Publicaciones de Cándido Pañeda

Catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Oviedo.

Últimas publicaciones de Cándido Pañeda

El 16 de marzo de 2019 se fue un economista un tanto especial, que, por una parte, era un investigador que medía con el máximo rigor las cosas, con lo que a veces se sorprendía y nos sorprendía con sus resultados, y que, por otra, era una rara avis, pues combinaba con calor y rigor […]

El Premio Nobel de Economía del 2018 ha sido concedido a dos economistas que, siendo muy distintos en muchos otros aspectos, tienen algo en común, ambos se enfrentan al tema del crecimiento económico, aunque lo hagan desde dos perspectivas diferentes: por una parte, a Paul M. Romer, quien convierte en traslúcida la caja negra de […]

Según el informe científico de la Fundación Nobel, Richard H. Thaler ha sido galardonado con el Nobel 2017 por sus contribuciones en tres líneas de investigación: por una parte, la que muestra que las desviaciones respecto al comportamiento racional ideal determinan sistemáticamente las decisiones económicas; por otra, la relacionada con los problemas de autocontrol que […]

El 4 de mayo de 2017 murió el economista William J. Baumol. Hijo de emigrantes del este de Europa, nació en el Bronx (Fort Apache) y cursó sus primeros estudios universitarios en un centro que era «excelente» en filosofía, pero «mediocre» en economía. De ahí que los estudiantes interesados en la economía se rebelaran y «decidieran tener clases paralelas y actuar como profesores».

En el año 2009 se concedió el Premio Nobel de economía a la polítóloga Elinor Ostrom y al economista Oliver E. Williamson. Los tres primeros trabajos de Williamson mencionados en el informe científico de los Premios Nobel son su artículo pionero de 1971 sobre la integración vertical y sus dos libros ya clásicos: “Mercados y Jerarquías” y “Las instituciones económicas del capitalismo”.

Los contratos (por ejemplo, el seguro de accidentes, el contrato de trabajo…) son claves en la marcha de la economía, siempre y cuando estén bien diseñados. Pues bien, a ese buen diseño de los contratos es a lo que se han dedicado los Nobel de Economía de este año: el finlandés Holmström (nacido en 1949 en Helsinki, profesor del MIT) y el británico Hart (nacido en 1948 en Londres, profesor en Harvard) que residen en el Cambridge de Massachusetts.

Su padre, telegrafista de correos y un hombre muy metódico, anotó en su diario que su niño “tenía mucha inteligencia”, pero que “precisaba tener más ilusión, confianza y concentración” y que “le sería beneficiosa una mayor ambición”. El niño se llamaba Ronaldo y se marchó a los 102 años (nació el 29 de diciembre de 1910 y falleció el 2 de septiembre de 2013), tras haber sido galardonado, entre otros honores, con el Premio del Banco de Suecia en memoria de Alfred Nobel (el llamado Nobel de Economía) en el año 1991.

Le encantaba la caza y la pesca, tenía dos ranchos y pilotó un avión propio durante los sesenta. Se “tomo siempre en serio la buena comida y el vino” y, por supuesto, la música y la fotografía le acompañaron durante toda su vida. Además, tuvo tiempo para escribir sobre economía y ello le llevó al Nobel en 1993. Se llamaba Douglass Cecil North, acaba de irse (a los 95 años)  y conviene que veamos lo que nos ha dejado.

Angus S. Deaton nació en 1945, en Edimburgo. Su padre “deseaba medir las cosas” y “creía en la enseñanza” y, consecuentemente, se empeñó en que su hijo tuviera la mejor formación posible. En 1964, ya en Cambridge, en el tiempo libre que le dejaba el rugby, se suponía que Deaton se dedicaba a las matemáticas, pero en realidad “no tenía idea de lo que quería ser o hacer” e intentó, sin éxito (no le dejó su tutor), perderse por los caminos de la filosofía de la ciencia.

En la concesión del Nobel a Arrow sólo se tienen en cuenta sus contribuciones al equilibrio general y a la elección social, pero en aquel momento ya había hecho otras aportaciones fundamentales. Entre ellas, su artículo de 1962 sobre el aprendizaje mediante la experiencia y su artículo de 1963 sobre los servicios médicos. A continuación se introducen brevemente dichos artículos y posteriormente se cierra el artículo con su filosofía y algunos de sus consejos y ejemplos.

A pesar de ser uno de los primeros y el más joven premio Nobel de Economía, Kenneth J. Arrow es muy poco conocido por los ajenos al oficio. En este primer artículo me centraré en lo que le llevó al Nobel de Economía en 1972 y en el segundo mostraré el “otro” Arrow (complementario del anterior, pero muy diferente), su filosofía y algunos de sus consejos y ejemplos.