Sintetia

Artículos relacionados

Volver a los últimos artículos

Sentemos a España en el diván


Andrés Alonso
Sentemos a España en el diván
¿Crees que te conoces? La mayoría de la gente piensa que sí. Pero en realidad deberías saber que tienes las mismas posibilidades de conocerte a ti mismo que a cualquier otra persona. Todos cambiamos según el entorno. Dependemos de nuestra interactuación con el mismo, lo cual implica que mientras observamos a otras personas, esas otras personas nos observan a nosotros. Pero yo no puedo observarme a mí mismo; o, al menos, resulta complicado conseguirlo. Por eso no podré llegar a conocerme más a mí que a mi entorno. Y vicerversa. “Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo”  Ortega y Gasset A partir de estas reflexiones, los psicólogos Joseph Luft y Harry Ingham propusieron un sencillo ejercicio de reflexión para intentar llegar a conocerse a uno mismo. Le dieron el nombre de “la ventana de Johari” (uniendo las primeras letras de sus nombres). La ventana de Johari es la forma de representar gráficamente nuestro yo conocido y nuestro yo desconocido. Hay características mías que yo conozco, pero también hay otras que desconozco. Del mismo modo, el resto de personas me evalúan cuando me conocen, y concluyen cosas sobre mí. Algunas las conoceré yo mismo, pero otras no. Estas cuatro áreas conforman nuestra “ ventana de Johari”, concepto que también se conoce como “la casa de cuatro habitaciones de Johari”. Gráficamente esta casa se puede ver como una matriz de entradas y salidas: Las habitaciones que “Yo desconozco” están apagadas, es decir, no puedo ver en ellas. Por lo que el ejercicio de introspección consistiría en encender la luz en esas habitaciones si quiero llegar a conocerme realmente. Cada vez que entro en una de estas habitaciones, algo cambia en mí y por lo tanto toda la casa debe reordenarse. Este análisis nos viene a la mente cuando intentamos analizar qué nos pasa a los españoles cuando analizamos cómo está España. Llama la atención el gran desacuerdo que hay en el auto-diagnóstico que nosotros mismos nos hacemos. Si consideramos que España es la suma de unos cuarenta millones de ciudadanos, esto es como decir que somos como una casa con unas cuarenta millones de ventana de Johari. Eso son muchas habitaciones sin luz. Nuestras finanzas públicas ¿son una fortaleza o una debilidad? Y ¿nuestra banca? ¿Somos conscientes acaso del potencial de nuestras multinacionales? Desde el exterior siempre se ha tenido envidia de nuestro sistema sanitario, ¿pero nosotros opinamos lo mismo? Es hora de sentarse a reflexionar qué tenemos y qué no. Hay que conocerse mucho mejor como país, y para eso no nos basta con decir lo que nosotros pensamos de nosotros mismos. Lo primero que se aprende en clase de ciencias puras es que para resolver un problema hay que enunciarlo bien. Muchas veces nos lanzamos a resolver un problema sin haber planteado bien el enunciado (podemos aprender mucho de los ajedrecistas), y al final acabamos trabajando en vano. Merece la pena revisar cual es nuestro problema, y para eso, este análisis nos puede ayudar mucho a conocernos a nosotros mismos.  Uniendo Johari con DAFO En este punto resulta especialmente interesante juntar el análisis personal de Johari con el análisis empresarial DAFO ¿Por qué? Está claro que tenemos habitaciones ciegas o oscuras, pero en cada habitación tenemos cosas buenas (fortalezas) y malas (debilidades). Esto es precisamente lo que nos enseña el análisis DAFO – debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades. El DAFO junta dos aspectos, el endógeno a la empresa (debilidades y fortalezas) y el exógeno o externo (amenazas y oportunidades). El análisis externo nos muestra claramente un contexto de crisis económica generalizada, restricción del crédito y reformas estructurales, existiendo a la vez oportunidades como la generación de nuevos mercados, la internacionalización y el aprendizaje continuo. El análisis interno es el que pretendemos completar ahora. Este ejercicio de introspección es poco valorado por mucha gente, pero en realidad es una herramienta muy poderosa para conocerse a uno mismo, y ser conscientes de nuestras capacidades. Nosotros proponemos hacer este ejercicio de psicología a nivel macro (país), en vez de a nivel individual. Sentemos a todo el país español en el diván y solicitemos un psicoanálisis empresarial mediante el método que bautizamos como “Johari-DAFO”. A nivel macro este análisis puede aportar mucha información valiosa ¿Qué fortalezas y debilidades tenemos, y de éstas, cuáles conocemos y cuáles desconocemos?  Ahí va nuestro ejercicio de introspección “español”, que es una primera aproximación y que te invito, lector, a que sigas aportando en comentarios: :: Área libre: es la parte de nosotros mismos que los demás también ven. Es aquella información que yo conozco y transmito claramente al exterior. Una persona valiente que los demás también valoran como valiente debido a sus acciones, sería un buen ejemplo. En el caso de España se nos ocurren algunas características:
  • El turismo: en 2012, 55 millones de personas recibidas sobre una población de 47 millones. Esto es una fortaleza, y lo seguirá siendo.
  • El déficit por cuenta corriente cerrado en 2012
  • El paro es nuestro mayor problema, lo sabemos nosotros, y lo sabe el resto del mundo.
:: Área ciega: lo que los otros perciben pero nosotros no. Aquello que no sabemos de nosotros mismos, pero que sí transmitimos a los demás. Por ejemplo una persona reservada que no se considera como tal, pero de cara al resto, no se abre. En el caso de España: :: Área oculta: es el espacio personal privado. Aquellas cosas que nosotros sabemos de nosotros mismos pero que no queremos transmitir y no dejamos ver al resto. Por ejemplo, un hombre que es muy sensible, y no quiere transmitir esa sensibilidad en público. En el caso de España, se nos ocurren cosas que no estamos sabiendo transmitir.
  • Tenemos buenas start-ups y talento emprendedor que lamentablemente desde el exterior no llega a percibirse en su plenitud.
  • Tenemos una historia de emigración, y posterior recuperación. Tenemos capacidad de aguante y flexibilidad para emigrar. No dudamos de nosotros mismos, pero en cierto modo, esta capacidad se ve ensombrecida (y casi relegada al área desconocida) por la depresión prolongada.
  • Somos buenos exportando. Confiamos en nuestros socios comerciales internacionales. Si EEUU y Alemania van bien, nosotros mejoraremos. Quizás por miedo a que nos tachen de “seguidores” no podemos decir que la confianza en el ciclo global va a nuestro favor.
  • Parte de la recuperación reside en el sector construcción: es algo inevitable, el peso del sector sobre nuestro PIB es grandísimo y de algún modo u otro tenemos que recuperar este sector. Hay potencial con el alquiler o con la vivienda social, pero algo debemos hacer.
  • Con I+D en exclusiva no salimos de esta crisis. Esto es algo necesario para tener buena tendencia a largo plazo, pero en el corto plazo necesitamos potencia con alguna otra fuente de energía, con nuevos materiales y nuevas formas de aplicar el conocimiento. Esto no quita que debamos apoyar este sector, pero debemos saber que no somos (ni seremos) Silicon Valley.
:: Área desconocida: es la parte más misteriosa del subconsciente o del inconsciente que ni el sujeto ni su entorno logran percibir. Las personas cambian y a veces actúan de manera inesperada. Nuestra intuición seguramente tiene mucho que decir aquí, y se trata del área más interesante para explorar, porque aquí (junto con el área ciega) reside parte importante del cambio potencial de la persona. En concreto, ésta es la parte más difícil de conocer, porque nadie nos puede iluminar sobre qué es lo que llevamos aquí dentro. En el caso de una persona podemos encontrar desde dotes artísticas que nunca trabajamos y desconocíamos, a capacidades de aguante al sufrimiento no reveladas antes. Por supuesto, en cuanto algo de esta habitación se ilumina, deja de estar en esta área y pasa a otra habitación, ya sea porque ha salido gracias a nuestra percepción (y pasa al área oculta) o porque sale a causa de una percepción por parte de los demás (y pasa entonces al área ciega). Parte de nuestra área oculta salió a la luz hace cosa de un año, con el movimiento 15M. Este movimiento resulto ser una capacidad de respuesta a la crisis, de queja y revelación contra el poder considerado injusto, que ni siquiera nosotros (y menos los demás) podíamos conocer de nosotros mismos. De hecho, diríamos que el movimiento 15M se dejó ver tan claramente que directamente paso de nuestra área desconocida al área libre. En el plano negativo, en esta área tenemos ejemplos como la corrupción, empresarial y política, que siempre es algo que nos sorprende a nosotros mismos. La capacidad para defraudar, desde un punto de vista macro, es algo que nosotros desconocemos, al menos en su cuantía, y por supuesto algo que los demás desconocen, debido a que se actúa al margen de la ley. Hoy en día la corrupción es algo que no prevalece oculto a nuestro entorno, por lo que ha pasado quizás al área ciega, donde para los demás ahora es muy evidente … E incluso diríamos que posiblemente esté ya en el área libre, puesto que es algo que hemos comenzado a aceptar nosotros mismos.  ¿Qué podemos hacer con este psicoanálisis empresarial? Hemos planteado una solución al problema empresarial que tiene un grupo de personas, a las que llamamos España. El método Johari-DAFO nos da la oportunidad perfecta para planear una ruta de salida de esta crisis. Lo primero será dar luz a las habitaciones oscuras, ya sea porque nosotros mismos lo hacemos o porque escuchamos lo que los demás nos dicen. Sólo así sabremos las herramientas de las que realmente disponemos para luchar y no perderemos fuerzas peleando en vano. Conscientes de nuestras debilidades y fortalezas, maximizamos las posibilidades de éxito en la lucha que nuestro entorno nos plantea, con sus amenazas y oportunidades.  El resultado es algo así: La recomendación del análisis es intentar llevar nuestro lado ciego y desconocido hacia el lado conocido y libre. Darnos cuenta, con esta introspección, de todo lo que somos, para bien y para mal.  Quizás suene a método de autoayuda, pero quizás es que estábamos pasando algo por alto. Al ser un análisis macro,  algunos nos estamos percatando de ciertas cosas, y otros no. Por eso, es interesante poner todo encima de la mesa, y configurar nuestra propia ventana de Johari como país. Con el enunciado bien planteado, sólo entonces, trabajaremos más certeramente para plantear las soluciones adecuadas.
Mostrar comentarios (0)

Comentarios

Artículos relacionados

Economía

El Marketing, la Economía y un cuenco de anacardos

Imagina que tienes invitados esta noche en casa. Has preparado un delicioso asado digno de “Master Chef” pero como primera atención a tus comensales les ofreces unos aperitivos y...

Publicado el por Alberto Terol Conthe
Estrategia

Un nuevo management para una nueva época (II)

Los condimentos de mi vida profesional últimamente tienen un denominador común complejo que creo me están llevando a algún sitio, espero que positivo. Elevadas inversiones,...

Publicado el por Javier García