Publicaciones de Ángel Alba

Ángel Alba
Innovador artesano. Experto en innovación por la Comisión Europea. Fundador y CEO de Innolandia.es, una boutique de consultoría de innovación que trabaja en España y Latinoamérica. Director de la escuela online Innolandia Campus. Autor del libro "Manual mínimo viable de innovación".

Últimas publicaciones de Ángel Alba

La primavera la Boston Consulting Group puso por fin números a la que para mí es la mayor dificultad que te puedes encontrar a la hora de innovar: Cómo compaginar el día a día con la exploración de nuevas oportunidades. El número es realmente sorprendente: Apenas un 2% de las grandes empresas analizadas pueden considerarse […]

Como decía en un artículo anterior, el proceso de disrupción también afecta al sector de la consultoría o servicios avanzados. La ola se nos viene encima, y ahora toca surfearla. Y por eso me gustaría resaltar cuáles son los impactos que la digitalización tiene sobre la actividad de consultoría y, sobre todo, identificar algunas oportunidades que […]

Hace unas semanas se celebró en Alicante, ciudad en la que resido, la salida de la Volvo Ocean Race, la Vuelta al mundo a vela. Con un enfoque hacia la sostenibilidad del planeta, y reducción de los residuos plásticos en el mar. La visita a los pabellones y stands de los barcos Vestas y Clean […]

Algunos libros famosos guardan pequeñas joyas ocultas. Y eso es lo que pasa con dos libros: El Método LeanStartup y El ADN del Innovador. Los que trabajamos en innovación los hemos leído varias veces (si no lo haces, te recomiendo que lo hagas ya. Conocemos las herramientas y teorías y las intentamos aplicar con nuestros clientes. En el caso de estos dos libros, quizás la parte más interesante es la segunda cuando Eric Ries y Clayton Christensen nos explican cómo aplicar los conceptos en las organizaciones, y sobre todo, de forma sostenible.

Hacer crecer a una empresa es uno de los principales retos a los que nos enfrentamos los que trabajamos en esto de la innovación. Es un gran desafío, no exento de todo tipo de riesgos, convertir una start-up (emprendedora o intra) en una empresa que crezca (scale-up) y compita en un mercado global. Y ocurre en todo tipo de sectores, incluye el maestro Xavier Macet y yo lo comentábamos el otro día con el caso de los servicios profesionales.

Continúo con una serie de posts en los que voy reflejando las conclusiones sobre una investigación que estamos desarrollando en Innolandia.es, recopilando todo el conocimiento disponible para ayudar a las empresas a diseñar y establecer procesos de innovación ágil. Ya hemos hablado en esta casa sobre los conceptos generales del “intraemprendimiento” y el caso específico de la transformación digital.

¿Recuerdan cuando la palabra más usada en gestión empresarial era “calidad”? Surgieron sellos, certificaciones y a su rebufo multitud de consultores y organismos que sangraban (económica y emocionalmente) a las empresas y muy pocas eran las que podían sacarle partido al proceso de implantación. Un par de décadas después, todo pasó a ser “Smart”: ciudades, tecnologías, televisiones hasta relojes… De hecho ya se están montando certificaciones para los ‘destinos inteligentes’, por ejemplo.

Permítanme que les cuente hoy una reflexión muy personal, de estas que surgen cuando tienes cierto tiempo. Creo que los juegos olímpicos y la innovación siguen caminos paralelos. Y los que nos dedicamos a esto de la innovación podemos aprender mucho de los Juegos. Bueno, más que del evento en sí, del proceso de cuatro años que lo acompaña. Los Juegos son una especie de examen final en el contrasta si todo el duro trabajo de esos cuatro años ha servido para algo.

El éxito de nuevos productos al mercado es de apenas un 20%. Y lo peor es que las últimas innovaciones de éxito (por lo menos en España) es simplemente innovación incremental.  Pequeñas innovaciones sobre categorías de productos ya existentes.En gran consumo, por ejemplo, los 3 productos más innovadores en España en 2015, fueron:En el puesto 3, Actimel pro-vital, de Danone En el puesto 2, Yakisoba, de Gallina Blanca Y con la medalla de oro…..

Todos tenemos ideas. Y las podemos convertir en proyectos. Fuera de una empresa, podemos ser emprendedores o crear nuestro propio autoempleo. Pero en una empresa, en una organización asentada, no vale sólo con hacer proyectos. Necesitamos que esos proyectos tengan sentido. Que respondan a los retos de negocio de la organización. Ojo, pueden ser a largo plazo, explorar oportunidades radicales en los límites del negocio actual, que generen beneficios en los próximos 3 años.Y

Hace unos días, Mercadona presentó los resultados de 2015. Es un evento que suele tener cierta repercusión, porque es una de las pocas ocasiones en las que su presidente, Juan Roig, para mí uno de los empresarios estrella de nuestro país, sale a hablar en público. La última perla, que prefieren la agilidad a ser grandes. Aviso a navegantes.En cuanto al negocio, sigue a velocidad de crucero.