Sintetia

Artículos relacionados

Volver a los últimos artículos

Una nueva era para empresarios y startups ha comenzado


Martin Zwilling
Una nueva era para empresarios y startups ha...
Desde la reciente recesión y, en parte provocado por ella, estoy viendo un verdadero resurgimiento del espíritu empresarial y más actividad que nunca de startups. Creo que los días de la mentalidad del “trabajo=empleo” están afortunadamente desvaneciéndose, con cada vez más gente busca satisfacción en hacer del mundo un lugar mejor para divertirse en cualquier parte, en vez de tolerar trabajos en los se entumece el cerebro.

startups. venture capital, digital

De acuerdo con el Índice Kaufman de Actividad Emprendedora (KIEA), la tasa de emprendimiento en los Estados Unidos está claramente por encima de la burbuja de las punto .com de hace 15 años, aunque nos hemos desviado un poco del máximo alcanzado en 2011 de 320 nuevos empresarios  por cada  100.000 adultos. Además hay que sumar los más de 20 millones empresarios sin asalariados, y que cada día aumenta. En caso de que estés pensando en unirte a este colectivo, hay noticias alentadoras que te pueden ayudar en muchos frentes: 1.- Las valoraciones de startups de éxito han alcanzado máximos históricos. Actualmente, un número sin precedentes de startups, fácilmente 25 pero posiblemente más de 40, han alcanzado una valoración de más de 1.000 millones de dólares, de acuerdo a la información publicada por The New York Times. Dentro de un año se prevé que alcancen la cifra de las 100. Y, en consecuencia, un número record de empresarios (y empleados) son cada vez más ricos. 2.- La salida a bolsa (IPO) es una posible estrategia de salida. Según un reciente informe, un récord de 156 compañías salieron a bolsa en 2013 en Estados Unidos, con una facturación de más de 38.000 millones de dólares. Esto supone un 65 % de incremento respecto a las empresas que salieron a bolsa en 2012, con mayores recursos movilizados desde el año 2000. Twitter fue una de las más salidas a bolsa más destacadas, y su capitalización actual supera los 38.000 millones de dólares. 3. La financiación en las primeras etapas de las startups es más posible que nunca. Según David S. Rose, CEO de Gust, las empresas de capital riesgo financiaron la creación de unas de 1.500 startups en el último año en Estados Unidos, con más de 50.000 inversores. Por supuesto, a más startups, más duro es el camino. En capital riesgo solo una de las 400 solicitudes consigue financiación, y los business angels (inversores privados no profesionales) limitan su atención a una de cada 40 compañías que analizan. No es de extrañar que el 90 % del éxito de las startups todavía esté por arrancar. 4. El coste de entrada para una startup está a niveles mínimos. Recuerdo cuando para crear una página web para hacer comercio electrónico era necesario invertir fácilmente una inversión superior al millón de dólares. Ahora puedes crear una página web casi por nada y continuar adelante con tu última invención o servicios personales. Puedes crear aplicaciones móviles por menos de 10.000 dólares, así que, ¿quién necesita un inversor? 5. Las incubadoras y los aceleradores de startup están surgiendo por todas partes. Las incubadoras de negocio estuvieron de moda antes de la burbuja de las .com (700 con fines de lucro y muchas más sin ánimo de lucro). Después del estallido de la burbuja y de la recesión, más del 80 % desaparecieron. Ahora regresan con lo mejor a cada comunidad, incluso aportando recursos para graduados. 6. El mundo es ahora un mercado único, tanto homogéneo como heterogéneo. Los empresarios pueden ahora pensar en una oportunidad de forma global, pero empezar desde el primer día a ejecutarla a nivel local. Este enfoque, popularmente conocido como “glocalización”, significa que puedes diseñar y proporcionar soluciones globales que tienen relevancia total en todos los mercados locales que planees abordar. 7. Las redes sociales son un impulso las startups. Actualmente, con la llave de las plataformas de redes sociales, una startup puede perfeccionar un producto, crear una marca y hacer crecer su negocio con un coste muy bajo y una alta capacidad de interacción, que no era posible anteriormente. Los elementos incluyen comunicaciones, plataformas móviles, y servicios basados en la localización. 8. Grandes corporaciones han perdido su capacidad de innovar. Grandes conglomerados empresariales, que fueron las máquinas del crecimiento y viabilidad en el siglo veinte, han comprobado por sí mismas que son incapaces de innovar y que tienen una imagen pública empañada debido a las dificultades financieras y a una gestión deficiente. La mayoría pretenden ahora comprar startups para incorporar tecnología y producto. 9. Las mujeres son una fuerza emprendedora en expansión. Casi el 20 % de las mujeres jóvenes aspiran a liderar su propio negocio (15% en 2008), de acuerdo con un sondeo reciente en The Telegraph. Ellas tienen inherentemente una ventaja, controlan más del 70 % de la renta familiar y más de 20 billones de dólares de consumo (en Estados Unidos). 10. Los Baby Boomers se están incorporando al juego en números récord. El porcentaje de empresarios Baby Boomer que empiezan un negocio ha crecido desde un 14,3 por ciento en 1996 a un 23,4 por ciento en el último año. De hecho, en cada uno de estos últimos 15 años, los boomers de entre 55 y 64 años de edad han tenido una tasa mayor de actividad empresarial que los de la ’generación’ del milenio. Respecto al futuro, un comunicado de prensa de la Asociación Nacional de Capital Riesgo y del Dow Jones predice que en 2014 se producirán más buenas noticias en varios frentes para los empresarios, incluyendo más inversión, mayor volumen de Ofertas Públicas Iniciales (IPO), mayores oportunidades de empleos en las startups, e incluso mejoras en la economía. Igualmente nos recuerdan que no todo es de color de rosa, dándose continuos cambios en la economía y un Congreso paralizado que podría cambiar todo. Una de las mayores cuestiones respecto a la posibilidad de ser empresario hoy en día es que puedes contribuir a contrarrestar estos desafíos y, de hecho, cambiar la manera de pensar y de comportarnos en el mundo de los negocios, en nuestra comunidad y en nuestra sociedad. La imagen de los empresarios está en su punto álgido, así que, ¿por qué deberías de seguir trabajando en un empleo que odias o que no te aporta satisfacción? Da un paso hacia la nueva era empresarial, en donde la definición de “trabajo” sea algo que amas. No es demasiado tarde para empezar.

También puedes consultar el artículo original.

Mostrar comentarios (1)

Comentarios

  • Bill Morillo

    Muy buen artículo, incluso instituciones educativas (pre and post grado) no solo han integrado en su currícula programas completos de emprendedores, pero también han creado áreas incubadoras y aceleradoras. Creo que recien se esta empezando a despegar.

    • Article Author

Artículos relacionados

Estrategia

Cómo poner el foco en las ideas de negocio que pasan a la historia

La verdadera innovación aún es escasa en el mundo empresarial. Todo el mundo habla de innovación, pero la mayoría de los planes de negocio que veo en realidad están trazados con...

Publicado el por Martin Zwilling
Expertos

Andy Stalman: “o los profesores potencian su factor humano y su creatividad o serán sustituidos por tablets”

Me lo devoré del tirón. Esto es lo que pasa cuando lees un libro que te inspira, muy bien editado y con muchas pequeñas joyas. Esto es HumanOffOn, la nueva obra de Andy Stalman,...

Publicado el por Javier García