Sintetia

Artículos relacionados

Volver a los últimos artículos

Lograr lo que quieres pasa por vencer a tu propia resistencia


Francisco Sáez
Lograr lo que quieres pasa por vencer a tu...
¿Por qué postergamos cosas importantes aún sabiendo que este comportamiento nos traerá problemas? ¿Por qué es tan difícil dejar un trabajo o una carrera que no nos gusta ni nos lleva a ninguna parte? ¿Por qué, teniendo lo necesario para hacer lo que queramos (conocimientos, habilidades e inteligencia), no nos atrevemos a intentarlo? ¿Por qué continuamos haciendo ciertas cosas, a pesar de que sabemos que hacerlas nos perjudica? Resistencia En su libro ¿Eres imprescindible?, Seth Godin habla de que una parte de nuestro cerebro, la más instintiva, constituye nuestra principal resistencia a cambiar, innovar o salir de nuestra zona de confort. Esa parte del cerebro, que él llama instinto de supervivencia, es la que se preocupa de nuestra seguridad. Se encarga de producir hambre cuando nuestro cuerpo necesita alimentos y temor cuando nos enfrentamos a cosas que pueden esconder algún peligro. Hay también otra parte del cerebro, a la que Seth Godin llama nuestro genio interior, que es capaz de generar las grandes ideas que nos permiten marcar una diferencia con el resto de personas. sacar lo mejor de ti es difícil Ambas partes están en constante lucha. Cada vez que a tu genio se le ocurre algo que podría ser brillante, tu instinto de supervivencia trata de hundirlo, inventando toda clase de historias, razonamientos, urgencias y distracciones. Es difícil sacar lo mejor de ti cuando una parte de ti mismo te dice que te calles y sigas con tu vida. Daniel Goleman explicó también este fenómeno en su famoso libro Inteligencia Emocional. Él denominaba mente racional a la parte del cerebro que piensa, y mente emocional a esa otra parte más impulsiva. Ambas mentes interactúan de manera constante. La mente emocional se corresponde físicamente con el sistema límbico, que es la parte del cerebro que se desarrolló en primer lugar y por tanto, aunque es mucho más pequeña que el resto, es bastante más poderosa. Cuando aparece una emergencia, es la mente emocional la que toma el control. En ese momento, es difícil razonar. Incluso cuando la mente racional gana inicialmente la batalla, la mente emocional trata de retomar el control constantemente. Es lo que ocurre cuando tomas una decisión valiente, pero no dejas de pensar “¿estoy haciendo lo correcto?”. Chuck Blakeman habla de otros conceptos diferentes, pero igualmente interesantes, en su libro Hacer dinero está matando su negocio. Según la psicología moderna, la mente está formada por tres componentes: El cognitivo, que tiene que ver con la inteligencia y la capacidad de pensar, el afectivo, que tiene que ver con la capacidad de sentir, y el conativo, que tiene que ver con la voluntad y capacidad de hacer. Este último elemento es, por así decirlo, la parte proactiva de nuestra mente. En su definición más básica, es la inclinación natural a continuar existiendo y mejorando, la voluntad de tener éxito en la persecución de un objetivo. Aunque hemos sido educados para manejar los dos primeros componentes, no solemos recibir ningún tipo de ayuda para desarrollar el tercero, que conecta nuestros pensamientos y sentimientos con nuestro comportamiento. Para terminar logrando lo que quieres, necesitas educar la parte conativa de tu mente, y eso se consigue repitiendo una y otra vez estos tres pasos: 1.- Define claramente cuál es tu meta. 2.- Siente que es posible. Visualiza el resultado y planifica cómo llegar a él. 3.- Pasa a la acción, a pesar de los riesgos que puedan existir. En definitiva, la resistencia que provoca la mente emocional—o el instinto de supervivencia—hace que tener las ideas claras no sea suficiente. Para hacer las cosas hace falta intencionalidad. Sin ella no somos capaces de conseguir los objetivos que nos proponemos. Pensar nos prepara para actuar, pero no nos cambia. El acto de hacer es lo que nos cambia. Aunque el instinto de supervivencia va a estar siempre ahí, puedes tratar de vencerlo. Para ello debes crear los hábitos adecuados. Aquí tienes algunos consejos: .. Atrévete a salir de tu zona de confort, y hazlo a menudo. Sentirás miedo al principio, pero después la sensación de liberación será increíble. Sólo así ocurren grandes cosas. .. Que no te preocupe equivocarte. El miedo a fallar es la principal baza que jugará tu instinto de supervivencia para hacerte abandonar. Ignóralo, porque los fracasos son una parte importante del aprendizaje y del crecimiento personal. .. No prepares ningún Plan B. Si lo haces, le das a tu instinto de supervivencia la excusa perfecta para abandonar a la mínima. Entrenamiento mental .. Captura todas tus ideas y dedica algo de tiempo a profundizar en cada una de ellas. Seguro que tienes muchas y no lo sabes porque se desvanecen y se olvidan antes de que las guardes. No todas las ideas serán buenas, pero tampoco todas van a ser malas. Ayuda a tu genio interior a emerger. .. Acepta la incertidumbre. No tengas miedo a vivir sin un mapa que te diga qué tienes que hacer en cada momento. Cada vez más, la incertidumbre se está convirtiendo en un estándar de vida. .. Lee libros como los que menciono en este artículo (aquí tienes cinco libros muy recomendables y aquí cinco libros más). Te ayudarán a pensar de manera diferente, aunque sea por un tiempo. No es casualidad que la gente que más lee tenga más éxito en la vida.  

Sobre el Autor: 

Francisco Sáez es el creador de FacileThings, una herramienta de productividad personal en la nube, y escribe habitualmente sobre productividad y GTD en este blog

Mostrar comentarios (0)

Comentarios

Artículos relacionados

Economía

La paradoja destructiva de la digitalización

Hace pocos días, The Economist mostraba que la suma del valor bursátil de las grandes empresas digitales norteamericanas (Apple, Google, Microsoft, Amazon y Facebook) era 5 veces...

Publicado el por Xavier Ferrás
Expertos

Sergio Fernández: “ningún negocio crece ni un milímetro más de lo que lo hace su propietario”

Tengo que confesar que me paso muchas horas al volante cada mes. Y yo soy de elegir podcast y escucharlos mientras me paso horas y horas conduciendo. Uno de los programas que más...

Publicado el por Javier García