Publicaciones de Colaboración

Últimas publicaciones de Colaboración

Innovar consiste en resolver problemas reales de la gente de una manera novedosa. Para el MIT la innovación es el resultado de la multiplicación de dos variables:Innovación = Invención x Comercialización

Cada vez que se inicia un nuevo camino, la meta suele ser un elemento claro y definido. La visualizados como destino, el objetivo a conseguir, el lugar a alcanzar, el fin de nuestros esfuerzos. Si perseguimos realizar una etapa que nos lleve a la cima del Tourmalet por ejemplo, será muy importante definir desde dónde […]

La escalada del compromiso La Harvard Business Review ha publicado recientemente un artículo titulado Stop Doubling Down on Your Failing Strategy (Deja de redoblar tu apuesta por tu estrategia perdedora) de los profesores de la London Business School, Freek Vermeulen y Niro Sivanathan, en el que estos explican por qué empresas que fueron números uno en su […]

La cultura danesa es muy diferente de la española, aunque solo nos separen 2.000 kilómetros. Nuestra comida es muy diferente a la de ellos, para el almuerzo solo comen pan con algo encima. Los horarios son radicalmente diferentes, los horarios laborales empiezan a las 7/8 de la mañana y a las 4 de la tarde ya has salido de la oficina.

Imagina que empiezas hoy a invertir en bolsa. Lo mejor que te puede ocurrir es que empieces perdiendo. Utilizar ejemplos relacionados con el dinero tiene la ventaja de que nos proporciona pruebas tangibles que desafían el sentido común y que de otro modo resultarían difíciles de creer. Por otro lado, nos lleva a conclusiones que son extrapolables a otras situaciones de la vida. 

Las industrias tradicionales están pobladas de empresas que proclaman con gran firmeza su amor por todo lo relacionado con la innovación y la nueva economía, con no poca frecuencia detrás de eso no hay mucho más que meros brindis al sol.Las empresas que anteponen ofrecer valor a corto plazo para los accionistas, exprimen los costes como una medida principal para conseguirlo, apaciguándoles con resultados trimestrales.

El ser humano tiende de forma natural hacia la comodidad, la tranquilidad y la seguridad. Durante mucho tiempo esta tendencia ha resultado ser válida y poco nociva para la mayoría de las personas. Lo cierto es que con la llegada de la tecnología y la automatización, el futuro del mundo del trabajo pinta bien distinto. En el paradigma actual, la búsqueda de estas tres situaciones puede llegar a ser tremendamente nociva y frustrante si no se tienen en cuenta que el «hacia dónde vamos» es bien distinto del «de dónde venimos».

Siempre se ha dicho que eres tan fuerte como la mayor de tus debilidades. Pues tu empresa es tan fuerte como el más débil de tus procesos. Si dibujas los procesos de tu empresa, verás que no los puedes dibujar de forma independiente y si lo puedes hacer es que no los estás dibujando bien. El dibujo que te saldrá será un Mapa de Procesos interconectados en los cuales las entradas de un proceso serán las salidas de otros procesos.

Procrastinación, un término extraño que a todos nos acompaña en algún momento. Se trata de la conducta de dejar las cosas para más adelante de forma voluntaria, aun sabiendo que dicha decisión puede traernos consecuencias indeseables e incluso apartarnos del camino que hemos decidido tomar. Uno de los rasgos característicos de esta conducta es la autoconciencia. Cuando decidimos posponer algo, somos conscientes de que estamos actuando en contra de lo que nos conviene, y sin embargo seguimos adelante con nuestra decisión.

Hace algunas semanas, Sintetia publicaba un post escrito por mi colega de profesión y espacios virtuales Jessica Buelga titulado “El coaching, una moda no exenta de vende humos“. Jessica y yo ya hemos intercambiado nuestras opiniones en relación a lo que cada una de nosotras entiende por coaching en más de una ocasión. Hemos dialogado sobre los distintos puntos de vista que cada una defiende y también sentido mucha complicidad en aquello en lo que coincidimos.

Para hablar bien en público hace falta antes pensar bien en privado. Esa es una de las «perlas de sabiduría» que más aprecian los alumnos de nuestros cursos de comunicación. Pero, ¿pensar sobre qué? Por ejemplo, sobre qué te preguntará el grupo de inversores al que deseas seducir con tu proyecto empresarial. Para elaborar una lista con posibles preguntas, lo más acertado es absorber toda la información que puedan transmitirte tus colegas, clientes y mentores, agruparlas en unos cuantos temas genéricos, y tratarlos en tu presentación.