De la Información al Conocimiento


Javier García
De la Información al Conocimiento

El economista jefe de Google, Hal Varian, manifestaba en una entrevista a al Mckinsey Quarterly que los derechos de propiedad intelectual han cambiado de forma radical. Así, por ejemplo, se pasó del “Copyright 1997. No distribuir”, al “Copyright 2009. Pincha aquí y envíalo a tus amigos”. Ya está casi establecido que el verdadero valor no se concentra en la información, ni si es nuestra o no lo es. Está en aportar valor a partir de la misma. Hay mucha información que nos llega todos los días por todos los medios: móvil, Webs, blogs, televisión, miles de canales distintos, redes sociales, y un largo etcétera. ¿Hay alguien que pueda decir hoy que no se siente informado? Tras un viaje “desconectado” de la red puedes llegar al hotel, descansar, conectarte con un portátil y tener acceso a todo lo que ha pasado en el mundo. Mientras trabajábamos, hemos usado iPhone, Blackberry, incluso conexión 3G para acceder a sitios Webs que necesitábamos consultar. Se camina hacia un acceso a Internet desde cualquier lugar, a cualquier hora, como si entrásemos en una realidad virtual inagotable e increíble.

Pero, como el propio Varian dice, la información abundante no soluciona todos nuestros problemas. No por disponer de más datos tomamos mejores decisiones. Si vas a un supermercado y ves 15 marcas de tomate frito, a veces no tienes criterios para valorar cuál es el mejor o el peor además del precio, pero éste no es el único indicador. Además, suele ocurrir que, de las 15 marcas, 2 ó 3 son de propietarios con ingredientes similares, pero llevaría mucho tiempo investigar las 15 marcas de tomate. Este fenómeno es importante. El resto es digerir la información, disponer de las habilidades y capacidades necesarias para comprenderla, para aplicar sobre ella esquemas lógicos de pensamiento que generen valor. Y eso, en palabras de Varian, es verdaderamente escaso. El propio Varian dice que si los ingenieros fueron los profesionales estrella en los 90, en las próximas décadas lo serán los estadísticos y quienes sean capaces de traducir la información en algo con valor y utilidad para tomar mejores decisiones.

Aquí un vídeo realmente brillante de Hans Rosling, al que se le ocurrió algo realmente potente como es http://www.gapminder.org/, donde se muestran de forma increíblemente atractiva distintos datos e información, transformándolos en conocimiento con claras conclusiones de política económica y social:

Actualmente es muy fácil opinar y distribuir opinión por el mundo. Lo difícil es saber si la opinión está bien construida, si ha pasado o no filtro alguno. Tan problemático es disponer de poca información como estar saturado de ella.

Las nuevas tecnologías permiten a las empresas conocer y medir muchísimas cosas. Hoy se sabe cuándo uno sube a un autobús, cuándo llama al móvil, cuándo hace click en una web, cuánto tiempo pasa, qué temas de interesa, qué compras hace con su tarjeta de crédito…, pueden existir datos de casi cualquier aspecto de los clientes. La clave pasa por saber procesarla, usarla, y mejorar en base a ella. Nos hemos obsesionado por medir, por disponer de información de todo tipo. Ahora el valor está en convertirla en algo útil, y ahí estarán las oportunidades de negocio. Así, por ejemplo, Varian considera que la gran capacidad de innovación de Google surge, entre otras muchas cosas, de su gran habilidad para tratar y aprender de la inmensa información que reciben.

De hecho, Sintetia ha nacido, precisamente, para filtrar y analizar la información económica que aporte valor a aquellas personas interesadas por la Economía.

Mostrar comentarios (0)

Comentarios

Artículos relacionados

Estrategia

La innovación egoísta

La innovación egoísta se produce en un entorno muy...

Publicado el por Juan Sobejano
Finanzas

¿Están rompiendo las empresas tecnológicas las reglas de la bolsa?

A nadie se le escapa, y menos a los lectores de Sintetia, la magnitud y rapidez que están tomando los cambios en muchos ámbitos de nuestra sociedad. El de la empresa...

Publicado el por Ángel Martín Oro