Sintetia

Artículos relacionados

Volver a los últimos artículos

Pensamiento intuitivo: ¿Zona Euro con o sin Grecia?


Andrés Alonso
Pensamiento intuitivo: ¿Zona Euro con o sin...

Supongamos que nos proponen dos alternativas:

1. Zona Euro con 16 países miembros sanos y fuertes; y uno más que se encuentra en crisis, llamémosle Grecia.

2. Zona Euro con 16 países miembros sanos y fuertes.

¿Cuál prefieren? ¿Zona Euro con o sin Grecia?

La mayoría escoge la opción 2. Mejor tener un buen grupo de países que un grupo mayor pero con un individuo en crisis.

Esta respuesta es un claro ejemplo de la debilidad de nuestro pensamiento intuitivo. Definimos pensamiento intuitivo como aquel que resulta automático, sin esfuerzo, normalmente inconsciente y que se basa en asociaciones coherentes.

Daniel Kahneman, psicólogo y premio Nobel de Economía, nos explica recientemente en una clase magistral las debilidades (y fortalezas) del pensamiento intuitivo.

Una de los debilidades más curiosas de la intuición es que no sabe calcular todo. Hay ciertos cálculos que puede realizar y otros que no, cálculos que requieren pensamiento consciente, con esfuerzo. Hay evidencia que la intuición sabe calcular una media, pero no una suma. El ejemplo típico se obtiene al ofrecer al lector la siguiente imagen:

Grupo de líneas

A la pregunta sobre la longitud de las líneas, la intuición nos permite responder rápidamente la longitud media de las mismas. En seguida sabemos más o menos como son las líneas de largas. En cambio, al preguntarnos por la longitud total de todas las líneas … nos cuesta calcularlo.

De este modo, cuando se nos ofrece una serie de componentes basamos nuestra primera percepción (la percepción y la intuición están íntimamente ligadas) en la media observada.

Veamos otro gran ejemplo que expone Kahneman:

Pensamiento intuitivo: elección entre 2 cestas de bienes

Cuando a los individuos se les pide escoger entre la cesta A (set A: 40 piezas) o la cesta B (set B: 24 piezas), la mayoría se inclina por la B. La intuición rige la decisión, ya que observamos que el valor medio de los componentes de la cesta B es mayor que la A. Ya que la cesta B tiene todos sus componentes enteros y completos. Mientras, la cesta A posee componentes rotos, en realidad, esta cesta posee los mismos componentes que la B y alguno más roto o deteriorado. Luego, en realidad, en términos absolutos, la opción A domina a la opción B (¡ofrece lo mismo o más!).

Así, cuando vemos un cesto con 9 manzanas buenas y una décima podrida, nuestra intuición nos dice que es peor que un cesto con 9 manzanas buenas. Estadísticamente, este funcionamiento de la intuición es lógico: la media es una buena medida defensiva, porque es mucho más descriptiva de la distribucion a la que te enfrentas, y para tomar una decision rapida, es el mejor estadistico. ¡¡ Correcta intuicion !! , pero la media no nos da toda la informacion necesaria, luego en ocasiones es un fallo el guiarnos sólo por la intuicion.

Conclusión: la intuición no sabe sumar, por lo que fiarse solo de ella puede dar lugar a errores. Del mismo modo, es un fallo pensar que una Zona Euro con un miembro en crisis es peor que una Zona Euro con un miembro menos. En la media, estamos peor con Grecia a bordo, pero en términos absolutos, tenemos ahora lo mismo o más que sin Grecia a bordo.

Si echamos a Grecia, nos impaga toda su deuda (según se establezca el nuevo tipo de cambio con su divisa posterior) y perdemos tamaño (activo). Si se queda, impaga toda o parte de su deuda, pero mantenemos tamaño y potencial. Es decir, en la media tenemos una Zona Euro más débil con Grecia a bordo; pero en términos absolutos, echarla no significa ninguna mejora para nosotros.

Otra cosa es lo que Grecia quiera, y además están los análisis sobre el posible contagio que causaría el dejar a Grecia “libremente” salir de la Zona Euro.

Que no nos domine la intuición: está demostrado que en ocasiones falla. Parece que Merkel ha pensado en ello a fondo por ahora, no dejándose llevar por la intuición.

Mostrar comentarios (1)

Comentarios

  • Anónimo

    La pregunta más importante en estos momentos es sin embargo si es mejor o no para Grecia continuar en el euro, que es bien distinta. Al fin y al cabo sus ciudadanos son los que están sufriendo las consecuencias.

    • Article Author

Artículos relacionados

Finanzas

¿Están rompiendo las empresas tecnológicas las reglas de la bolsa?

A nadie se le escapa, y menos a los lectores de Sintetia, la magnitud y rapidez que están tomando los cambios en muchos ámbitos de nuestra sociedad. El de la empresa y los...

Publicado el por Ángel Martín Oro
Finanzas

¿Miedo a perder (en bolsa)? Algunas ideas para afrontarlo

Imagina que empiezas hoy a invertir en bolsa. Lo mejor que te puede ocurrir es que empieces perdiendo. Utilizar ejemplos relacionados con el dinero tiene la ventaja de que nos...

Publicado el por Colaboración