaciones del siglo xxi entiendan como lo digital les transforma y les permite, por tanto, ser competitivos en este entorno.

d.- ¿No crees que hablamos demasiado de Twitter, Apple, Google….y las empresas pequeñitas, que plagan España y que necesitamos que escalen, por dónde empezar a trabajar?

Lo digital no es una cuestión de tamaño sino de actitud. Las pymes por su definición poseen una agilidad que les permite adaptar su estrategia con mucha más velocidad que las grandes corporaciones. Justo hoy leí la historia de David González, fundador de la empresa redarbor y en su día de portales como anuntis, infojobs, Fotocasa, coches.net, etc. Es un ejemplo de aprovechar la agilidad que le ofrece una empresa pequeña y conseguir un gran éxito empresarial.

Mostrar comentarios (1)

Comentarios

  • Esther

    ¿Cómo conciliar el uso del big data, y el uso compartido de la información sabiendo que quien tiene la información tiene el poder?

    • Article Author

Artículos relacionados

Estrategia

La industria digitalizada, los datos y el papel de los humanos

Empiezo con un caso real, todo un desafío intelectual y técnico.  Al acercarse a la planta, situada a las afueras de una ciudad del sur de Suecia, lo primero que observa son unas...

Publicado el por Marco Laucelli
Expertos

Gonzálo Álvarez: “Una presentación es un acto vivo de comunicación ante una audiencia, da igual el número”

Gonzalo Álvarez Marañón es escritor, científico y conferenciante. Ayuda a las grandes organizaciones a dar potencia a sus ideas y a comunicar creativamente. Imparte regularmente...

Publicado el por Javier García