Sintetia

Artículos relacionados

Filtrar por Autor

Volver a los últimos artículos

5 errores comunes en estrategia empresarial


Javier García
5 errores comunes en estrategia empresarial

En el mundo de la empresa todo gira últimamente alrededor de los conceptos de estrategia e innovación. Son las palabras más utilizadas por gurús y consultores en todo tipo de libros y artículos. En las reuniones con socios de empresas o consejos de administración se debate ampliamente el plan “estratégico”, con sus objetivos “estratégicos” y planes –también “estratégicos- de actuación. Pero, como todo concepto que se empieza a utilizar de forma masiva, la imprecisión y la generalización pronto empiezan a aparecer hasta convertirse en palabras muy usadas pero vacías de contenido.

En un brillante artículo en la Harvard Business Review, una de las investigadoras más destacadas en el campo del management, Joan Magretta, ha tratado de explicar el concepto de estrategia empresarial precisamente desmitificando aquello que no lo es. En su artículo se refiere a cinco casos de lo que comúnmente tendemos a llamar, indebidamente, estrategia:

1.- Confundir el marketing con la estrategia de la empresa. Transmitir una “propuesta de valor” al mercado forma parte de la estrategia empresarial, pero no es LA estrategia. El marketing es un pilar fundamental para explicar lo que ofreces y para elevar en el cliente su predisposición a pagar por el producto. Sin embargo, una buena puesta en escena y grandes canales de comunicación no son los únicos condimentos de la ensalada de la estrategia empresarial. En una entrevista reciente en la revista Emprendedores, el fundador de Mayoral explicaba con brillantez cómo sin un buen producto no hay marketing que valga. Y para tener un buen producto se requiere trazar una estrategia integral que se diferencie de la competencia, lo que la propia Magretta denomina la “distintiva cadena de valor del producto”, y que abarca a un gran número de actividades a acometer en una compañía, y no sólo el marketing.

2.- Pensar que la ventaja competitiva de una empresa es igual a aquello que “hacemos bien”.  El concepto de cadena de valor y la necesaria integración de diferentes actividades que te conviertan en “diferente” y competitivo implica que no puedes focalizar tu estrategia empresarial exclusivamente en aquello en que seas bueno o fuerte. Las fortalezas son positivas y te colocan en una buena posición frente a quien no las tiene. Pero la clave es tener una fortaleza integral, en toda la cadena de valor y en todos los ámbitos de la misma. La estrategia de la compañía ha de atender todos esos ámbitos de una forma incansable, olvidando el mito de que “como tenemos un buen X… no necesitamos nada más”.

3.- Pensar que el tamaño importa, es decir, que sólo lo grande es rentable, innovador o potente. A pesar de la que propia Magretta nos adelanta en un debate aún sin resolver respecto al tamaño y la innovación, lo que resulta interesante al margen del mismo es que sería un error terrible pensar que el gran tamaño de tu compañía implica los condimentos necesarios para el éxito… y viceversa. La caída de históricas grandes glorias en todo tipo de industrias es frecuente: discográficas, metal, energía, automoción. Mientras tanto, la natalidad empresarial ha colocado empresas muy jóvenes en el mapa mundial. La estrategia empresarial es clave desde el minuto uno, creando un modelo de negocio con una diferencia significativa en el mercado y logrando que los clientes se fijen en ti. Confundir estrategia con tamaño puede generar problemas de sostenibilidad en el negocio.

4.- Asumir que la estrategia es crecer. “Mi estrategia es crecer” es una frase estrella no exenta de peligros. Crecer sin una estrategia definida a la hora de adoptar las decisiones en cada ámbito de la cadena de valor puede hacer que una empresa crezca sobre un barril de dinamita, listo para estallar en cualquier momento. El efecto “todo vendido” nos ha enseñado en España una cosa: que crecer porque todo lo que seas capaces de producir se vende a corto plazo puede conducir a adoptar decisiones de inversión, de deuda, y de dimensión insostenibles ante caídas de demanda.

El crecimiento se suele asociar a la facturación. Multiplicar la facturación aplicando linealmente más máquinas, más personas y sin ninguna estrategia adicional puede ser terriblemente perjudicial para lograr sobrevivir en un mercado. Crecer en cuanto a valor añadido y con vocación para pensarse continuamente y tomar decisiones suele requerir de una estrategia que va más allá de vender más. En plena crisis me he encontrado con empresas que han tenido que “redefinir” su estrategia de negocio. Y en sus reflexiones internas, con números en la mano, se han dado cuenta que lo mejor era dejar de hacer cosas que crean poco valor y a las que hay que destinar muchos esfuerzos, canalizando éstos hacia otras líneas de actividad. A veces, el no crecer a corto plazo para tomar impulso a medio plazo es una de las decisiones estratégicas más efectivas.

5.- Pensar que lo estratégico es vender en mercados de “alto crecimiento” y asumir que sólo en ellos es donde está el dinero. ¿Sólo son atractivos las industrias y mercados que crecen? Tendremos a creer que sí, olvidándonos de otros factores importantes. Por ejemplo, las actividades de alto crecimiento se pueden deber a bajas barreras de entrada que podrían agotar ese crecimiento en el medio plazo y que, después, requerirá de nuevas estrategias para mantenerse. En cambio, en mercados estancados como, por ejemplo, el del café (donde están desapareciendo muchas empresas y la rentabilidad es limitada), se han introducido nuevas estrategias comerciales, con alternativas que han creado nuevos mercados y han devuelto rentabilidades elevadas a ciertas empresas del sector. El “alto crecimiento” de un mercado no debería ser el único ingrediente para tomar decisiones. Una inmobiliaria en España a mediados de la pasada década parecía un negocio seguro, rentable y sin casi barreras de entrada.

En definitiva, la estrategia empresarial es algo más complejo que el marketing, colocarte en sectores de alto crecimiento o el ser bueno en alguna faceta. En una empresa tienen que surgir y ejecutarse ideas, y eso no es posible sin disponer de las personas y recursos adecuados. Han de cuidarse los mecanismos de comunicación con el potencial cliente, con los proveedores y han de tomarse infinidad de decisiones en producción y diseño. Todo ello representa una infinidad de detalles que, como platillos a mantener en el aire con los mejores malabarismos, te tiene que diferenciar de los competidores, de forma que los espectadores no quieran cambiar de espectáculo.

Mostrar comentarios (3)

Comentarios

  • mari

    que las empresas si confunden el marketing con su estrategia corporativa, ya que se se confunde la estrategia de la empresa con la estrategia de publicidad, que tan solo con hacer conocer su producto y utilizar medios de comunicación la empresa tendrá grandes ventas, sin embargo aunque las ventas son lo primordial en una empresa, no debe ser en lo único en que se enfoque la empresa, por enfocarse solo en las ventas es que confunden el marketing con estrategia, ya que el marketing es para aumentar ventas, sin embargo la empresa debe crear una estrategia pero que incluya todas las partes de la empresa, no solo su fuerza de ventas o publicidad, sino su recurso humano, su fabricación, canales de distribución, es decir todo lo que implica la empresa, los medios para que la empresa se mantenga y no solo crezca rápidamente, un crecimiento acelerado no significa el éxito de la empresa, sino cuántos años se mantendrá y tener un crecimiento real, no solo vender todo y no poder solventar sus deudas o financiamientos.

    • Article Author
  • Quatre claus per a l’estratègia empresarial de les pimes

    […] Imatge Sintetia […]

    • Article Author
  • Juan José Canet

    Se confunde en numerosas ocasiones el marketing con la publicidad, sin tener en cuenta que hay otros elementos, como diseño del producto enfocado a los usuarios, cubrir necesidades, crear valor; y también otras acciones relacionadas con la producción, logística (servir el producto en el punto y momento necesario, etc). La estrategia es todo esto y mucho más, como crear una cultura corporativa, unos valores que compartan todos los trabajadores; y tener una visión de lo que se quiere alcanzar y una misión de la empresa.

    • Article Author

Artículos relacionados

Economía

Algunos mitos y realidades sobre la transformación digital

¿Recuerdan cuando la palabra más usada en gestión empresarial era “calidad”? Surgieron sellos, certificaciones y a su rebufo multitud de consultores y organismos que sangraban...

Publicado el por Ángel Alba
Expertos

Sébastien Chartier: “Salón MiEmpresa representa un MBA concentrado en 2 días y una ocasión única para crear networking”

Si hiciéramos un ranking de los eventos más importantes en materia de negocios, y más concretamente de los negocios para el mundo startup: joven, tecnológico, que requiere de...

Publicado el por Javier García