Sintetia

Artículos relacionados

Volver a los últimos artículos

La sobrevaloración del fracaso


Xavier Marcet
La sobrevaloración del fracaso
Acabamos de cerrar una startup en la que una serie de amigos invertimos para probar y para aprender. Era una de estas startup manufactureras para reindustrializar el país. Apostamos por una persona experta, innovadora,  honesta y trabajadora para liderar un proyecto en un sector clásico al que aportábamos soluciones innovadoras. No ha salido bien. Somos una de ese 75% de nuevas empresas que han fracasado. Y nos toca aplicarnos la lección,  nosotros que tanto predicamos.

Fracaso_Xavier_Marcet

Y ¿por qué no ha funcionado?  Por detalles que juntos forman un clásico de fracaso emprendedor. El business plan fue mentira como lo son siempre, pero no nos sirvió ni de guía para pivotar cuando abandonábamos la ambición inicial. Culpa nuestra. El líder del proyecto no supo hacer equipo. Culpa nuestra que le dejamos aún sabiendo que emprender es un deporte de equipo. No supimos cerrar rápido y barato, como mandan los cánones,  al ver que no tocábamos clientes en un tiempo razonable. Culpa nuestra. Estuvimos demasiado pendientes de unas subvenciones que la crisis evaporó. Culpa nuestra por pensar demasiado en esas ayudas que más que espabilar dopan a las startup.  La empresas cierran porque no venden o porque no cobran. Nosotros no supimos/pudimos vender, quisimos entrar en un mercado para el que se necesitaba una solvencia financiera y de producción de la que carecíamos. No lo supimos ver con anticipación. La crisis fue una excusa en el paisaje. Y además, la fortuna, que a veces se presenta y a veces no, en esta ocasión se ausentó. Cómo es habitual en estos casos estuvimos muchas veces “a punto de….”.  Ser muy autocríticos no excluye pensar que, además, a nuestro proyecto la suerte no le sonrió. Bien. Ya está. Hemos fracasado. Ahora se supone que debemos estar orgullos de la experiencia y sobretodo aprender estas lecciones. Cómo máster de emprendimiento ha sido muy caro, o sea que deberíamos aprenderlas bien. Nos queda algo muy positivo: una cura de humildad rotunda, sin paliativos. También haber sabido mantener la relación cordial entre los socios, a pesar de todo. A algunos el fracaso les vuelve más arrogantes, no será nuestro caso, nos ha puesto delante del espejo con realismo. Qué queréis que os diga, me parece que Carlos Polo tiene razón cuando dice que el fracaso está sobrevalorado. El fracaso no nos deja resignados, pero sí con un gusto amargo transitorio. Pues eso. Hacer el duelo corto y a volver a empezar con otros proyectos y a demostrarnos que este es un deporte de equipo que se debe jugar alrededor de clientes reales y no de subvenciones. Lo sabíamos, pero saber las cosas, no es suficiente. Al emprendimiento se le mira distinto cuando se sorbe un trago de fracaso y se pierde dinero de tu bolsillo. Se ve con menos papanatismo pero también con la lucidez que a veces produce el desengaño. Ahora que nos duele, ahora que sabemos en lo que nos hemos equivocado, ahora sabemos mejor que nunca que este es el camino. Pero no es un camino para recorrer a medias. Es un trayecto que exige miradas y dedicación constante, pasión sin límites y mucho liderazgo. Lo volveremos a intentar sabiendo que además de poner algo de dinero le deberemos prestar más atención y que quizás volveremos a fracasar, pero lo haremos con todas las ganas de ganar.  Además tenemos el incentivo de que en otros proyectos nos ha ido mucho mejor. El fracaso no nos hace desfallecer, esperemos que nos haga mejores para la próxima vez, pero por descontado, el fracaso de agradable, no tiene nada.
Mostrar comentarios (8)

Comentarios

  • Rosa

    Totalmente deacuerdo. Es evidente que para continuar debemos aprender de nuestros errores, pero todos necesitamos pasar ese duelo, ese tiempo para superarlos.

    • Article Author
  • Javier García

    Y en qué estás en desacuerdo exactamente? Porque eso lo dice…

    • Article Author
  • McCormick

    Interesante lección antipapanatismo emprendedor. Más lejos iba un estudio con emprendedores que mostraba que el fracaso no es un precio del éxito, sino un aviso de que se volverá a fracasar: http://ht.ly/yaBkq

    • Article Author
  • La sobrevaloración del fracaso |Sintetia.com | womantalent

    […] Sigue leyendo en: Sintetia » La sobrevaloración del fracaso. […]

    • Article Author
  • Mercedes de la Arada

    Totalmente de acuerdo Javier, sobre todo en la parte de las subvenciones por varios motivos:
    – Distorsionan la viabilidad de los proyectos
    – Distorsionan la visión del emprendedor
    – Fomentan la mentalidad de “voy a comenzar un negocio para aprovechar/vivir de la subvención, a ver si tiro p’alante” Pan para hoy, hambre para mañana.

    • Article Author
  • Francisco

    ¿Por qué utiliza “bussines plan” en lugar de “plan de negocio”?

    • Article Author
  • David

    “La empresas cierran por qué no venden o por qué no cobran.” Arreglad eso, por Dios.

    La charla es muy interesante, pero incide un poco en el mito del emprendedor. No todo el mundo (de hecho muy pocos) tiene margen ni posibilidades de estar uno o dos años a verlas venir mientras la cosa tiene rentabilidad comercial, además de que para conseguir financiación de business angels o ventures tienes que tener una cartera importante de contactos que, también, muy pocos tienen.

    Crear una nueva demanda es muy complicado y a veces es mucho más difícil y caro comercializar y dar a conocer el producto que hacerlo. Yo veo comprensible, aunque triste, que cuando alguien hable de “emprender” en el 80% de las ocasiones se esté refiriendo a poner un bar.

    • Article Author
  • Javier García

    Arregalo 🙂 gracias por tu comentario

    • Article Author

Artículos relacionados

Expertos

Guillermo Dorronsoro: “La industria en los países desarrollados será industria del conocimiento, o no será”

Tuve el honor de poder reflexionar con Guillermo Dorronsoro sobre una gran cantidad de asuntos. Guillermo, para los que le leemos desde hace mucho tiempo, es un sabio, una persona...

Publicado el por Javier García
Expertos

Nicolás M. Sarriés: “El diseño del banco malo puede costar a los contribuyentes 50.000 millones de €”

¿Cómo ha llegado a colapsar Bankia y, con ello, el sistema financiero español? Conocer todos los detalles de este episodio de nuestra historia económica y financiera reciente es...

Publicado el por Javier García