Publicaciones de Elena Arnaiz

ElenaElena Arnaiz es Licenciada en Psicología por la Universidad de Oviedo y ha realizado un programa de Dirección de Recursos Humanos en Indae. Toda su trayectoria profesional ha estado vinculada al ámbito de los Recursos Humanos, la formación y la orientación profesional. Experta en Coaching por ICF trabaja en el ámbito de la consultoría para el desarrollo profesional. Elena está volcada en la realización de programas individuales de asesoramiento para el desarrollo profesional y la impartición de diferentes talleres y acciones formativas relacionadas con Branding Personal así como Talleres prácticos de redes sociales y su utilidad para el desarrollo de marca personal. Es docente del módulo Marca Personal y RRHH en el Máster de Dirección de Recursos Humanos organizado por AEDIPE y la Cámara de Comercio de Gijón y, próximamente, en el Curso de Experto Universitario en Dirección de Recursos Humanos de la Universidad de Oviedo.

Últimas publicaciones de Elena Arnaiz

Todo aquello que tú haces o que permites que ocurra en tu organización y que NO genera valor ella, o para tus clientes, es desperdicio. Y en el área de la gestión de personas, compruebo que cada día estás desperdiciando, con total impunidad e inconsciencia, la mayor de tus riquezas: el talento de tu organización. […]

La supervivencia de nuestras organizaciones pasa necesariamente porque nos enamoremos del cambio. Necesitamos integrar el cambio constante en nuestro día a día para mejorar. No se trata tanto de instalar un proceso de mejora continua como de ser conscientes de que la empresa tiene que aprender a vivir en el cambio. A vivir en él […]

“Si no puedes medirlo, no puedes gestionarlo” (Peter Drucker) Medir datos en gestión de personas es difícil. Como es difícil, me da pereza hacerlo.Como me da pereza y no tengo conocimiento, no lo hago (o mido cosas fáciles e inútiles para aliviar mi conciencia o me invento que en gestión de personas no es necesario hacer […]

Se nos olvida una y otra vez lo importante. Dirigimos nuestra atención a los aspectos más llamativos, a los que más ruido hacen y nos alejamos del foco principal de actuación, siempre más discreto y tratando de pasar inadvertido. De esta manera, nos miramos y lo hacemos más por fuera que por dentro, nos preocupa más nuestro pelo que nuestros pies, y nos fijamos más en la chapa de nuestro coche que en sus ruedas.