Derivados, swaps, futuros…esos instrumentos del diablo


Mercedes Storch
Derivados, swaps, futuros…esos...

financial_productsTal como titulaba Fernán Gómez “Las bicicletas son para el verano” y si vuelvo a mi niñez-adolescencia también recuerdo las largas tardes de verano leyendo todo lo que cayera en tus manos. Y de esa época recuerdo un tipo de novelas de aventuras que prometía al lector la posibilidad de elegir entre diferentes finales, y como los derivados son un tema bastante arduo propongo el enfoque lúdico para arrancar este septiembre.

Si al leer el título:

a)   Has pensado que es totalmente cierto, no sabes mucho del tema pero debe ser algo malo y relacionado con cultos satánico-financieros, te invito a leer el artículo desde el microcapítulo 1.

b)   Si sabes lo que es un derivado pero tienes curiosidad por saber las implicaciones de los derivados en la financiación soberana griega e italiana puedes pasar al microcapítulo 2.

c)    Si has leído el título y estás ofuscado, seguramente seas un trader, y puedes leer directamente el microcapítulo 3 y a continuación ir a promocionar el consumo interno en una terraza.

Microcapítulo 1 ¿Qué es un derivado y para qué sirve?

Un swap es “un acuerdo por el cual dos partes pactan intercambiar dos corrientes de pagos de intereses en la misma (swap de tipos de interés) o en diferentes monedas (swap de divisas). Dichas corrientes pueden ser ciertas o no en el momento de acuerdo, pero en todo caso en dicho acuerdo quedan establecidas las bases sobre las que serán calculadas”1.

Existen otros tipos de derivados (forwards, futuros y opciones) pero por simplificar nos centraremos en los swaps, también denominados derivados de cobertura. Aunque al hablar de flujos inciertos e intercambios pueda parecer que estos instrumentos estén destinados al oscurantismo es con un ejemplo como mejor podremos entender su funcionamiento y aplicación.

Si una empresa que siempre ha comprado y vendido en España con todos sus flujos en euros, comienza a comprar a un proveedor chino y se compromete a hacerle unos pagos en dólares durante el próximo año se arriesga a que el tipo de cambio EUR/USD varíe mucho y que sus costes, por tanto, también fluctúen. Tendrá un gasto en dólares (USD) y sus ingresos en cambio son el euros (EUR) y ante este riesgo podrá contratar un derivado con una entidad financiera con el que predetermine que dicha empresa se compromete a unos pagos concretos al banco en EUR y, a cambio de una comisión, el banco asuma hacer los pagos en USD que tenía comprometidos con su proveedor.

De igual forma, si una entidad financiera presta a tipo variable todas sus hipotecas que son sus ingresos pero se financia a tipo fijo, querrá cubrir el riesgo de fluctuaciones de tipo de interés. En función de cómo sea el balance de un banco, puede estar más o menos interesado en asumir posiciones que sean contrarias a los riesgos de su balance. El mercado de derivados es un mercado OTC (Over The Counter) o mercado no organizado que significa que se liquida entre las dos partes interesadas sin estar supervisados, lo que les otorga una cierta opacidad.

Al proyectar una serie de flujos, en un derivado existen infinitas posibilidades de variación en la construcción de los mismos en función de las necesidades e intereses de la entidad que contrata. Igualmente, una entidad puede tener una visión sobre lo que ocurrirá en el futuro y “apostar” o tomar una posición sobre esa visión. Estos cambios en los flujos siempre se ajustan al principio de equivalencia financiera.

Tras leer este microcapítulo:

a)   Todavía tienes curiosidad por saber las implicaciones de los derivados en la financiación soberana griega e italiana puedes pasar al microcapítulo 2.

b)   Hoy no es tu día así que será mejor dejar el resto del artículo para mañana e ir a promocionar el consumo interno en una terraza.

Microcapítulo 2. Grecia e Italia y el uso de derivados.

El pasado 26 de junio el periódico Financial Times publicó un artículo2  sobre un informe confidencial del Tesoro italiano en el que se recogen operaciones que permitieron retrasar en el tiempo compromisos de pago con determinados bancos internacionales con el consecuente sobrecoste.  Esas operaciones se contrataron a finales de los años 90, justo cuando Italia entró en la Eurozona, y mediante los cuales suavizó sus datos de déficit asumiendo compromisos futuros. Así, Italia logró alcanzar un déficit del 2,7% en 1998 sin incrementar sustancialmente sus tasas impositivas y reduciendo sus gastos sólo livianamente.

Quizá lo más morboso del asunto es que Mario Draghi, cabeza del Banco Central Europeo,  fuera el director general del Tesoro italiano en el mismo período. La exposición de la cartera de derivados italiana puede generar fuertes pérdidas si existieran cláusulas que obliguen a su ejecución (break clauses) como ocurrió a principios de este año con algún swap y opción contratados con Morgan Stanley por importe de  2.570 millones de euros. En un cruce de acusaciones, fuentes oficiales italianas aluden a que estas operaciones fueron cerradas con la connivencia de las autoridades europeas.

En mayo de 2011, Eurostat confirmó en un informe que el Tesoro griego utilizó unos contratos de permuta de divisas diseñados por Goldman Sachs para rebajar su déficit. En el año 2001, Grecia firmó con el banco estadounidense 13 contratos de intercambio (swaps) de divisas con el euro. Estos contratos se hicieron a un precio diferente al de cotización en el mercado, lo que provocó que el Gobierno griego redujera su deuda en 2.400 millones de euros por el proceso de conversión de divisas.

En el año 2005 los contratos fueron reestructurados de forma significativa alargando los vencimientos que pasaron de estar concentrados en el periodo 2008 a 2016 a extenderse entre 2009 y 2037. “El importe nacional fue reducido y los tipos de interés aplicados también se modificaron”, constata Eurostat. La oficina europea subraya que las maniobras “no son las que se observan en las prácticas normales de mercado”.

En 2008 Eurostat hizo una consulta formal sobre los compromisos de derivados de todos los estados miembros. Tras varias visitas durante el año 2011, Eurostat encontró numerosas irregularidades en la contabilidad pública.

En este punto hay que destacar que la contabilidad pública no da información sobre los instrumentos derivados.

Tras leer este microcapítulo:

a)   Vale, estás algo cansado pero leer las conclusiones no te llevará más de 2 minutos y podrás comprobar si coinciden con las de la autora. Puedes pasar al microcapítulo 3.

b)   Hoy no es tu día así que será mejor dejar el resto del artículo para mañana e ir a promocionar el consumo interno en una terraza.

Microcapítulo 3. Conclusiones.

Los derivados son operaciones que permiten una mejor gestión de riesgos y de balance. Aproximarlos a actividades fraudulentas sólo puede achacarse al desconocimiento de este mercado que permite que muchas empresas y entidades operen con mayor seguridad. El mayor problema que los casos griego e italiano han puesto de manifiesto es la opacidad de sus contabilidades públicas. Los errores en la contabilidad griega no se limitaban a derivados sino a la contabilización de la financiación local, subvenciones, etc. La pérdida de credibilidad de la contabilidad pública griega llevó a que junto con la aprobación de ayudas al país heleno se creara la Troika, también conocidos como los “hombres de negro”, para la supervisión del cumplimiento de objetivos, … de aquellos barros estos lodos.

No sé a ustedes, pero cuando se confirmó la corrección del dato de déficit español de 2012 un escalofrío recorrió mí espalda al sopesar la transcendencia de la pérdida de credibilidad soberana.

1 Manual de Instrumentos derivados. Tres décadas de Black-Scholes. Roberto Knop.

2 Italy faces restrucutres derivatives hit, Guy Dinmore

Mostrar comentarios (3)

Comentarios

  • PETER

    Recomiendo actualizar el link al libro de Roberto. Ultimamente ha ido sacando nuevas ediciones de todos sus manuales, y hay una del referido en ese vinculo de 2013, actualizada y ampliada. El titulo solo cambia que ahora dice 4 decadas de Black-scholes

    • Article Author
  • Javier García

    Me lo puedes pasar? Gracias!

    • Article Author
  • Sebastián Marco

    El libro de Roberto Knop además tiene una web propia http://www.manualderivados.com en la que anuncian que irán compartiendo información y recursos.

    • Article Author

Artículos relacionados

Finanzas

La ‘caja negra’ de la financiación de startups

Te propongo un trato de inversión: me das 20€, los metemos durante un mes en una caja a buen recaudo y te los devuelvo en dos meses. Nadie tiene acceso a esa caja. ¿Cuánto...

Publicado el por Javier García
Finanzas

Vendo un billete de 100€ por 590€

¿Tú aceptarías comprar un billete de 100 euros por 590? A primera vista parece algo muy absurdo. Pero si diseñamos los incentivos correctos, nuestra forma de tomar decisiones...

Publicado el por Javier García