Sintetia

Artículos relacionados

Volver a los últimos artículos

Las 10 predicciones centenarias que se hicieron realidad


Andrés Alonso
Las 10 predicciones centenarias que se...

En 1900, un ingeniero civil llamado John Elfreth Watkins realizó una serie de predicciones acerca de cómo sería el mundo en el año 2000. ¿Cuan acertadas resultaron dichas predicciones?

La columna original se publicó la página 8 de la revista para mujeres “Ladie’s Home Journal” y se tituló “¿Qué puede suceder en los siguientes 100 años?”. Hace unas semanas, el editor de Historia del diario “The Saturday Evening Post”, Jeff Nilsson, rememoraba aquel clarividente artículo.

La noticia ha causado furor en Twitter y ha tenido eco en muchos medios de comunicación, incluido el diario BBC UK, que recientemente publicaba también una reseña. Merece la pena sorprenderse con la exactitud y acierto de Watkins. Aquí os resumimos y traemos el artículo de la BBC sobre dichas predicciones, reseñando el artículo original del Post y los recientes comentarios recientes de Mr. Nilsson.

 

Las 10 predicciones que Watkins acertó.

  1. La fotografía digital.

“La fotografía será telegrafiada desde cualquier distancia. Si hay una guerra en China dentro de 100 años, instantáneas de los momentos más asombrosos serán publicadas en los periódicos horas más tarde … los fotógrafos reproducirán todos los colores de la naturaleza.”

Mr. Nilsson comenta que esta predicción demostraba una gran capacidad de anticipación. En los tiempos en que Watkins realizó sus predicciones, se tardaba al menos una semana conseguir que una fotografía realizada en China llegara a los periódicos de Occidente.

  1. Los americanos serán más altos.

“Los americanos serán entre una y dos pulgadas más altos”.

Aquí Watkins lo clavó comenta Mr. Nilsson. El americano medio de 1900 medía entre 66 y 67 pulgadas (1.68 – 1.70 metros), y por el año 200 la media estaba en 69 pulgadas (1.75 metros).

  1. Habrá teléfonos móviles.

“Móviles sin cables y circuitos telefónicos  ampliarán la comunicación en el mundo. Un marido en medio del Atlántico será capaz de conversar con su mujer sentada en su apartamento en Chicago. Seremos capaces de llamar a China tan fácilmente como hoy hablamos entre Nueva York y Brooklin”.

Las llamadas de teléfono internacionales eran desconocidas en tiempos de Watkins. Hicieron falta 15 años más antes de que la primera llamada telefónica fuese realizada por Alexander Bell, incluso de una costa a otra de los Estados Unidos. La idea de teléfonos inalámbricos fue realmente revolucionaria.

  1. Comida precocinada.

“La comida precocinada será comprada directamente de los establecimientos, así como el pan se compra en las panaderías”.

La proliferación de comida preparada en supermercados y locales de comida para llevar sugiere que Watkins estaba en lo correcto. Sin embargo, Watkins falló en su visión de que las comidas se servirían en platos que luego se devolverían al local para limpiarlos.

  1. Ralentización del crecimiento de la población.

“Probablemente habrá entre 350.000.000 y 500.000.000 personas en Estados Unidos”.

La cifra es elevada, comenta Nilsson, pero al menos Watkins apuntaba en la dirección adecuada. Si la población americana hubiera crecido al mismo ritmo que lo hizo entre 1800 y 1900, habría excedido los mil millones de personas en el año 2000.

  1. Verduras cultivadas en invernaderos.

“Las verduras se bañaran con fuertes luces eléctricas, que servirán como la luz solar para ayudar a su crecimiento. Corrientes eléctricas aplicadas al suelo harán las valiosas plantas crecer más y más rápido, y matarán las semillas problemáticas.  Rayos de luz de multitud de colores harán crecer las plantas. La electricidad aplicada a las semillas las hará germinar y desarrollar anormalmente pronto”

Por entonces ya existían grandes jardines cubiertos de cristal, explica Philip Norman, de “El Museo del Jardín” de Londres, pero Watkins acertó al predecir el uso de la electricidad. Aunque las luces de colores y las corrientes eléctricas no triunfaron en el campo, se ha experimentado con ellas e incluso tienen algún uso hoy en día.

  1. Televisión.

“El hombre verá alrededor del mundo. Las personas y las cosas de todos los tipos traerán la atención de las cámaras, conectadas eléctricamente con pantallas en extremos opuestos del circuito, a miles de millas de distancia.”

Watkins anticipó las cámaras y las pantallas conectadas con circuitos eléctricos. Una visión que prácticamente no se cumplió hasta el siglo XX mediante la televisión en vivo y posteriormente las webcams.

  1. Tanques.

“Grandes fuertes sobre ruedas circularán en espacios abiertos a la velocidad de los trenes de hoy”.

Leonardo da Vinci había hablado en su día sobre este tipo de artilugios, explica Nilsson, pero Watkins fue todavía más allá.

  1. Fruta más grande.

“Nuestros tataranietos comerán fresas tan grandes como manzanas.“

Durante el último siglo se han desarrollado muchas variedad de fruta mayores que las originales, aunque Watkins fue demasiado optimista con respecto a las fresas.

  1. El Express Acela.

“Los trenes normales correrán a una velocidad de dos millas por minuto. Los trenes Express correrán a una velocidad de 150 millas por hora”.

El tren de alta velocidad insignia de Amtrak, el Acela Express, que actualmente cubre la ruta Boston – Washington DC, alcanza velocidades record de 150 millas por hora, aunque su velocidad media es menor. Pero otros trenes de alta velocidad alrededor del mundo alcanzan velocidades todavía mayores.

 

Revisemos ahora las predicciones erróneas:

  1. No habrá más C, X o Q.

“No se usará la C, X y Q en el alfabeto del día a día. Se abandonará su uso por innecesario”.

Esto es obviamente incorrecto… pero anticipa ciertas tendencias en la comunicación traídas por el uso masivo de Internet y los móviles.

  1. Todo el mundo andará  10 millas al día.

Apreciación incorrecta que choca de hecho con su pronóstico acertado sobre la evolución de los medios de transporte.

  1. No habrá coches en las grandes ciudades.

“Todo el tráfico urgente dentro de los límites de la ciudad  se hará por debajo o por encima de la tierra”.

No acertó… pero apuntaba hacia ideas urbanísticas actualmente en boga en muchos países desarrollados.

  1. No más mosquitos ni moscas.

“Mosquitos, moscas y cucarachas serán exterminadas”.

Aquí Watkins erró claramente. Ni el ser humano tiene capacidad para extinguir dichas clases de insectos.

  1. La educación universitaria será gratuita para todo el mundo.

Pronóstico optimista y bien encaminado, pero que hoy, aun habiendo en el Estado de Bienestar, no se cumple.

 

Como conclusión, resulta curioso destacar como casi todas las predicciones de Watkins conllevaba una mejora y avance en la calidad de vida de los americanos, anticipando solo cambios positivos para el próximo siglo. ¿Habría hecho hoy el mismo tipo de predicciones optimistas?

 

Mostrar comentarios (0)

Comentarios

Artículos relacionados

Economía

Ministro Duque, hay mucho trabajo por hacer: el futuro va de tecnología y nos estamos descolgando

Existe una durísima competición entre un conjunto de empresas tecnológicas para cruzar una frontera mítica: el trillón de dólares de capitalización bursátil (billón de dólares en...

Publicado el por Xavier Ferrás
Economía

Consultoría en tiempos digitales

Como decía en un artículo anterior, el proceso de disrupción también afecta al sector de la consultoría o servicios avanzados. La ola se nos viene encima, y ahora toca surfearla....

Publicado el por Ángel Alba