Las líneas de crédito. El coste de la liquidez

2 junio 2011 0

En Sintetia se puede leer un aclarador artículo de Javier García sobre los problemas de la financiación empresarial. En él se destacaba como los bancos empujaban a las empresas a prestamizar sus líneas de crédito, con el consiguiente perjuicio para éstas ya que “con una línea pagas según la utilices, un préstamo lo pagas siempre -lo uses o no“ y “si las ventas no se recuperan y el resto de bancos tratan de hacer lo mismo, la devolución de estos préstamos se convierte en un verdadero sudoku”.

Esto explica las diferencias entre préstamos y líneas de crédito por el lado de la demanda, esto es por el lado de los empresarios. En este texto se pretende explicar las diferencias por el lado de la oferta, esto es por el lado de los bancos. En las próximas líneas se va a explicar esas diferencias en un modelo muy simplificado, pero que creo que capta lo esencial de esta diferencia y explique las dificultades de hoy en día.

Un banco aislado

El pasivo de un banco se compone de capital y de depósitos. La diferencia de liquidez entre ambos es notable, ya que mientras el capital tiene un carácter casi permanente los depósitos pueden ser retirados en cualquier momento. Con esto financia su activo que, en el caso más sencillo, son préstamos que le generan un rendimiento pero que son mucho más ilíquidos que los depósitos y dinero que no se lo genera. El banco debe guardar dinero improductivo porque no sabe exactamente como variarán sus depósitos antes de recobrar sus préstamos y, para evitar una suspensión de pagos, debe hacer un juego probabilístico que maximice sus beneficios.

¿Cuánto dinero guardará? Guardará más cuanto mayor sea la imprevisibilidad en el comportamiento de los depositantes. El capital es ambivalente, porque por un lado cuanto menor sea su financiación vía capital y mayor sea vía los imprevisibles depósitos, menos debería arriesgar; pero a su vez menos le importa hacerlo porque arriesga menos patrimonio.

Este banco también puede financiar a particulares mediante líneas de crédito. Así, en un momento inicial se compromete ante un empresario que si en el futuro precisa financiación se la dará hasta un tope. Sabe que en media simultáneamente sólo tendrá que prestar un porcentaje de todos los compromisos, pero no tiene una certidumbre total de cuantos empresarios acudirán en un momento dado buscando efectivo. Esto convierte a las líneas de crédito en una especie de depósito a efectos de liquidez, con los problemas que esto le genera.

Así, un banco que da líneas de crédito deberá guardar más dinero improductivo a la espera de que acudan los empresarios a solicitar su línea de crédito, pero no sólo por la media habitual sino que deberá guardar algo más para imprevistos. Por ello, cabe esperar que los intereses cobrados por estas líneas tengan una prima respecto a los préstamos, por la liquidez adicional que debe guardar por ellos. Esta prima crecerá (o las líneas de crédito decrecerán) cuanto más volátil sea el comportamiento de los que la solicitan.

El mercado interbancario

En realidad los bancos no están aislados, hay muchos bancos, con el mismo problema de incertidumbre sobre la liquidez que deben guardar, pero que piensen que es muy probable que cuando a alguien le falte caja a otro le sobre. Esto genera oportunidades al comercio entre ellos que, siempre que se fíen unos de otros, se prestarán liquidez entre sí.

A corto plazo, eso hará casi imposible un problema de iliquidez como el descrito anteriormente. Por ello, las entidades podrán reducir sus reservas de liquidez, y con ello podrán aumentar su actividad de financiación a un menor precio. Llevado a un extremo las líneas de crédito pasan a ser casi similares a los préstamos ya que este mercado interbancario permite responder a las necesidades imprevistas de liquidez de los empresarios o, cuando sobra liquidez, prestarlo a otro banco sin grandes pérdidas por no haberlo utilizado para hacer préstamos propios.

¿Qué ha pasado con las líneas de crédito?

La crisis financiera actual no ha cambiado el modelo anterior, si no los parámetros que rigen ese modelo. Así, viendo las variables que hemos analizado antes:
– Se ha reducido el capital de los bancos, por lo que al depender más de algo variable como los depósitos produce que en principio se tenga que hacer más reserva de liquidez. Aunque a su vez es posible que el banco esté dispuesto a arriesgar más, porque tiene menos que perder, se puede esperar que su supervisor contenga este comportamiento.
– Ha aumentado la volatilidad percibida sobre el comportamiento de los depositantes. La seguridad de que llegarían nuevos depositantes a tu banco para sustituir a los que se van, ya no es tan cierta. Especialmente con las guerras actuales del pasivo o con las colas de depositantes que se han visto frente a algunos bancos. Esto también tiene un efecto negativo sobre los préstamos, pero aún más sobre las líneas de crédito.
– Las propias necesidades de los empresarios que piden una línea de crédito son más volátiles. En la parte no financiera de la economía la iliquidez y los retrasos en los pagos también es un grave problema que hace más volátil el comportamiento de quienes solicitaron una línea de crédito.
– Los excesos y defectos de liquidez de cada banco parce que ya no son independientes, de hecho puede ser que se pueda prever situaciones en que estén correlacionados positivamente. Esto reduce las posibilidades del mercado interbancario porque, si casi todos los bancos precisan dinero, ¿quién lo prestará? La anulación de este mecanismo afecta negativamente a los préstamos pero aún más a las líneas de crédito, por sus exigencias de liquidez.

Todos los factores anteriores llevan a un endurecimiento de las condiciones de financiación a las empresas; pero este endurecimiento es aún mayor en las líneas de crédito que exigen al banco tener más liquidez. Hoy hemos recuperado en el peor de los modos la noción de que la liquidez es importante y valiosa, y eso lo nota un empresario cuando acude a su bancario a pedir una línea de crédito.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario, o enlace permanente (trackback) desde tu propio sitio. También puedes suscribirse a estos comentarios vía RSS.

Sé educado. Cíñete al asunto. No introduzcas spam.

Puedes utilizar estas tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Está activado Gravatar. Para utilizar tu propio avatar, regístrate en Gravatar.