Sintetia

Artículos relacionados

Volver a los últimos artículos

Un euro bajo no es un euro débil


Andrés Alonso
Un euro bajo no es un euro débil

Hemos asistido recientemente al anuncio histórico de la creación de un vehículo de rescate que proveería hasta 440.000 millones de euros (más 60.000 millones de la puesta a disposición inmediata para los miembros de la ZE de la facilidad de balanza de pagos) a través de la creación de un vehículo de emisión participado por los miembros de la ZE. El mensaje público de este rescate era “salvar al euro”. Así se explicó en alguna prensa el objetivo de la medida de rescate. (Ver noticia en BBC news).

La medida se anunció en un escenario marcado por la caída del euro en su cotización contra el dólar. En cambio, nada tiene que ver un euro bajo, con una Europa débil. De hecho, el mensaje oficial de la medida de rescate era “mantener la estabilidad financiera en Europa”.

El hecho de tener Europa ahora mismo un tipo de cambio más bajo es precisamente una ventaja competitiva para todos los estados miembros. Lo cual ayudará a la recuperación económica de la ZE y, por ende, a la estabilidad financiera de Europa.

Recordemos que las herramientas de política monetaria son (i) el tipo de cambio y (ii) el tipo de interés a corto plazo. En tiempos donde la queja principal de cada uno de los miembros de la ZE por separado es el hecho de no contar con autonomía monetaria (cedida al BCE) para usar el tipo de interés, el hecho de contar con un tipo de cambio devaluado es una forma equivalente de conseguir unas condiciones monetarias más relajadas. Se trata así de ganar competitividad con nuestros socios comerciales. Esto es precisamente lo que necesita la ZE. Unas condiciones acomodaticias vía incremento de la competitividad que nos ayuden a crecer vía exportaciones.

Indice de Condiciones Monetarias (MCI index)

En el caso concreto de España, podemos mirar el tipo de cambio efectivo real (vía costes laborales unitarios) para analizar la competitividad ganada desde la reciente devaluación del tipo de cambio del euro. Cuanto más alto sea (ver gráfico inferior), mejor posición de costes relativos para España. Ahora mismo, si Alemania abandonara el Euro, afrontaría una divisa doméstica (marco alemán) muy apreciado (de nuevo, ver gráfico inferior, DE, línea amarilla).

Tipo de Cambio Efectivo Real

No debemos olvidar que los precios bajistas son una medida de equilibrio tan saludable como los precios alcistas. Saludable para liquidar los mercados y conseguir un equilibrio estable con contribución efectiva tanto de demanda como de oferta.

Para medir la importancia que tendrán en 2010 las exportaciones en la contribución al crecimiento, baste ver que la aportación del sector exterior al crecimiento (0,1% intertrimestral) de la economía experimentado en el primer trimestre del año ha sido de 0,8%. De hecho, en previsión de Funcas, la demanda exterior será crecientemente más importante para España.

Analizando por sectores, España puede aprovecharse fuertemente de un abaratimiento de los precios relativos. En concreto, dado la composición del PIB (ver cuadro) mucho es el énfasis que se viene haciendo al peso del sector de la construcción en la economía. En cambio, mucho mayor es el peso del sector industria y servicios. Es decir, sectores muy sensibles a la contribución de una divisa barata: exportaciones de bienes (industria) y turismo (servicios).

Contribución Saldo Exterior y Demanda Interior al crecimiento

En cierta medida debemos aprovechar el hecho de que el mismo mercado, a falta de discrecionalidad nacional, sea quien trate de equilibrar a la propia economía europea vía precios. Miremos a EE.UU., donde han mantenido a lo largo de los peores tiempos de la crisis un tipo de cambio bajo respecto al euro, consiguiendo una fuente de crecimiento básica para su recuperación.

Un euro bajo no sólo es no es un euro débil, sino una Europa más fuerte.

Tipo de Cambio EUR/USD

Andrés Alonso

Mostrar comentarios (1)

Comentarios

  • Anónimo

    Estoy de acuerdo en casi todo, pero un apunte: el tipo de cambio efectivo real no es en función de los costes laborales. Se trata de una ponderación según el volúmen de intercambio con cada país (o zona monetaria), del tipo de cambio con esa moneda. Es decir, cambia entre países por los diferentes bloques comerciales con los que se relacionan (y por la inflación propia, puesto que es “real”)

    • Article Author

Artículos relacionados

Expertos

Luis Carbajo: “Internet permite llegar a clientes que no es posible captar de la manera tradicional”

Cada vez son más las personas y más la cantidad de productos que compramos por Internet. La fiesta acaba de empezar. Pero es una fiesta compleja, que está poniendo ‘patas arriba’...

Publicado el por Javier García
Estrategia

Cuando el futuro es una prórroga del pasado

Las empresas responsables son perfectamente conscientes de los cambios que deberán afrontar. Lo contrario sería vivir en la inopia o militar en una arrogancia propia de aquellos...

Publicado el por Xavier Marcet