Sintetia

Artículos relacionados

Volver a los últimos artículos

José de Francisco, Chicago: “es en los tiempos más difíciles cuando más se necesita y mejor se demuestra la necesidad de innovar para salir adelante”


Javier García
José de Francisco, Chicago: “es en los...

Desde Sintetia hemos establecido lazos de cooperación con José de Francisco, un profesional del ámbito de la innovación que actualmente reside en Chicago y que tiene uno de los blogs de innovación más fascinantes que conocemos y del cual publicaremos en español algunos de sus materiales más interesantes. En esta primera entrevista, el objetivo es que nuestros lectores le conozcan un poco mejor. Queremos prestar especial atención a la innovación, a la creatividad, a las ideas como motor del cambio. Analizaremos qué mueve a las empresas a embarcarse en proyectos innovadores, qué pueden aportar las instituciones y trataremos de ayudar a difundir el espíritu que se precisa para crear empresas y economías competitivas sobre los cimientos de la innovación. Queremos empezar esta sección con una entrevista a José de Francisco, para que nos cuente las realidades de las innovaciones en las empresas y las diferencias entre ambos lados del atlántico.

P: ¿Cómo ha sido el proceso de pasar de Barcelona a vivir en Chicago y dedicarse a la innovación?

J.F: Llegué a Chicago con una beca de estudios en 1996 y, aunque cabe decir que añoro Barcelona mi ciudad natal, debo confesar que me apasiona mucho mi trabajo en los Estados Unidos. El hecho es que tengo la oportunidad de trabajar en un entorno innovador en el que se vive no solo la creación de nuevas tecnologías y sino en el que además se entiende el alcance de la revolución sociocultural y económica que conllevan. Tanto mis responsabilidades como director del equipo IID, Ideation, Incubation & Demonstrations, de Alcatel-Lucent como las labores de consultoría que realizamos en Innobarista Inc. (http://innobarista.com/) para pequeñas empresas en temas de la gestión de innovación son fuente de satisfacción profesional. Creo que todos aquellos Barceloneses que hayan tenido la oportunidad de pasar por lo menos un invierno en Chicago estarán de acuerdo que el cambio más drástico… ¡es de carácter climático! Lo cierto es que la buena acogida que recibí al llegar a los Estados Unidos, primero como estudiante universitario y más tarde en el ámbito laboral, me facilitó mucho el proceso de aclimatización. La cultura empresarial americana en la que yo me encuentro fomenta el carácter emprendedor del individuo, así como la colaboración en equipos interdisciplinares formados por personas de perfiles y orígenes diversos con el objeto de que aportemos diferentes perspectivas y soluciones. Se trata de equipos que elevan la capacidad de innovar y que lo hacen de una forma constante. Este tipo de trabajo incluye “open innovation” y la formación de “ecosystems” lo que conlleva la colaboración con otras personas y equipos de fuera de la empresa. Por cierto, creo que aproximadamente dos tercios de las empresas ubicadas en el Silicon Valley han sido creadas por extranjeros y mi entorno de trabajo diario es multi-cultural.

P: Tú blog es una referencia en materia de innovación y te consideramos un experto en comunicación Web en este ámbito, ¿Alguna sugerencia aquellos que se inician en la aventura de comunicar a través de la red?

J.F: Primero quiero felicitar al equipo de Sintetia por lanzar una iniciativa diseñada como destino y punto de encuentro que incluye contenidos que fomentan la innovación en el mundo de la empresa. Cabe considerar que la Web 2.0 se caracteriza por la colaboración activa con el lector, lo cual enriquece el dialogo: la posibilidad de conectar contenidos y personas, así como la creación de grupos eleva el contraste con los medios de comunicación del pasado. Habida cuenta de la cantidad de contenidos a los que se tiene acceso en la web, no solo la calidad y el rigor sino que también la reputación, participación activa del lector y popularidad del sitio de web determinan el éxito de este tipo de proyectos.

P: En el discurso político e, incluso, institucional y mediático, la palabra Investigación, Desarrollo e innovación, el famoso I+D+i, está presente de forma constante. Parece que la única forma de hacer algo de futuro es a través de la I+D+i. En cambio, cuando nos vamos a los datos, ni las inversiones públicas son tan significativas ni la participación de las empresas en proyectos innovadores es tan elevada, al menos en España y en comparación con otras economías más dinámicas (Estados Unidos, Reino Unido, Dinamarca, Holanda, Alemania, algunos países asiáticos…). ¿A qué se debe tanto discurso y tan poca acción?

J.F: Cuando se analiza la situación de un país con respecto de su capacidad de innovar, debemos primero estudiar el contexto sociocultural. Innovar no solo requiere ejercer una mentalidad creativa, que no falta en España, sino que también un entorno que se ha venido a llamar “venturisome” en el que un alto porcentaje de individuos se “aventuran” a desarrollar nuevos proyectos de negocio. El hecho es que la cultura de la innovación premia a quienes asumen riesgos para llevar a cabo una idea y que esa idea puede evolucionar e incluso cambiar durante su implementación. Esto requiere un ambiente que fomente el optimismo y la ilusión indispensables para emprender cosas nuevas y afrontar los numerosos retos y riesgos que conllevan. Por lo tanto, en cualquier país es oportuno considerar inversiones públicas que se traduzcan en mejoras palpables del sistema educativo a todos los niveles y que eliminen la corrupción así como las barreras legales e impositivas que puedan desalentar a la emprendedora o al emprendedor y a quienes invierten en pequeñas y nuevas empresas. Al fin de al cabo, estamos hablando de la democratización de la cultura de la innovación lo cual beneficia a todos ya que se traduce en el crecimiento cultural y económico de un país.

P: Las crisis suelen crear oportunidades, tanto para quien ha hecho bien las cosas y puede mejorar su capacidad para competir, como para quienes saben buscar nuevas ideas de negocio. ¿Cuáles son los consejos que daría a una persona para convertir una idea en una empresa innovadora?

En “bull markets” el crecimiento de la industria atrae inversiones y se crean oportunidades en un ambiente extremadamente competitivo y dinámico. También es cierto que eso da lugar a giros rápidos que pueden ser difíciles de navegar. Si tienes una buena idea yo no aconsejaría esperar a que los tiempos mejoren ya que siempre existirán retos de la naturaleza que fueran. En “bear markets” caracterizados por tiempos de crisis los cambios, es posible que existan menos recursos. Pero también es cierto que estos tiempos dan lugar a huecos en el de mercado junto con una capacidad de reacción menguada de la competencia. De hecho, empresas como Microsoft se lanzaron en épocas que muchos consideraron desfavorables para la creación de nuevos negocios. Precisamente, en los tiempos más difíciles cuando más se necesita y mejor se demuestra la necesidad de innovar para salir adelante. En estos momentos, yo estoy viendo el auge de la colaboración entre empresas, universidades y de la implementación de políticas de “open innovation”. Además, piensa que existen tecnologías de la información y de las comunicaciones que ahora están al alcance de la mayoría y que, como en el caso de cloud computing, permiten que nuevas empresas puedan beneficiarse de beneficios económicos sustanciales al compartir sistemas de computación y de gestión de datos en “la nube”. En otras palabras, no se trata de ponerse unas “gafas de color rosa” sino que más bien de “abrir los ojos” ya que tener buena suerte no es una cuestión fortuita cuando se esta preparado para aprovechar las oportunidades que se presenten.

P: Por último, no podemos dejar de preguntarle por la revolución de la información y su futuro. ¿Cómo estimas el futuro de los medios de comunicación “tradicionales” (periódicos, libros, artículos científicos)

J.F: En lugar de enfatizar el carácter adolescente de nuevas tecnologías de la información y de la necesidad de nuevos modelos de negocio, yo siempre prefiero empezar este tipo de conversaciones en base al reconocimiento de la revolución cultural de escala global cuyas repercusiones serán incluso más obvias en la década que acabamos de empezar. Vivimos en el siglo XXI: los medios de creación, distribución y consumición de contenidos que otras generaciones siguen llamando “nuevos” a pesar de que se están convirtiendo predominantes. Vivimos en un mundo en el cual utilizamos redes sociales, teléfonos móviles, music players, e-readers, tablets, netbooks, laptops, nettops, desktops, televisores, cines, posters digitales y material impreso que producimos con nuestras impresoras además de libros, periódicos, revistas y panfletos de todo tipo. Piensa que queremos no solo recibir, sino que también crear y compartir contenidos en el formato más adecuado para la función que estemos realizando en su momento. Y, además, existe la expectativa de que se puedan pasar de un formato a otro de ipso facto teniendo en cuenta el contexto de uso. El hecho es que tenemos que aceptar la naturaleza de estos cambios, ingeniar nuevos modelos de negocio en base a la calidad de la experiencia del usuario y generar suficiente riqueza para continuar innovado, de lo cual trataré en mis contribuciones para Sintetia.

Mostrar comentarios (0)

Comentarios

Artículos relacionados

Expertos

Víctor Lapuente: “El progreso de las naciones ocurre con una política que trata los problemas en unidades pequeñas”

Tengo el placer de entrevistar, por segunda vez, a Víctor Lapuente. Esta vez por la publicación de su nuevo libro “El Retorno de los Chamanes”. Sin más, y bajo mi punto de vista,...

Publicado el por Javier García
Expertos

Seduce y venderás: reivindicando la figura del (buen) vendedor (II)

Continuamos con la entrevista a Enrique de Mora y Sara Villegas tras su publicación ‘Seduce y Venderás’, con Empresa Activa. :: Cada vez hay más estudios neurológicos para...

Publicado el por Javier García