Trabajar al estilo danés

21 septiembre 2017 1

La cultura danesa es muy diferente de la española, aunque solo nos separen 2.000 kilómetros. Nuestra comida es muy diferente a la de ellos, para el almuerzo solo comen pan con algo encima. Los horarios son radicalmente diferentes, los horarios laborales empiezan a las 7/8 de la mañana y a las 4 de la tarde ya has salido de la oficina. Al igual que las tiendas, que abren a las 10 de la mañana y cierran a las 5 de la tarde, sin pausa, pero sin prisa.

El año escolar empieza a mediados de agosto y termina a finales de junio. A los 14 años ya puedes trabajar, pero solo unas cuantas horas a la semana, y la edad de jubilación es a los 65 años.

Pero, además, su forma de trabajar y el ambiente laboral es bastante diferente al español. Las generalizaciones no son buenas, porque siempre se dejan todo tipo de casos en el tintero. En cambio, sí que se pueden establecer grandes tendencias, estilos, formas culturales de ver y sentir los negocios que definen casi a un país. Yo trabajo para una empresa danesa, conozco a muchas empresas de este país y mi relación con el tejido empresarial danés es amplio. Dentro de esta generalización, hay algunas cosas que parecen imponerse y arraigarse con fuerza en Dinamarca y que me gustaría resaltar con algunos ejemplos.

No hay jefes, hay líderes

Evidentemente, cada profesional tiene su cargo, pero no por ello tiene más poder que otro trabajador. El encargado de un departamento es quien guía y orienta para llevar a cabo una tarea, pero no manda ni decide él solo qué hacer. El trabajo tiende a ser muy cooperativo y lo normal es que te pidan tu opinión sobre cómo resolver algo o para verlo desde tu perspectiva.

No hay individualismo, se trabaja en equipo

Todo se lleva a cabo a través del equipo, no hay competencia entre trabajadores porque todos caminan y trabajan para un bien común de la empresa. No todos pueden ser buenos en todo, así que aprovechan las mejores cualidades de cada uno para formar un equipo potente.

Los valores y la cultura empresarial son muy importantes

Desde el primer momento se dejan muy claros los valores de la empresa, cuál es su fin y sus objetivos. Los valores son la bandera que hondean para justificar su razón de ser, y todos los trabajadores los comparten. En una empresa danesa es necesario dar tu opinión, aportar y querer que esa empresa cumpla sus objetivos.

No hay puertas, solo espacios grandes y abiertos

Para que se respire un clima relajado y tranquilo no existen puertas ni paredes, que podrían ser las fronteras entre un encargado y los trabajadores. Esto no existe, todos están sentados en la misma sala y es muy difícil saber quién es el propietario de la empresa si miramos en la oficina.

Gracias a este espacio abierto la comunicación es mucho más buena y también la relación entre trabajadores.

Algo muy típico en Dinamarca es hacer fiestas después del trabajo, organizar una barbacoa para los trabajadores, o formar equipos para competir al futbol o en carreras. Todo sea para construir un gran equipo.

¿Tenemos algo que aprender?

 

Autor: Adriana Vázquez Farràs, Marketing Manager en una tienda de accesorios para hombres danesa y escritora de este blog.

1 comentario

  • xubilín  

    Adriana, existe wl cielo?. Gracias por la ilusión que me creas😊

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario, o enlace permanente (trackback) desde tu propio sitio. También puedes suscribirse a estos comentarios vía RSS.

Sé educado. Cíñete al asunto. No introduzcas spam.

Puedes utilizar estas tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Está activado Gravatar. Para utilizar tu propio avatar, regístrate en Gravatar.