Sintetia

Artículos relacionados

Volver a los últimos artículos

Manuel López Torrents: “en este país hay un brutal desprecio hacia la buena gobernanza”


Andrés Alonso
Manuel López Torrents: “en este país hay un...
Hoy entrevistamos a Manuel López Torrents, subdirector del periódico Vozpopuli.com, que acaba de publicar “De la Bolsa a la Gloria” con la editorial Destino. Es un libro que llega en uno de los mejores momentos de la economía española. Solemos decir que, en economía, todos tenemos poca memoria. Y no me refiero a los ciclos económicos, sino a la estructura de la economía: lo que vemos hoy es un resultado evolutivo de algo que comenzó años atrás.

En cuestión de meses desaparecen las Cajas de Ahorro, pero en los años 80-90 desaparecieron los agentes cambio y Bolsa y aparecieron las Sociedades de Valores, que acabaron desapareciendo con la entrada en el euro de España y la aparición de la banca por internet. El autor nos explica esta historia de la mano de cuatro pequeñas historias personales que avanzan por separado, pero en paralelo: AB Asesores, Beta Capital, FG Valores, Renta 4 e Ibersecurities. Hoy más que nunca, con el cambio institucional que está viviendo el sistema financiero español, es especialmente valioso encontrar a un autor que sea capaz de recomponer la historia de nuestro sistema financiero. Lo mejor de este libro es que es una historia muy entretenida, muy bien hilada con nombres y apellidos, contada casi en primera persona, con las personas que vivieron aquella época. Las anécdotas enganchan, y en este libro te encuentras anécdotas de personajes como César Alierta, Manuel Pizarro o Francisco González por citar algunos. Sin olvidarnos de figuras relevantes y que ocuparon cargos como ministros del PP y del PSOE e incluso partes muy divertidas, donde aparecen nombres como Javier Capitán, la Sala Caracol, o Carlos Barrabés … ¡han oído bien! ¿Qué tienen que ver estos nombres en la historia financiera española? Merece la pena leer el libro. Al acabar el libro uno se siente un poco más orgulloso de nuestro sistema financiero. Algo que hoy en día hace falta, y mucho. Cierto es que hoy estamos en plena restructuración histórica, pero de lo que no muchos se acuerdan, es que ciertas personas que hoy lideran otras compañías del IBEX 35 o que dejaron ya de trabajar, fueron auténticos pioneros de las finanzas ¡a nivel internacional! Fuimos el primer objetivo de la expansión internacional de muchos bancos de inversión hoy superpotencias, y esto se debe a que tiempo atrás, hicimos las cosas muy bien. Esta materia prima sigue en España, y por ello, el mejor poso de este libro es leer una historia biográfica, llena de detalles personales, que hace al lector incluso sonreír. Mientras lees el libro te das cuenta de la bonita historia financiera que ha vivido España. :: Tratas el libro como la historia de 4 grandes (grupos de) de emprendedores. Lo más llamativo es ver que estos emprendedores dejaron sus puestos públicos tras una de las oposiciones más duras que existían: agentes de cambio y bolsa. ¿Qué había antes en el ADN de la función pública que hoy no vemos? Tampoco quiero idealizar la visión de lo público de entonces respecto a la de ahora. Entonces también hubo casos sangrantes de corrupción y el que aprobaba las oposiciones era visto como un señor de éxito porque iba a ganar un sueldazo el resto de su vida sin dar un palo al agua. Pero luego el país creció y al abogado del Estado de turno se le empezaron a quedar cortos esos ingresos y lo natural fue su paso al sector privado. Es cierto que en el sector público básicamente hay un grave problema de bipartidismo, que alcanza a todas las instituciones. Los partidos políticos, base del sistema democrático, son estructuras absolutamente jerárquicas, por decirlo amablemente. Son maquinarias perfectamente engranadas que impiden que se desarrolle la verdadera democracia a la hora de arrojar luces sobre casos como Bárcenas, los Eres o la familia Pujol. Por no hablar de la jefatura del estado, la independencia de la Justicia… Todo lo que supone que la soberanía sea del pueblo. Este es un debate demasiado enorme para resumirlo en unas líneas y ya me he enrollado sin venir a cuento, pero al que nuestra generación deberá saber dar respuesta.

En el caso que nos ocupa, lo que más me llama la atención es que cuando les cambiaron le statu quo a los Agentes de Cambio y Bolsa, a estos les apeteció más seguir trabajando y compitiendo que continuar ostentando la fe pública en cómodos puestos de notarios. Acertaron, pero entonces fueron vistos poco menos que como unos locos desequilibrados. Los que se hicieron notarios, ganaron mucho dinero. Los protagonistas de mi libro tocaron la gloria con sus manos. :: Presentas una especie de reto: endogamia versus meritocracia. De una función pública muy endogámica estas personas crean unas organizaciones absolutamente meritocráticas ¿Cómo se consigue esto? Uno de los socios de AB me lo resumió así: pagando bien pero sin alardes, ofreciendo variables por objetivos y el incentivo de ser socio al que llevara muchos años dejándose la piel por la compañía. Ofreciendo el mensaje de que quien se lo currase podía prosperar. Y, al revés, el que no encajaba se caía con cierta rapidez y de paso, no se le hacía perder el tiempo. Parece sencillo pero no debe serlo tanto viendo que no siempre cunde el ejemplo. Cuando toca la hora de repartir hay que demostrar la talla de empresario. No fue casualidad que estas firmas hayan sido una de las mejores canteras de talento de este país, por no decir la mejor. :: ¿Tiene algo que ver José Manuel Soria  y Arias Cañete con Guindos y Linde?  Si tiramos  un poco del hilo vemos que de antiguos socios vienen actuales amistades ¿Es esto meritocracia o endogamia? Guindos es un hombre muy corporativo con sus compañeros que son Técnicos Comerciales del Estado. En las entrevistas para el libro he podido ver que estos miran algo por encima del hombro a los Agentes de Cambio y Bolsa porque consideran que tienen poca visión industrial. Estos otros, por su parte, les ven un punto de meros tecnócratas, menos emprendedores e imaginativos. Son los típicos ‘piques’. ¿Quién es mejor, un matemático o un físico? ¿Un poeta o un novelista? ¿Un arquitecto o un ingeniero? :: Puede argumentarse que hoy gran parte de nuestro sufrimiento es porque muchos de los inversores ganados en los años 80-90 se han evaporado … y sólo quedan los domésticos. ¿Crees que es un error crear esta dependencia del inversor extranjero para las corporaciones financieras españolas? No. La inversión foránea es buena. En aquellos tiempos tuvo un mérito enorme traer dinero de fuera. Muchos de aquellos clientes se captaron a puerta fría. Ese dinero cambió la vida de este país. Invertir es bueno a largo plazo siempre. :: Explícanos eso de porqué Luis de Guindos es una “persona con vocación de función pública”. Hoy que tanto criticamos la función pública, merece la pena repasar esta historia. Pues no muchos conocerán (¡yo no lo sabía!) el coste de oportunidad que ha pagado Luis por ser actual ministro de Economía.

Bueno, Guindos siempre había dejado claro a sus socios de AB que algún día se iría al PP si el partido ganaba las elecciones, como finalmente pasó. Se marchó sabiendo que más pronto que tarde habría una gran operación corporativa sobre la empresa de la que tenía una participación relevante. Se fue a la política devolviendo su participación a precio en libros (más o menos) sabiendo que dejaba atrás un tren que le haría millonario, tal como le ocurrió a sus compañeros y subalternos. Siempre me he preguntado si calibró bien esa decisión, viendo ahora la de palos que le han llovido a la hora de gestionar esta crisis. Es preciso recordar que en AB Asesores prácticamente todos (empezando por los fundadores) le recuerdan como uno de los más brillantes y trabajadores de la firma… y también, que “tenía bastante mala leche y pegaba unos gritos…” aunque aquí me reservo el nombre de quienes lo dicen.  Pero es recordado con cariño.

:: En Finanzas se suele decir que “rentabilidades pasadas no aseguran rentabilidades futuras”. La vida es un paseo aleatorio y no podemos vivir del pasado ¿Podemos vivir de esta historia financiera del pasado? ¿Eres optimista con la reforma financiera actualmente planteada? No podemos vivir del pasado. Esa historia no se puede repetir. No hay tantas empresas públicas que privatizar, ni tenemos un banco central que nos baje unos tipos de interés altísimos, ni una hoja de ruta para entrar en el euro… Hacen falta gente e ideas nuevas. Echo muchísimo de menos nuevos planteamientos ideológicos. Hay retos enormes por delante, como por ejemplo, la redefinición del estado del Bienestar, pero no veo ideas. La izquierda dice que hay que aumentar el gasto público y se parapeta en un simple ‘no a los recortes’. El ala liberal, solo salen con que hay que reducir gasto, reducir gasto, reducir gasto… Sinceramente, echo de menos ideas nuevas y reconozco que yo mismo no las tengo. Sobre la reforma financiera, sigo viendo la sombra de la política en Novagalicia, Catalunya Caixa e incluso CCM (sobre la que hay un tupido velo)… En Bankia no cabe un imputado más, en Santander han aflorado acusaciones gravísimas sobre los dos primeros ejecutivos… No soy optimista con la reforma financiera, pero habrá que ver. En este país hay un desprecio hacia la buena gobernanza brutal, no sólo en los bancos. Pescanova o Marsans son magníficos ejemplos de cómo se confunde titularidad con gestión, lo que hace disponer de la caja de la compañía a discreción y tomar decisiones de manera personal. El gran objetivo de muchos presidente de compañías cotizadas (y antes, de las cajas de ahorros) es tener controlado el consejo. A partir de ahí, a vivir. :: ¿Crees que hay que hacer un cambio de valores en nuestro sistema financiero actual? En los bancos, en todas las empresas y también en la sociedad. Permíteme hacer de abogado del diablo: no me creo ni por asomo que tantísimos afectados por las preferentes no supieran lo que hacían y que defiendan que las compraron en virtud de su relación de amistad con el de la sucursal. Pues si tus ahorros los tienes colocados en función de la amistad, apaga y vámonos. El dinero cuesta mucho ganarlo y no entiende de amiguismos. Hace dos o tres años, todo el que tenía preferentes presumía de lo listo que era con su 7% anual y ahora deberemos indemnizarlos todos con cargo a nuestros impuestos. Sin embargo, una asistencia pública reconocida como es el Fogasa está totalmente paralizada, porque no constituye un problema político. Y se está usando el Fondo de Garantía de Depósitos para pagar a preferentistas, sin que nadie diga nada. En fin… Es precisa una regeneración de valores en la política, la empresa y la sociedad.    :: ¿Por qué los financieros tienen “tan mala prensa”, incluso en época de bonanzas? Por dos cosas: porque se colocan a espuertas por parte de las entidades independientemente de las necesidades del cliente y porque el cliente está siempre dispuesto a comprar esperando rentabilidades de vértigo. No hay manera de que cale en la sociedad que la rentabilidad sin riesgo debe estar siempre por debajo del tipo de interés (es decir, del 0,5%) y todo lo que supere eso significa asunción de riesgo. Incluso las súper cuentas, que son ofrecidas por los bancos con mayores problemas. :: ¿Es cierto que en España tenemos muy poca cultura financiera? Sí, básicamente porque no existe la costumbre de ir al banco a pedirle que te cubra una necesidad, sino de comprarle lo que te ofrece la entidad por sus propios intereses. :: Una última impresión personal, de las principales referencias del libro ¿Te atreves con una breve impresión personal sobre estas personas? ¿Qué destacarías de ellos? No sé… no sé si es muy prudente, pero déjame una pincelada con lo primero que se me ocurra: .. Luis de Guindos: “¿Quién me mandaría meterme en política?” .. Salvador García-Atance (AB asesores): ¿No te retiraste demasiado pronto? .. César Alierta: ¿No te retiraste demasiado tarde? (si se llega a ir en 2010 habría sido considerado el mejor presidente de todos los tiempos no sólo de Telefónica y se habría quitado de muchos problemas). .. Francisco González: En Chantada ya decían que el chaval parecía listo… En mi opinión, España no es consciente de su importancia, junto a Pizarro, en los últimos años. .. Manuel Pizarro :Con buena educación no se iba a ningún lado en política. .. Jaime Caruana: Pues… no llegué a conocerle en Renta 4, pero cuando estaba en el Tesoro atendía de muy buenos modos a la prensa. Gracias. .. Juan Carlos Ureta (Renta 4): Siempre nos ha facilitado a la prensa el acceso a los mercados. Se ve que lo de la buena educación está en el ADN de su casa. Sin olvidarnos de Pedro Guerrero, presidente de Bankinter que, aunque le llaman no ejecutivo, tiene una buena cantidad de dinero colocado en el banco y de Ignacio Garralda, una persona que impregna un ‘estilo de gestión sereno’, (lo hizo en AB y ahora en Mutua Madrileña). Podría ser el Vicente del Bosque de las finanzas y nunca mejor dicho ya que es la imagen de la firma. Por algo será. En definitiva, todos ellos tienen una buena biografía por escribir. Siempre concebí este libro como una recopilación de la historia de AB Asesores, pero luego empecé a pensar “¿y cómo dejamos fuera FG Valores; y cómo dejamos a Beta Capital y cómo…?” Conforme profundicé, vi, además, que muchas veces sus historias se relacionaban. Así que ahí está el libro, una modesta visión de un periodista de mercados. Subjetiva, pero narrando lo que me han contado la mayor parte de protagonistas de la misma.
Mostrar comentarios (0)

Comentarios

Artículos relacionados

Expertos

Guillermo López Lluch: “la crisis de la listeriosis debería hacernos reflexionar sobre la pseudociencia”

Guillermo López Lluch es Catedrático del Área de Biología Celular de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla desde 2018. Se licenció en Biología en 1992 y posteriormente se...

Publicado el por Natalia Díaz Santín
Expertos

Antoni Gutiérrez-Rubi: “El pálpito social se mueve en el acelerado, discontinuo y disruptivo flujo digital”

La comunicación es un tema que empieza a ser estrella en Sintetia. No se puede liderar, innovar, ni motivar sin una buena comunicación. La mala comunicación es causante de muchos...

Publicado el por Javier García