Aprendiendo de los mejores

Marzo de 2014, era viernes. A punto de empezar a leer Aprendiendo de los Mejores. Empecé a leer y no lo pude soltar, así que el domingo tenía un cuaderno lleno de notas y la sensación de tener un libro cabecera en mi biblioteca. Más de 500 ideas sobre management, psicología y filosofía. Toda persona que emprende, o que dirige una compañía o que quiere aportar valor en todo lo que hace, debe tener un buen andamiaje intelectual.

Francisco Alcaide
Francisco Alcaide

Reseña del libro Aprendiendo de los mejores

Aprendiendo de los Mejores es un buen recurso para tenerlo siempre a mano. Y además, es que no solo hay UNO, hay una saga. Tenemos Aprendiendo de los Mejores 2 y Aprendiendo de los mejores 3. Más ideas, más autores, más oxígeno para nuestra mente. Más vitaminas, más amplitud de miras. Más energía, más pasión, más conocimiento trabajado listo para digerir. ¿Quién da más?

Aprendiendo de los Mejores es una selección minuciosa, trabajada, sin grasa –todo músculo–con ideas, razonamientos, apuntes filosóficos y psicológicos que, combinados, construyen una obra compleja, pero ordenada; amplia pero bien trabajada para hacernos comprender que el management, el liderazgo y el crecimiento personal es la suma de muchas pequeñas piezas que han de encajar.

El autor ha logrado encajar un puzle que es útil, te hace pensar, te ayuda a hacerte preguntas, te muestra actitudes, te transmite energía; te ayuda a afrontar con más serenidad la complejidad, desterrar mitos y plantearte retos a ti mismo.

He entrevistado a Francisco Alcaide en varias ocasiones:  Sintetia, management y Francisco Alcaide son una conjunción, una alineación en valores, en espíritu, en capacidad de compartir conocimiento de alto valor.

Os dejo algunas reflexiones fruto de las entrevistas y de las citas que podrás encontrar en sus libros, y si eso no te anima a leerlos es que no estás vivo ?

De nuestra primera entrevista

El desarrollo personal no es otra cosa que ensanchar posibilidades. El éxito no es un ‘qué’ sino un ‘quién’ y ese ‘quién’ lleva a obtener el ‘qué’. Todo en nuestra vida –dinero, relaciones, salud, peso…– es un resultado, el resultado de la persona en que uno se convierte fruto de los hábitos que cultiva: buenos (virtudes) o malos (vicios).

Los mejores entornos son aquellos en los que están las personas que son referentes para nosotros porque nos lo han demostrado con resultados tangibles. Hay que escuchar con los ojos. No hay que hacer caso al que ‘habla’ sino observar al que ‘hace’. Lo más importante que tiene una persona es la credibilidad y la credibilidad sólo depende de una cosa: los resultados.

Hay gente que nunca se ha equivocado pero toda su vida es un error.

Las empresas más sólidas, que transforman los mercados y la vida de la gente, son aquellas que parten de un ‘porqué’ (why) motivador que les lleva a intentar cambiar el mundo. Pocas, sin embargo, lo tienen. Saben explicar ‘qué’ hacen (what) y ‘cómo’ lo hacen (how), pero les falta la cuestión esencial: el sentido. Aquello que se basa sólo en intereses crematísticos es difícil que tengan visos de supervivencia a largo plazo

El poder (potestas) te lo da el cargo; el liderazgo (auctoritas) te lo otorgan los demás. Un líder no se impone, sólo un jefe. Y cuando uno sólo es lo segundo, a menudo ocurre lo que decía Tom Peters:

“Las personas no se van de las empresas, huyen de los jefes”.

Algunas características de los mejores líderes son: personas inspiradoras, con un fuerte compromiso con el proyecto, que piensan siempre en términos de equipo, con habilidad para relacionarse, capacidad de comunicación y una gran dosis de humildad, entre otras.

 “Tu mente es tu principal activo, así que ten mucho cuidado con la clase de consejo que dejas entrar en ella y de quién proviene”. Robert Kiyosaki.

Cuando celebramos la décima edición de Aprendiendo de los Mejores

Novedades que se han ido incorporando en las nuevas ediciones

Las principales novedades son que incorpora 5 nuevas personalidades, todas españolas (Ferrán Adriá, Valentín Fuster, Luis Rojas Marcos, Eduardo Punset y Toni Nadal), ilustraciones de todos los personajes en el interior, que hasta ahora no aparecía ningún elemento visual; un epílogo de Alejandro Bataller, Vicepresidente de SHA Wellness Clinic, mejor spa de lujo médico del mundo, y más de 20 testimonios de conocidos personajes del mundo de la empresa y el deporte.

Uno de los grandes retos está en la nueva configuración de las estructuras organizativas, sobre todo, para las empresas de mayor tamaño. Carlos Slim, uno de los personajes del libro, lo resumía de manera clara: “Estructuras simples, pocos niveles jerárquicos, desarrollo humano y formación interna. Flexibilidad y rapidez en las decisiones. En definitiva, operar con las ventajas de la pequeña empresa que son las que hacen grandes a las grandes empresas”.

Las personas son personas, y las personas somos “emociones con piernas”. Entre el 30-40% de los resultados del negocio depende del clima laboral, y de ese porcentaje el 70% está motivado por el jefe inmediato. Las personas necesitan apoyo, ánimo, dirección, confianza… para realizar su trabajo de manera óptima. Una cosa es el trabajo “objetivo” (lo que hay que hacer) y otra cosa el trabajo “subjetivo” (cómo lo vive cada uno), y aquí radica la diferencia entre unas personas y otras. La confianza es el alimento del talento y un directivo debe crear espacios de confianza a su alrededor para que la gente dé lo mejor de sí mismo.

Networking es aportar valor a la vida de los demás. A la hora de relacionarse siempre hay que hacerse esta pregunta: ¿Qué puedo ofrecer yo a los demás para que les vaya mejor? Y si no tienes nada valioso que ofrecer, no puedes construir relaciones fuertes, sólo sumar momentos de ocio en compañía. Si quieres construir relaciones fuertes ayuda a los demás a conseguir tus objetivos y ellos te ayudarán cuando tú lo necesites. El verdadero networking consiste en ayudar a triunfar a los demás.

El propio Steve Jobs, también incluido en Aprendiendo de los mejores, decía: “La innovación es lo que distingue a los líderes de los seguidores”; e innovar es ofrecer algo –un valor diferencial– que no se está ofreciendo, y para ello hay que “ver lo que otros no ven”.

Otro personaje, Donald R. Keough, Presidente de Coca-Cola entre 1981 y 1993, decía cierta vez: “Las empresas son el producto y la extensión de las características personales de sus líderes, la sombra alargada de los hombres y mujeres que las dirigen”.

Los grandes temas del management siguen siendo los mismos. Al final el liderazgo no es otra cosa que la capacidad de convertir una visión (sueño) en una realidad (hecho) y para ello hay que aglutinar a un conjunto de personas hacia un destino común. Eso no ha variado, otra cosa es cómo se articula y ejecuta ese reto. Lo que sí está claro es que por una cuestión competitiva, cada vez habrá más freelances prestando sus servicios. Charles Handy ya apuntaba que las empresas estarían formadas por tres fuerzas: el núcleo de la organización (el 20% que realizará el 80% del trabajo), las empresas subcontratadas (otro 40%) y la fuerza de trabajo flexible (trabajadores a tiempo parcial que suman el 40% restante).

El mariscal Turenne afirmaba: “El arte de vencer se aprende en las derrotas”. El precio del éxito es el precio del aprendizaje y el precio del aprendizaje es el precio del error. La vida es como la combinación de una caja fuerte, hay un número que la abre y sólo hay que descubrirlo. ¿Y cómo se consigue? Probando. La vida es una cuestión de ensayo y error hasta dar con la tecla que nos permite conseguir aquello que queremos conseguir. Ningún fracaso puede derrotar a la perseverancia.

Como si de una alineación futbolera se trata, ¿cuál sería tu 11 ideal de la historia el management?

Me gustan los personajes que hablan y conceptualizan desde las trincheras. Así que, aunque difícil, ahí van: Jack Welch, Warren Buffett, Peter Drucker, Jim Collins, Jim Rohn, Tom Peters, Warren Bennis, Dale Carnegie, Michael Porter, Richard Branson, Steve Jobs.

¿Y qué decir de Aprendiendo de los Mejores 2?

En su entrevista nos dio todas las claves.

¿Qué temática o temáticas abordas y que no has podido hacerlo en el libro anterior?

Hay 5 grandes temáticas en torno a las cuales se centran los dos volúmenes: Emprendimiento, Liderazgo, Desarrollo Personal, Libertad Financiera, Espiritualidad. Dentro de estos ámbitos, y a nivel más detallado:

en el volumen 2 he incluido personajes de disciplinas no presentes en el volumen 1. Algunos casos son: productividad, hablar en público, inteligencia emocional, liderazgo femenino o deporte, entre otros muchos.

«La primera responsabilidad de un líder es definir la realidad. La última es dar las gracias. En el medio, el líder es un sirviente». Esta visión del liderazgo gusta menos, porque parece aguar la fiesta. El liderazgo implica un fuerte compromiso con los resultados y con las personas, y un alto sentido de la responsabilidad, cosas menos glamourosas.

Cuanto mayor ha sido la energía y el tiempo invertida en una decisión, mayor es el ‘sesgo de compromiso’ y más nos cuesta aceptar el cambio. Es importante tener claro que el hecho de que estés en un proyecto o relación hace un día, un mes o diez años, no significa que debas seguir si realmente sientes que eso no va a prosperar, independientemente del tiempo, energía y dinero invertido. Hay que saber poner punto y final.

Amancio Ortega: “La autocomplacencia es lo peor cuando quieres lograr algo grande. En Zara nunca nos hemos relajado, ni al principio ni ahora”. El éxito nos hace acomodarnos siempre, a todos. Esto se ve con frecuencia en los equipos deportivos, como tras un éxito grande, suele venir una caída también notable.

Y es que, todo hay que decirlo, no es fácil mantener una ‘sana tensión’, renovar el ánimo y la ilusión y controlar los egos cuando las cosas marchan bien. Michael Jordan, que aparece en el segundo volumen, apunta: “El éxito convierte el nosotros en yo”.

No se puede ser líder siendo un débil, comportándote como una veleta que se mueve en la dirección que sopla el viento

Estar en un entorno ganador es hacerse ganador, porque de manera natural empiezas a absorber los inputs necesarios para el triunfo. El entorno es clave para todo, porque nos arrastra a una determinada forma de pensar, sentir y actuar, y lo más importante, lo hace sin que nos demos cuenta. Sheryl Sandberg, que aparece en el libro, señala: “Si te ofrecen un asiento en un cohete, no preguntes qué asiento, simplemente sube”.

El liderazgo desde el punto de vista del management:

  1. Visión de futuro
  2. Pasión
  3. Resultados
  4. Orientación al cliente
  5. Equipo
  6. Orientación a las personas
  7. Compromiso
  8. Valentía y Coraje
  9. Resilencia
  10. Ética

 

¿Y qué valor nos aportaba Francisco Alcaide en plena pandemia con su Aprendiendo de los Mejores 3? Aquí algunas joyas de nuestra entrevista:

Cada cierto tiempo se producen acontecimientos que nos sacuden y trastocan. El problema no es esta crisis −que, como todas, acabará pasando−, sino ser conscientes de que van a venir otras nuevas. No sabemos qué crisis ni cuándo, pero sí que vendrán. Es la historia de la humanidad.

Lo relevante es la capacidad de anticipación, reacción y adaptación. No es lo que sucede sino cómo respondemos a lo que sucede. Siempre que hay una crisis, hay cambios y reajustes para responder a situaciones similares, y eso es bueno porque nos hace evolucionar y mejorar como especie, pero no podemos ser ingenuos, surgirán otras crisis que a fecha de hoy no somos capaces de prever. Y el proceso se repite.

No hay nada peor que entrar en una espiral de negatividad que es muy dañina porque no soluciona nada. Y luego hay que aprovechar al máximo las redes de contacto. Cuanto más dura es una situación, más importante son los apoyos personales a todos los niveles: económico, emocional, profesional, logístico o de otro tipo. Ir sólo por la vida es muy complicado, y más en situaciones difíciles.

  • Flexibilidad: todo tiene una fecha de caducidad muy corta y dura menos. Eso implica velocidad de reacción. Mejorar es cambiar. La rigidez nos limita. La gente rígida lo va a pasar mal.
  • Ética: en un mundo hiperconectado, todo se sabe más y más rápido. Mentir y engañar es más complicado.

La soberbia te distancia de la gente y te aleja del aprendizaje; la humildad te acerca a las personas y te permite crecer. Del latín humus (tierra), humildad viene a ser como el hábito de tener los pies en la tierra y, por tanto, en contacto directo con la realidad.

Nadie te va a ayudar porque no te conocen, no has conectado con ellos y no te has ganado su confianza. El mejor momento para construir una red de contactos es cuando no necesitamos nada.

Tu mentalidad define tu realidad y tu realidad define tu vida. Mucho más importante que ser positivo es protegerse de la negatividad. La gente ganadora tiene mentalidad ganadora: piensa en grande, son positivos, tienen fe.

El éxito comienza con tu actitud. Las personas de éxito no son infalibles, pero sí sabe interpretar positivamente todo lo que les ocurre y sacar un aprendizaje.

Me sorprenden los líderes naturales, aquellos que pasan desapercibidos y son discretos, y de repente dan una muestra de coraje, determinación y compromiso. Hay muchos líderes anónimos.

Y te dejo una reflexión: “Ser resiliente no es tener fuerzas para continuar, sino continuar aunque no se tengan fuerzas”.

¿Aún tienes dudas de por qué tienes que leer esa saga absolutamente imprescindible para nuestros sentidos, nuestra alma y nuestra capacidad de superación?

¿Te ha gustado nuestro resumen del libro Aprendiendo de los mejores?

Si no lo has leído aún te animamos a que no pierdas más tiempo. Y si ya lo has leido te animamos a que compartas tus impresiones en los comentarios.

Comentarios

    Sé el primero en valorar “Aprendiendo de los mejores”

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    La trilogía de Aprendiendo con los mejores

    Javier García