¿Y si no llega la inflación?


Abel Fernández
¿Y si no llega la inflación?
En las democracias modernas, los gobiernos disponen de un cierto capital político para administrar a lo largo de cada legislatura. Este capital se agota cuanto más lejos están las medidas que el gobierno toma respecto a lo que prometió durante la campaña, y la congelación de las pensiones y de los sueldos de funcionarios es sin duda la medida que más puede erosionar dicho capital político. El problema no es trivial, ya que los agentes se encuentran en estos momentos dilucidando la forma del futuro sistema laboral, pero el gobierno ya no dispone del capital político que tenía hace sólo dos años. ¿Hasta qué punto podrá el gobierno apoyar medidas impopulares? Lo realmente preocupante de esto es que el gobierno puede haber agotado parte de su capital político en balde. Si no observamos un repunte de la inflación hasta final de año, la congelación de pensiones y sueldos de funcionarios podría tener una repercusión muy limitada sobre el déficit estructural del sector público español. La UE apuntaba hacia un 1,3% de inflación a principios de año y FUNCAS mantenía dicha predicción para España, a pesar de que la inflación subyacente internanual se encuentra en estos momentos en el -0,1%. Este no es el único argumento a favor de una mayor inflación en España. Como ya comentamos en Sintetia, la respuesta de la recaudación pública ante los incrementos nominales en el PIB ha sido históricamente elevada (ver entrada completa aquí). Si los mecanismos de transmisión de la masa monetaria a la economía real no funcionan, la Zona Euro podría continuar sumida en una anemia de precios que inhibiría la depreciación real de las deudas. En vilo por la reforma laboral Esta es la circunstancia política en la que el gobierno ultima los detalles de la reforma laboral. El resultado final de la misma puede acabar no agradando a nadie. Si finalmente se limita a una rebaja del coste del despido a los 33 días, los sindicatos se sentirán definitivamente traicionados por un gobierno supuestamente afín pero el efecto real sobre los incentivos del sistema laboral será muy limitado. El mercado laboral necesita una reforma mucho más profunda que sea capaz de:
  • Incentivar la movilidad. El sistema actual fomenta lo contrario, lo cual es una auténtica traba a cualquier intento de cambio del modelo productivo.
  • Mejorar los mecanismos institucionales ante la pérdida de un empleo. Este aspecto ha sido ampliamente debatido en Nada es Gratis por Samuel Bentolilla (Flexiguridad ampliada).
El desgastado capital político del gobierno es el difícil contexto para las reformas. Si éstas no prosperasen, resultaría aún más difícil bajo un hipotético gobierno de la oposición, mucho menos afin a los sindicatos. Por todo ello, no estaría mal que la inflación no hiciera irrelevantes las fuertes medidas tomadas para combatir el aumento del déficit estructural. Abel Fernández
Mostrar comentarios (1)

Comentarios

  • Anónimo

    La inflacion es un efecto monetario optico (temporal) para esconder la verdadera realidad.

    Citi España, estrategia, mail de hoy: GANAR COMPETITIVADAD:

    “¿Qué resta? Lo que Greenspan denominaba como “ajuste de cantidad”. Me refiero naturalmente a un deterioro del crecimiento, caída del empleo y mayor desempleo.

    Resulta muy duro el sugerirlo, ¿verdad?. Pero su impacto negativo puede ser matizado si se toman medidas que sirvan para facilitar el Ajuste. Medidas que conlleven una mayor flexibilidad y eficiencia en la producción y distribución. Que orienten la producción a medio plazo hacia una de mayor valor añadido. Qué racionalicen el sector público, eliminando redundancias en los servicios prestados y generen más confianza en los agentes económicos sobre su sostenibilidad. Medidas que faciliten una reestructuración más rápida del sector financiero.”

    Y para proceder a este ajuste, necesitamos reformas que nos ayuden “a pasar el trago”. Hasta entonces, no “deberiamos” ver inflacion.

    Crecimiento: primero saldo exterior, luego interior.

    Es decir, muy buen articulo, y reclamacion de reforma. Pero atendamos a la necesidad estructural, no propongamos para desapalancar hacerlo en terminos reales, es como proponer una medio reforma laboral.

    Andres

    • Article Author

Artículos relacionados

Economía

Ministro Duque, hay mucho trabajo por hacer: el futuro va de tecnología y nos estamos descolgando

Existe una durísima competición entre un conjunto de empresas tecnológicas para cruzar una frontera mítica: el trillón de dólares de capitalización bursátil (billón de dólares...

Publicado el por Xavier Ferrás
Economía

Educación y capacidades emprendedoras: la palanca que cambiará el mundo

No se discute, la formación empresarial es esencial para crear las sociedades del futuro. Líderes de cualquier campo —académico, empresarial, gubernamental o de organizaciones...

Publicado el por José Luis Casal