Publicaciones de Mª Luisa de Miguel

Acompañó a personas y organizaciones para lograr sus metas. Coach Ejecutiva y Mentora Senior certificada internacionalmente AICM, AECOP, EMCC. Speaker y Escritora. Consultora especializada en mentoring, liderazgo, gestión de equipos, coaching, desarrollo talento, gestión del cambio, creatividad, educación, aprendizaje y desarrollo organizacional, diversidad e inclusión, motivación y bienestar y engagement personal y organizacional.Creadora de la metodología Integral Generative Mentoring. Autora, entre otros del libro “Mentoring, un modelo de aprendizaje para la excelencia personal y organizacional” Ediciones Pirámide 2019. Más de 50 programas de mentoring implantados en diferentes organizaciones de todo el mundo, más de 5000 mentores y mentoras formados y más de 2000 horas en procesos de coaching y mentoring.

¿Te has preguntado alguna vez que quiere realmente una empresa de ti? ¿Qué es lo más importante en el desarrollo de tu carrera profesional? A pesar de que parece existir una gran afición, más que convicción, en el contexto actual de las empresas, por incorporar los conceptos de gestión del talento, apuesta por las personas, inteligencia emocional, desarrollo de carrera… al final si hacemos la foto de conjunto, vemos que las empresas contratan por lo que las personas saben (formación académica o experiencia) y despiden por lo que las personas son (falta de adaptación al cambio, falta de motivación, falta de actitud positiva).

Si echamos la vista atrás, seguramente podremos recordar alguna situación en la que alguien nos contó una historia, real o ficticia, de la que extrajimos un aprendizaje. Las moralejas de los cuentos que nos leían en la infancia tenían ese objetivo ejemplarizante y educativo. El aprendizaje a través de historias que nos cuentan es una técnica muy antigua, que actualmente se está recuperando como herramienta para el desarrollo de competencias.

La psicología humanista, liderada por Abraham Maslow coloca al ser humano en el centro de los procesos organizacionales, esto ha supuesto cambios, al menos conceptuales en la disciplina económica. Ya no se habla de la gestión de los recursos humanos, sino de la dirección de personas. Las personas pasan a ser el activo más importante en las empresas, pues son portadoras de saberes que son transferibles, intercambiables, acumulables y regeneradores.