Angus Deaton, Premio Nobel de Economía 2015

12 octubre 2015 2

Angus Deaton, original de Escocia y profesor de la Universidad de Princeton desde 1983, ha sido galardonado con el Premio Nobel de Economía 2015. El jurado ha decidido otorgar el galardón al investigador británico por sus trabajos alrededor del consumo de bienes y servicios y su relación con la renta y el bienestar, especialmente en los países en vías de desarrollo. El estudio de la pobreza y la desigualdad había estado tradicionalmente predominado por el enfoque macro o de análisis de la renta y su dispersión, pero Deaton mostró cómo para comprender la calidad de vida de los ciudadanos más pobres había que analizar directamente su alimentación, sus patrones de consumo o su esperanza de vida. Por ejemplo, si un gobierno de un país en desarrollo ha de establecer un impuesto al consumo, ¿cuál será el efecto de dicho impuesto sobre los ciudadanos más desfavorecidos? Esta consideración, que ya es importante en un país como España, puede tener consecuencias dramáticas sobre la vida de grandes grupos sociales en un país en desarrollo.

Angus-Deaton

El galardón ha sido concedido, en propios términos del jugado, a tres grandes líneas de investigación en las cuales Deaton ha sido su principal impulsor: (i) La Microeconomía y los Sistemas de Demanda, (ii) Consumo, Renta y Macroeconomía, y (iii) Economía del desarrollo y microdatos de los hogares.

 

Microeconomía y Sistemas de Demanda

La estimación de funciones de demanda ha sido desde el primer día el problema fundamental de la microeconomía. La función de demanda de un bien, por ejemplo el trigo, muestra la relación entre el consumo agregado de trigo de un país en función de su precio. La mayoría de las funciones de demanda tienen una pendiente negativa, es decir, cuanto menor sea el precio del bien mayor será su consumo agregado y viceversa. Pero, más allá de esta observación lógica, la estimación exacta de dicha pendiente -o de su elasticidad; ¿en qué porcentaje aumenta el consumo ante una variación porcentual del precio?- es muy difícil de derivar a partir de los datos observados, ya que es difícil saber si un aumento del precio proviene de un aumento de la demanda o de un descenso de la oferta. Por ejemplo, en los años de malas cosechas, el precio sube, pero ello no quiere decir que haya aumentado la demanda de dicho bien.

Para complicar aún más las cosas, la demanda de cada bien depende de la demanda de otros bienes -todo bien tiene sus sustitutivos, como la sacarina o el azúcar, y complementarios, como los coches y la gasolina-. Además, también depende de la renta de los distintos grupos de consumidores. Ante la imposibilidad de realizar experimentos a nivel agregado y de la escasez de experimentos naturales, los modelos de demanda han de partir de numerosos supuestos. Así, cuando los datos reales no corresponden con el modelo estimado, el problema suele encontrarse en los supuestos del mismo.

Angus Deaton construyó junto con su compañero Muellbauer un cuerpo teórico para la estimación de dichos sistemas de demanda que ha servido de base a todas las generaciones posteriores de microeconomistas, el llamado “Sistema Casi Ideal de Demanda“. Dicho sistema de demanda es más flexible que los anteriormente existentes y permite la estimación de funciones de demanda para el diseño de políticas públicas. ¿Cómo fijar el tipo reducido del IVA? ¿Qué efecto tendrá sobre el consumo un cambio en un impuesto al consumo frente a un cambio en el impuesto sobre la renta?

Consumo, renta y macroeconomía

Desde principios de los 50, dos grandes teorías sobre el consumo han intentado explicar los patrones de comportamiento de los consumidores. La “Hipótesis de la Renta Permanente” de Milton Friedman y el “Modelo del Ciclo Vital” de Franco Modigliani tenían como implicación común que los individuos buscan alisar o igualar su consumo a lo largo de su vida, ahorrando cuando esperan que el futuro pueda ser peor y tomando prestado cuando piensan que podrán hacer frente en el futuro a mayores gastos. La mayor parte de la macroeconomía que surgió después adoptó tanto una de estas dos teorías como la idea del “consumidor representativo”, pero la realidad mostró que el consumo individual de las personas variaba mucho más de lo que sugerían los datos agregados de renta.

Deaton mostró que, para comprender mejor estos problemas, el consumo y la renta de los hogares deben analizarse individualmente, ya que el comportamiento individual es muy distinto del comportamiento agregado, ya que el concepto del consumidor representativo alisa artificialmente dichos comportamientos -cuando el consumo de unos sube, el de otros puede bajar simultáneamente-. Además, las restricciones de acceso a los mercados financieros (no todo el mundo puede endeudarse cuando lo desea) hacen que el comportamiento de muchos consumidores se aleje aún más de lo que predecía el modelo base.

A partir de estos trabajos, los investigadores han dejado de centrarse exclusivamente en los datos agregados para analizar también los datos individuales de los ciudadanos y agregar a partir de estos, mejorando así la capacidad predictiva de los modelos macro.

Economía del desarrollo y datos de los hogares

Durante los últimos años de su carrera investigadora, Deaton ha centrado su atención en el problema del desarrollo económico. Concretamente, y a partir de sus hallazgos previos, Deaton ha luchado por la construcción de bases de datos de consumo individual, ya que estos datos pueden arrojar mucha más luz que los datos agregados en el problema de la pobreza, ayudando así a comprender mejor sus determinantes.

Las aportaciones de Deaton han sido en este caso importantes y de una inmediata aplicación práctica. Por ejemplo, a la hora de recoger dichos datos, un investigador podría pensar que lo deseable sería tener un sistema de datos de panel, es decir, elegir a una cohorte de entrevistados y seguir su comportamiento a lo largo de varios períodos.Pero, de intentar confeccionar este panel de datos, éste comenzará a perder entrevistados a lo largo del tiempo de forma no aleatoria: muchos dejarán de contestar porque han de emigrar, otros quizás hayan fallecido… y lo más probable es que los motivos para dejar de contestar estén relacionados con sus patrones de consumo.

Así, las conclusiones que se puedan extraer de este tipo de datos estarán sesgadas por la selección no aleatoria de los individuos. Deaton analizó este problema y demostró que, a pesar de lo que pudiera parecer inicialmente, extraer datos de distintas cohortes sin intentar seguir a los individuos a lo largo del tiempo llevará a unas conclusiones más fieles y exactas… ¡siendo además más barato!

Deaton también ha contribuido en gran medida a las comparaciones de renta y pobreza entre distintos momentos del tiempo y distintos países. De él proviene la estimación, hoy aceptada, de que el consumo de un niño corresponde entre el 30% y el 40% del consumo de un adulto, lo cual ha ayudado a redefinir los umbrales de pobreza de los hogares y el número total de personas en pobreza severa en el mundo.

Además, ha ayudado a resolver uno de los problemas clásicos de la economía del desarrollo: el de la relación entre pobreza y malnutrición. Una persona con problemas de malnutrición es menos productiva que una persona que se alimenta correctamente, lo cual podría llegar a concluir que la ayuda al desarrollo debería primar la donación de alimentos sobre el desarrollo económico. Pero sus trabajos muestran como el subdesarrollo es la causa, y no la consecuencia de la malnutrición, y cómo la salida de la pobreza en muchos países trajo consigo un aumento considerable en la ingesta de calorías per capita en dichos países.

En resumen, el Premio Nobel 2015 ha sido otorgado a toda una carrera investigadora centrada secuencialmente en distintos problemas metodológicos y empíricos relacionados con la pobreza y su medición, una serie de trabajos que han influido a infinidad de investigadores del desarrollo que consideran a Angus Deaton uno de los verdaderos padres de este área tan vigente y necesaria.

—————————–

Este resumen ha sido elaborado a partir de las excelentes notas publicadas por el comité que otorga el Premio Nobel:

Consumption, great and small“:

Angus Deaton: Consumption, Poverty and Welfare

2 comentarios

  • Manuel Álvarez  

    Muy buen resumen, gracias.

    Corregir en el último párrafo: “a sido”.

    Saludos limeños.

  • Javier García  

    Gracias por detectar y comentar la errata.
    Abrazos!
    J.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario, o enlace permanente (trackback) desde tu propio sitio. También puedes suscribirse a estos comentarios vía RSS.

Sé educado. Cíñete al asunto. No introduzcas spam.

Puedes utilizar estas tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Está activado Gravatar. Para utilizar tu propio avatar, regístrate en Gravatar.