Finlandia demuestra que la reforma de la Universidad es posible

1 marzo 2010
La reforma universitaria finlandesa

¿Qué sucedería en su empresa si el director y el equipo gestor fuesen elegidos por los propios trabajadores cada cuatro años? Probablemente, los aspirantes a dirigir la empresa presentarían un programa para las elecciones en el que primarían propuestas encaminadas a satisfacer las exigencias internas de los empleados. Casi con toda probabilidad, la satisfacción del cliente pasaría a un segundo plano y la gestión se centraría más en la atención a los distintos grupos de presión que se formarían dentro de la empresa. Es decir, el sistema magnificaría el problema de agencia al desalinear los incentivos del equipo gestor de los objetivos de la empresa. ¿Y qué sucedería si, además, se dejase a los propios clientes elegir al equipo gestor? Si bien los efectos sobre los incentivos no tendrían por qué ser particularmente nocivos, lo cierto es que el cliente medio de una empresa no suele tener noción alguna sobre gestión empresarial. Por extraño que suene, éste es el insólito funcionamiento de la Universidad española en lo que a la elección del equipo gestor se refiere. El Rector de cada Universidad es elegido por el cuerpo docente, el de administración y servicios y por los representantes de los estudiantes.

Este problema es uno sólo de los que presenta la Universidad española, además de sus fuertes tasas de endogamia, departamentos con cargas docentes exiguas o escasos incentivos al esfuerzo profesional. Pero, quizás por lo complicado de su implementación, la solución finlandesa al problema de la estructura de asamblea destaca dentro del programa de reforma del sistema universitario que ha puesto en marcha a finales del pasado año 2009, el cual se puede resumir en los siguientes puntos.

Consejo de Gobierno independiente

El principal punto de la reforma desplaza la autoridad hacia un Consejo de Gobierno formado en su mayoría por gestores ajenos a la Universidad. Tanto el Rector, los Vicerrectores como los directores de cada facultad y de cada departamento se encuentran bajo la autoridad del Consejo, el cual tiene capacidad de decisión sobre los objetivos, la estrategia y la financiación de cada Universidad, siendo además responsable de sus activos y del saneamiento de sus cuentas.

Nuevo estatus legal para las Universidades y política de personal

La reforma concede un nuevo estatus legal a las universidades, las cuales funcionarán a partir de ahora como entes independientes del estado. La principal consecuencia de ello es que el personal de la Universidad pierde el carácter de funcionario del Estado y pasa a ser personal contratado.

Financiación

El estado contribuirá con una financiación anual a los ingresos de las universidades, aunque esta financiación será independiente de la que cada Universidad pueda conseguir externamente. Las universidades contarán con su propio capital y podrán financiarse en los mercados de capitales e incorporar como ingresos la rentabilidad obtenida a sus propios activos. Ello supone un paso adelante en la profesionalización de la gestión y en el acercamiento de la Universidad al sistema productivo, al incentivar las colaboraciones con el sector privado.

Esta serie de reformas demuestran que el cambio es posible incluso en aquellas organizaciones más resistentes al mismo. Son numerosas las voces que solicitan reformas profundas en el sistema educativo español, en especial el universitario. El ejemplo finlandés podría guiar algunas de nuestras propuestas de reforma, ahora que el gobierno parece decidido a acometerlas en numerosos frentes.

Leer aquí la presentación oficial de los objetivos y medidas de la reforma finlandesa (en inglés).

Artículo escrito por Abel Fernández

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Raúl Carrión Estudio, S.L. es la Responsable del Tratamiento de tus datos, con la finalidad de moderar y publicar tu comentario con tu nombre (en ningún caso se publicará tu correo electrónico).
Tienes derecho de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición al tratamiento y portabilidad. Puedes ejercitar tus derechos en [email protected]

dieciocho − nueve =