Trece cisnes negros para 2013


Andrés Alonso
Trece cisnes negros para 2013

Acabamos el año 2012 sabiendo que no llega el fin del mundo y que los mayas aciertan tanto como los economistas haciendo profecías. Además, la bolsa supera los 8.000 puntos con fuerza y la prima de riesgo baja de los 400 puntos básicos. El Gobierno nos dice que 2013 será el último año de esta crisis y parece que por fin puede reinar el optimismo… ¿O no? Afortunadamente, siempre nos quedarán los cisnes negros para todos aquellos creyentes de la incertidumbre permanente. Cuando algo muy improbable, pero con gran impacto, se materializa, decimos que estamos ante un cisne negro, término que popularizó Nassim Nicholas Taleb.

Precisamente, queremos hablar de cisnes negros. Nos hemos inspirado en FT Alphaville, donde leímos una lista de cisnes negros para el año 2013 que es muy recomendable repasar. Por supuesto, una lista con razones para la catástrofe menos esperada tenía que contener, ni más ni menos, que trece propuestas:

1. La Fed financia la compra de acciones.

2. Grecia descubre reservas de gas por un valor superior al de la deuda nacional.

3. Suecia, Turquía y Brasil consiguen la paz en Oriente Medio.

4. La coalición del Reino Unido se disuelve y se convocan elecciones.

5. La carrera hacia los tipos de interés negativos lleva a todas las bolsas al alza.

6. Corea del Norte se abre y se relaja la tensión.

7. Irán se vuelve menos agresivo o más volátil.

8. Se rompe la correlación entre los tipos de cambio y la bolsa.

9. Sube la tensión en el sur en China.

10. El Sáhara genera la potencia eléctrica (solar) que necesita toda Europa.

11. Los mercados comienzan a poner precio al cambio climático.

12. La burbuja de los bonos emergentes estalla.

13. El Gobierno de Malasia pierde las elecciones.

Hay un mantra muy habitual en finanzas: lo más probable es que mañana todo esté como hoy. Si pensamos que vivimos en un paseo aleatorio, la embriaguez nos hará avanzar en eses pero, al final, siempre llegaremos a casa. Sin embargo, también hay quien piensa que lo que marca nuestra vida son los eventos extremos (para los más técnicos, outliers), y por ello suelen recomendarnos que tengamos cuidado, no sea que nos choquemos con un árbol de camino a casa y acabemos en un sitio totalmente inesperado.

Nosotros hemos optado por repasar eventos potenciales con gran impacto, perocentrados en España. Incluso nos atrevemos a exponer algún cisne negro “positivo”. Ahí va nuestra lista:

1. Cataluña abandona España y forma coalición con Andorra.

2. ERE en el Congreso de los Diputados: se aprueba una reducción del 50% de la plantilla.

3. Apple usa su excedente de caja para comprar bonos soberanos de España e Italia.

4. Berlusconi “escala” al poder y afirma comprender que la prima de riesgo existe de verdad.

5. Draghi deja el BCE porque no le permiten comprar deuda a 10 años.

6. El Fondo Monetario Internacional publica un informe que dice que la inflación, en realidad, no es un fenómeno monetario.

7. Una caja de ahorros española se niega a recibir dinero público del rescate y cierra.

8. Rajoy entiende que los inversores no son ladrones y solicita el rescate.

9.  Realizamos un stress test a nuestro sector público regional y local.

10. España comienza a emitir bonos vinculados al crecimiento del PIB.

11. Argentina quiebra y echa la culpa a Repsol.

12. Inditex decide abandonar España y el resto de empresas le sigue.

13.  Grecia invierte en bonos patrióticos de Valencia y Cataluña.

Como se suele decir en estos casos: cualquier parecido con la realidad sería pura coincidencia. De hecho, seguramente esta lista pueda ser mucho más larga… Así que, ¡aceptamos ideas!

Sin duda, una de las causas principales de que existan cisnes negros es la ausencia de información completa. De hecho, el mejor remedio que podríamos prescribir para evitar la aparición de dicho fenómeno sería una excelente política de comunicación.

No podemos dejar de recordar un episodio que ocurrió en abril de 2012 y que ejemplifica muy bien cómo la mala información genera cisnes negros.

El 9 de abril, mediante una nota de prensa sin detallar, el Gobierno anunció el recorte de 10.000 millones de euros en Sanidad y Educación. Al día siguiente un secretario de Estado afirmó que España se encontraba en situación de emergencia. A las pocas horas se filtra a la prensa que si la amnistía fiscal (aún sin detallar) no funcionaba –ahora sabemos que funcionó a medias-, se podía proceder con una subida del IVA (que finalmente se produjo, pero que fue negada hasta entonces). De todo este episodio, ¿qué llegó al exterior? Comunicados de prensa abstractos y carentes de detalle. Esto hizo que un famoso banco de inversión publicase una nota para todos sus clientes cuyo título era: “Fallo en la comunicación de España”. La nota explicaba cómo un Gobierno es capaz de aprobar una medida, equivalente al 0,9% del PIB, sin ofrecer detalles: The Spanish government announced another €10 billion (0.9ppt of GDP) in savings for 2012, to come from the health and education sectors, but without specifying any measures…”.

El mercado no es algo abstracto, sino personas que tienen que tomar decisiones para cuidar los fondos que gestionan. Y a las personas que tienen que tomar decisiones se les debe ofrecer buena información (transparente, veraz, creíble y fácil de comprender). Hay que hacer una labor muy cuidadosa para crear seguridad y confianza. Esconder nuestros pequeños problemas hoy suele acabar en un problema mucho mayor más adelante. Como acabamos de recordar, no transmitir información adecuada ha alimentado lo que podríamos denominar como el mayor cisne negro español: titulares en los principales medios internacionales hablando mal de España. Cierto que no ayudan los elefantes, los escándalos de corrupción, la corrección constante de nuestros parámetros macroeconómicos, o imágenes de supuestos “líderes” de la patronal encarcelados y manifestaciones en cada punto de España…

Pero, a pesar de todo ello, los ciudadanos tienen derecho a saber, y los gestores públicos tienen la obligación de explicar qué se hace, cómo se hace y por qué. No se puede subir el IVA, el IRPF, quitar una paga a los funcionarios, crear un banco malo para “limpiar” activos de la banca, poner la alfombra roja fiscal a millonarios o facilitar la masiva llegada de dinero público a la banca, sin detalladas y creíbles explicaciones. Quizás esto suene utópico y difícil, pero es básico si queremos tener un país cohesionado, comprendido y comprometido dentro y fuera de nuestras fronteras.

Por último, para 2013 deseamos ver explotar una burbuja más que tenemos:la depresión irracional. Si 2012 ha tenido ya sus propios outliers, que además no han sido pocos: déficit, deuda, paro, Bankia, morosidad, Merkel y sus decisiones …, también es cierto que conseguimos cerrar el año pre-financiados, tenemos menos bancos, pero mejores (el mejor banco del mundo de 2012, según Euromoney, es español) y en 2012 también hemos cerrado el déficit comercial.

Quedamos a la expectativa de la deriva que tomará España en 2013, pero, mientras tanto, no queremos dejar pasar la ocasión de desear a nuestros lectores y a esta gran comunidad de El Confidencial ¡Feliz Navidad desde el equipo de Sintetia!

Este artículo ha sido publicado previamente el 27 diciembre en ElConfidencial.com

Mostrar comentarios (0)

Comentarios

Artículos relacionados

Expertos

Antonio Roldán, “moveremos 1.000 millones destinados a empezar AVEs para crear una red de apoyo a la innovación”

Cuando leí por primera vez el libro de Luis Garicano, “El Dilema de España”, el propio Luis...

Publicado el por Javier García
Expertos

Nicolás M. Sarriés: “El diseño del banco malo puede costar a los contribuyentes 50.000 millones de €”

¿Cómo ha llegado a colapsar Bankia y, con ello, el sistema financiero español? Conocer todos los detalles de este episodio de nuestra historia económica y financiera reciente...

Publicado el por Javier García