Sintetia

Artículos relacionados

Volver a los últimos artículos

La espinosa relación entre el nivel de protección laboral y el nivel de desempleo


Abel Fernández
La espinosa relación entre el nivel de...

Imagina que eres el responsable de la regulación laboral de un país: ¿cual sería tu objetivo?

a) Minimizar la probabilidad de que a un trabajador lo despidan de su actual empresa
b) Maximizar la probabilidad de que un trabajador pueda trabajar siempre que quiera

Los dos objetivos parecen perseguir lo mismo: que el menor número de gente posible esté en el paro. Pero una cosa es “parecer” y otra es la realidad. La primera vía parece que protege al trabajador del desempleo, pero la rigidez que genera hace mucho más difícil encontrar empleo cuando no lo tienes. La muestra de ello está aquí en España.

Para ver qué sucede en el caso b) no es necesario cruzar el Atlántico. Dada la admiración que suelen suscitar los países nórdicos, examinemos el caso danés. El despido es libre y sin tutela judicial. El estado realiza un gran esfuerzo, junto con las agencias privadas, para la recolocación de desempleados. El paro rara vez sube por encima del 4% y aproximadamente el 30% de los daneses cambia de empleo CADA AÑO.

Aquí está la clave del miedo a la pérdida de la “protección laboral”: en España el despido se ve como una tragedia porque la propia protección dificulta la búsqueda de un nuevo empleo. Y cuando se habla de desmantelar esa “protección laboral” ni se concibe el cambio que ello introduciría en la estructura de incentivos a la contratación: la ventajas de poder encontrar un empleo con mucha mayor facilidad.

El caso danés es meramente orientativo, pues es cierto que no es posible sencillamente transplantar las instituciones de un país a otro, y menos con diferencias culturales tan grandes. Para no caer en la trampa de extrapolar una realidad de un sólo caso favorable a una tesis, es necesario citar algún estudio de relevancia. Un excelente resumen de la teoría de la protección laboral y de sus implicaciones prácticas es el artículo “Employment protection and unemployment” (“Protección laboral y desempleo”), de Olivier Blanchard, profesor de economía en el MIT, Economista Jefe del FMI y autor de uno de los manuales de macroeconomía más usados en el mundo. Los dos siguientes gráficos (para los países de la OCDE) resumen los resultados a la perfección. Cuanto mayor es la protección laboral, menor es el flujo de desempleados y mayor la duración media del desempleo.

 

 

Por lo tanto, con nuestro sistema de protección laboral es más difícil que te despidan (sobre todo si tienes antigüedad) pero, si estás en el paro es muy difícil encontrar empleo, siendo la tasa de paro siempre mayor. Con el sistema danés, es muy fácil perder tu empleo, pero también fácil encontrar otro. Es decir:

a) Nuestro sistema minimiza la movilidad laboral y maximiza el paro involuntario.
b) El sistema danés maximiza la movilidad laboral y minimiza el paro involuntario.

Sabiendo esto, cada cual es libre de elegir y propugnar el sistema que prefiera. Habrá quien considere una tragedia trabajar para 4 empresas distintas en 10 años. Y habrá quien piense que la tragedia es encontrarse en el paro con pocas perspectivas de volver a trabajar en el corto plazo.

Mostrar comentarios (5)

Comentarios

  • Anónimo

    Y como efecto colateral, toda esa protección del empleo causa los índices altísimos de “rascamiento de entrepierna” y actitudes del tipo “yo paso de todo, que me den lo mío si quieren y si no que les den” que vemos a diario las personas que nos ganamos la vida en trabajos normales y corrientes. La verdad es que viendo lo que se ve llega un punto en el que uno se pregunta como sería la vida laboral en una España imaginaria en la que de repente se anunciase el despido libre y la conversión de todos y cada uno de los contratos existentes en contratos de 6 meses. Se pregunta uno donde quedaría toda esa “baja productividad”, todo ese “absentismo laboral”, y todas esas cosas fantásticas que nos proporciona este sistema.

    Perdóneseme el analfabetismo en cuestiones técnicas y el análisis superfluo pero la verdad es que si se pueden ver estas cosas desde la posición de un mileurista, parece increíble que quienes son los responsables de ver y solucionar estas cosas no encuentren manera de hacerlo. No, en realidad no me engaño, no es nada increíble…

    • Article Author
  • Gabriel

    Vivo en UK, y la situación es parecida. Uno puede quedarse sin trabajo (o irse), y en menos de dos meses (como mucho) estará trabajando en un sitio mejor o igual.

    Pero hay una variable en España de la que no se habla nunca: no hay ni un solo empresario o empresa que cumpla la ley (o por lo menos, yo no lo conozco). Es muy difícil, por no decir imposible, encontrar un empleado que trabaje las horas reglamentarias, que cobre lo reglamentario (ya no hablemos de lo justo) o al que no le “arreglen” las condiciones laborales. Lo normal, y extendido, es que se trabajen muchas más horas de las estipuladas, que no se cobren, que te puteen con las vacaciones, o que un licenciado con máster tenga categoría de auxiliar administrativo.

    Me hace mucha gracia escuchar o leer a muchos empresarios soltando burradas como que deberíamos trabajar como chinos, o que hay mucho absentismo cuando por lo que he podido comprobar, la culpa, en la mayoría de las ocasiones, es de ellos, que no saben incentivar ni cuidar al empleado. Y tener a un empleado contento es muy fácil. Así luego hablan de productividad.

    Si hay que cambiar (que hay que hacerlo), cambiémoslo. Pero no antes sin un debate serio en el que se asuman las culpas de lo que pasa entre todos. Si no, lo único que se conseguirá será que todo vaya a peor.

    • Article Author
  • jaime

    Otro problema asociado a la elección que se plantea en el artículo es que para la empresa no es lo mismo.
    La rigidez al final hace que las empresas estén llenas de gente que no se puede despedir aunque no sean las idóneas para el puesto y sin embargo se despide a los nuevos, aunque sean mejores, si hay que recortar gastos.
    Esto disminuye tremendamente la productividad del trabajo y por tanto empobrece a la sociedad en su conjunto.

    • Article Author
  • JesusR

    Error en esta frase, en el segundo “mayor” queréis decir “menor”, como se ve en el gráfico:
    “Cuanto mayor es la protección laboral, mayor[MENOR] es el flujo de desempleados y mayor la duración media del desempleo.”
    Y más que “flujo de desempleados” es “flujo hacia el desempleo” (que es parte de la baja movilidad).

    • Article Author
  • Javier García

    Gracias, Jesús. Corregido

    • Article Author

Artículos relacionados

Economía

El impacto y los efectos multiplicadores del mentoring

Cada vez revistas de mayor prestigio, como la mismísima Harvard Business Review, se hacen eco del impacto del mentoring en las organizaciones. En uno de los artículos se relata un...

Publicado el por Mª Luisa de Miguel
Expertos

“Hablando se entiende la gente”: entrevista a Daniel Lacalle, Emilio Ontiveros y Juan Torres

Si juntas a tres economistas, con diferentes especialidades y que no necesariamente comparten la forma de interpretar la realidad; si además son mentes brillantes, con una...

Publicado el por Javier García