Doomsday Dollar Day (un divertimento de economía-ficción)


Sebastián Puig
Doomsday Dollar Day (un divertimento de...

China, siglo XXI, en un futuro no muy lejano…

shanghaiworldfinancialcenter78

Cuando el Ministro de Finanzas de China anunció la medida, la enorme y abarrotada sala de prensa del flamante Shangai World Financial Center quedó sumida en un silencio largo y ominoso. Los presentes esperaban alguna noticia importante, pero nunca aquello. 

Las tensiones financieras de los últimos meses, consecuencia de unas renovadas y cada vez más extravagantes maniobras monetarias de la Reserva Federal estadounidense, secundadas mansamente por Japón y Reino Unido, habían recrudecido la guerra de divisas a escala global, provocando graves desajustes en muchas economías, en especial la china. Al gigante asiástico se le había acabado la paciencia; el sistema financiero norteamericano no podía seguir detentando el poder económico mundial por más tiempo. China ya era la mayor economía del planeta, y ello debía quedar reflejado, de una vez por todas, en el tablero geopolítico global. Los crecientes desequilibrios internos del país, además, presionaban a sus dirigentes a actuar con determinación. 

– Ha llegado el momento – explicó el ministro, circunspecto. E hizo su anuncio.

El Banco Popular Chino, emisor del Yuan y Banco Central de la República Popular de China, había decidido emitir una nueva moneda, el Golden Yuan (GDY), respaldándola inicialmente con 2.000 toneladas métricas de oro. China, añadió el ministro, mantendíra reservas adicionales del metal precioso por una cantidad no especificada. El oro había sido depositado en bóvedas adhoc de Londres y Singapur a cargo del Golden Yuan World Bank, entidad radicada en la City londinense que actuaría de agente fiscal.  Un Golden Yuan equivalía a un kilogramo de oro puro. Cualquier agente podría adquirir Golden Yuan mediante la aportación de la pertinente cantidad de oro. 

Después del anuncio, vino aquel silencio. Segundos después, el caos. El reinado del dólar había llegado a su fin.

Esta pequeña ficción con la que hemos empezado el artículo no dista mucho de ser una realidad muy factible, y ha sido formulada por diversos analistas en los últimos tiempos, como por ejemplo Michael Snyder o James Rickards. El efecto de una iniciativa como la descrita provocaría una devaluación inmediata del dólar, desplazándola como moneda de referencia mundial. Dicha iniciativa podría tener además el apoyo a posteriori de las naciones más favorecidas por la caída de la moneda estadounidense, trastocando el equilibrio geoestratégico global.

Para los Estados Unidos sería una catástrofe sin paliativos. Al perder la divisa su condición de reserva, los tenedores extranjeros de deuda estadounidense se desprenderían masivamente de sus títulos. Como consecuencia, los tipos de interés del Tesoro aumentarían de manera exponencial, empeorando el ya de por si enorme déficit nacional (mayores pagos de los intereses de la deuda). Ello obligaría a incrementar sustancialmente los impuestos, comprometiendo el crecimiento de forma severa, o por el contrario, la Reserva Federal tendría que monetizar la deuda, provocando hiperinflación. Un escenario muy similar al sufrido por la moneda alemana durante la República de Weimar tras la Primera Guerra Mundial, con resultados sobradamente conocidos.

La dimensión de la crisis económica así provocada comprometería la posición estratégica global estadounidense. Incapaz de sostener su potencial militar, su pérdida de influencia en los asuntos internacionales sería definitiva. Y todo ello sin descartar un conflicto militar como resultado final de todo el proceso desestabilizador.

¿Cisnes Negros? ¿Exageraciones? ¿Catastrofismos varios? ¿Apetencia insana por el Armaggedon Financiero? Tal vez, pero no estaría de más que leyeran este reciente post (en inglés) publicado en Zero Hedge: “9 Signs Than China Is Making A Move Against The U.S. Dollar“.

Inquietante ¿no? Y todo por culpa de un sistema monetario frágil, deficiente y sustentado, cada día más, en humo.

Hasta la próxima entrada. Saludos cordiales desde Washington.

Mostrar comentarios (8)

Comentarios

  • Juan

    Sebastian,

    Hay alguna evidencia empirica de que lo que dices sea un resultado necesario?

    ZeroHEdge no es el blog mas reputado.

    Krugman lo tiene bastante claro:

    http://krugman.blogs.nytimes.com/2013/10/22/godwin-and-the-greenback/

    http://krugman.blogs.nytimes.com/2011/05/29/reserve-currency-mysticism/

    • Article Author
  • Sebastián Puig

    Juan, qué quieres que te diga, me citas a Krugman, que por muy premio Nobel que sea, no es precisamente una referencia en cuanto a predicciones acertadas y evaluaciones correctas de la realidad económica actual. De todas formas, ya el título anticipa de que estamos en el terreno de la economía-ficción.

    Dicho esto, cabe añadir que son numerosas las evidencias demuestran que existen actores internacionales con motivos para desdencadenar acciones como la descrita, o similares. Además, hoy más que nunca, se dispone de los medios para efectuarlas. Finalmente, las debilidades estratégicas del sistema financiero proporcinan la oportunidad para su éxito. Motivos, medios, oportunidad… la tríada básica para no descartar una amenaza. Profundizaremos sobre ello en el próximo artículo. Gracias por tu aportación.

    • Article Author
  • Ángel

    Interesante posibilidad, pero viendo como China es el mayor tenedor extranjero de deuda americana (casi 1,3 billones según el tesoro http://goo.gl/oL3p7R) se hace difícil de imaginar a las autoridades chinas tomando una decisión que hundiera el valor de los bonos americanos.

    • Article Author
  • Sebastián Puig

    Ángel, no es tan difícil de imaginar, y en la continuación del artículo os explicaré cómo. Un abrazo.

    • Article Author
  • Juan

    Sebastian,

    No me interesa quien es Krugman, si no sus argumentos. Mucha menos credibilidad tiene Zero Hedge.

    2000 toneladas de oro (~100k millones de dolares) me parece muy poco para cambiar de moneda de reserva. y tampoco entiendo muy bien las ventajas para paix X de que todo el mundo haga transacciones en moneda X, mientras sea creible que el valor de la moneda X se mantenga estable respecto a otras.

    • Article Author
  • Sebastian Puig

    JUan, ya me dirás porque te parece muy poco. De hecho, se podría iniciar un movimiento como el descrito con muchas menos toneladas. La operación trata de quebrar lo que mantiene el deficiente sistema actual, que es la confianza. Y ésta cada vez es más volátil. Tampoco creo que hayas leído bien el artículo que enlazo. Hace una mera tesis, pero describe unos hechos muy reales que están ocurriendo. China está produciendo y comprando oro masivamente. Por otro lado, cada vez son mayores y más extensos sus acuerdos de divisas con vecinos y aliados económicos. Y el yuan va ganado terreno, paso a paso.

    • Article Author
  • Juan

    Porque USA crea esos ~$100k millones solo en un mes (QE).
    Yo creia que lo que China intenta es reducir los costes de transaccion y depender menos de una posible fluctuacion del dollar.

    Pero eso no significa que pretende convertirse en la moneda de reserva para obtener algun tipo de ventaja. Desde mi ignorancia, me gustaria saber si hay realmente alguna ventaja (por ejemplo, algun estudio que mire cuando se hizo el cambio de la libra al dolar)

    • Article Author
  • Sebastian Puig

    Ventajas de ser moneda de reserva, todas… Pongamos el ejemplo más actual y paradigmático, la moneda estadounidense. El dólar ha venido disfrutando del triple privilegio de ser la moneda de reserva global por excelencia, unidad de cuenta (divisa para facturación y emisión de valores) y medio de cambio (en los pagos internacionales). Con ello, Estados Unidos ha podido seguir financiando su grandes déficits exteriores en condiciones inmejorables, pidiendo prestado de otros países mediante la emisión de deuda en dólares, e imprimiendo luego más dólares para pagar dicha deuda. La hegemonía del dólar no es más que el reflejo económico de la hegemonía geoestratégica norteamericana tras la Segunda Guerra Mundial, que sustituyó a la primacía británica (y la de su moneda, claro está).

    Hagamos un poco de historia: justo antes de finalizar la Segunda Guerra Mundial, en 1944, la Conferencia de Bretton Woods estableció la primacía económica estadounidense por la vía hegemónica del dólar.

    En Bretton Woods se estableció un “patrón dólar” que fijaba dicha divisa en un valor de 35 dólares la onza de oro, constituyéndose como referencia para el resto del mundo. También se acordó, entre otras cosas, la creación del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, dos instituciones que han sobrevivido hasta nuestros días.

    En los años 50 y 60, Estados Unidos utilizó el dólar para impulsar sus objetivos estratégicos, primero mediante el “Plan Marshall” para la reconstrucción de Europa Occidental (su principal comprador), y posteriormente utilizando políticas monetarias expansivas con el fin de financiar su crecimiento.

    ¿Vas viendo la ventaja de ser moneda de reserva?

    Hay mucha literatura económica al respecto.

    Un libro clásico y muy interesante es, por ejemplo, “The Theory of Money and Credit” de Ludwig von Mises.

    • Article Author

Artículos relacionados

Economía

Robin Kiely: “las aerolíneas de bajo coste han aportado un gran valor a la integración europea”

Cuando solía viajar por trabajo a Bergamo (cerca de Milán), desde Zaragoza, lo hacía casi siempre con Ryanair. Viajaba desde allí por precio, porque era el trayecto más cercano...

Publicado el por Fernando Lázaro
Economía

Las aceleradoras quedan bautizadas: el Vaticano y la Burbuja Emprendedora

Me estoy imaginando la escena, y todo lo que se parezca a la realidad será mera casualidad:

— ¿Y dice usted que con esto llamaremos la atención de...

Publicado el por Javier García