¿Ha muerto el Capitalismo?

29 septiembre 2011

Uno de los debates más recurrentes en la historia de la economía es “capitalismo o comunismo”. Hoy, con la crisis actual del mercado financiero, este debate se ha recrudecido.

Recientemente Nouriel Roubini alias Dr.Doom, ha publicado en una entrevista que “Marx estaba en el correcto”, ya que el final del capitalismo es “su propia autodestrucción”. Con el panorama actual de depresión económica en el mundo occidental de economías abiertas y capitalistas, el debate gana interés.

Sin embargo, veamos unas conclusiones extraídas del libro “Adapt, Why Success Always Starts with Failure”, de Tim Hartford (2011). Desde luego, estas reflexiones le ayudarán a tomar una posición objetiva y robusta en este tipo de discusión.

Roubini

El capitalismo posee la capacidad de “variacion y seleccion”.

Las tres etapas de la evolución son:

  1. Variación: la habilidad para experimentar, para adaptarse a los nuevos entornos,
  2. Supervivencia: en el proceso de prueba y error siempre habra error, luego debemos ser capaces siempre de sobrevivir a el. Nunca tengas un exposición de riesgo tal que te pueda llevar a desaparecer, es decir, crece por objetivos pequeños, consolidando paso a paso, de manera que si caes no desaparezcas por completo; y
  3. Selección: sólo ciertas variedad sobreviven a los nuevos escenarios, y serán esas alternativas las seleccionadas para seguir evolucionando.

Por lo tanto, sólo la repetición de “variación y selección” te permite crecer y sobrevivir. No habiendo lugar en la evolución para la planificación completa del proceso de crecimiento y expansión a lo largo del tiempo.

Hoy lo que vivimos es un mundo en proceso de cambio, al cual el capitalismo se adaptará. Y esto es posible porque es un sistema que puede transformarse mucho, pero no caer, porque no está concebido como una estructura. El comunismo sí lo estaba.

El capitalismo mutará. El mercado decidirá qué productos permanecerán y cuales no. Y esto es posible porque el mercado no ha planificado nada. La evolución llevará al capitalismo a otro estadio … y seguiremos adelante con quizás un mercado diferente, pero mercado al fin y al cabo.

En cambio, lo que sí ha fallado en la historia económica es el comunismo. Y no sólo hablamos ahora de su fracaso por la inmoralidad del sistema (pensemos en las condiciones laborales en la Unión Soviética o China) sino por su incapacidad patológica para adaptarse a los cambios y experimentar.

Los planificadores centrales decidían lo que debía ser construido, guiados por un sentido de omnipresencia. Esos planes erraron inevitablemente al enfrentarse a la enorme complejidad de los problemas reales en la vida humana. Lo que los Soviéticos no aceptaron es que los problemas de la vida real son más complejos de lo que nosotros imaginamos. Tienen una dimensión humana, una dimensión local, y es probable que cambien a medida que las circunstancias cambian. De ahí que las soluciones globales y centralizadas por bien diseñadas que estén al inicio, fallarán en el proceso de adaptación.

Casi todos los edificios en el Moscow de 1960 tenían la misma fachada naranja con la misma forma externa, existiendo por dentro sólo dos tipos de apartamentos: tipo A y tipo B. Esta era toda la concesión de la ciudad a la “variedad”.

El feedback o retroalimentación es esencial para llevar a cabo el proceso de repetición, motor del proceso de evolución en el esquema de experimentación: variación y selección.

En el comunismo, el feedback es brutalmente mínimo e intolerado; en el capitalismo, el mecanismo de mercado permite que haya repetición, y “learning by doing” (aprendemos haciendo), lo cual nos permitirá crecer, con cambios y adaptación a los mismos.

Con seguridad tras esta crisis el mercado cambiará, por adaptación, pero no caerá, porque el capitalismo no está pensado como una estructura rígida.

Etiquetas:

Artículo escrito por Andrés Alonso

Avatar

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *