Sintetia

Artículos relacionados

Volver a los últimos artículos

Enhorabuena a los premiados (emprendedores)


Fernando Castelló
Enhorabuena a los premiados (emprendedores)
emprendedoresHoy es un día feliz. Debemos felicitarnos. Hoy cuesta más emprender y crear riqueza en este país. Pese a los efluvios proporcionados por la esperada Ley de Emprendedores, no tenemos otra opción que admitir que si usted administra una sociedad limitada, desde hoy le está costando más la cuota de Seguridad Social, concretamente un 22,47% cada mes, es decir, unos 700 euros más cada año. Le felicitamos. No puede ser de otro modo. No obstante, si usted no se encuadra en lo que se conoce como un autónomo societario (administrador de una S.L., S.A., S.L.U., etc), pero en 2013 tuvo contratados simultáneamente a 10 o más trabajadores, también comprobará que su recibo de cotización mensual de autónomos ha subido unos 60 euros. Enhorabuena. Se lo merece. Crear empleo tiene premio. Contribuya a las arcas públicas. Magia legislativa La verdadera noticia está en la prestidigitación con la que se ha llevado a cabo este cambio legislativo. Primero incluyéndolo en el apartado 11 (página 104762) de la Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2014 (allí referido únicamente a autónomos con 50 trabajadores contratados a lo largo de 2013), pero modificado sutilmente mediante el Real Decreto-Ley 16/2013, de medidas para facilitar la contratación estable y mejorar la empleabilidad de los trabajadores, donde en su disposición adicional transitoria segunda (página 103159) se desliza un cambio determinante (autónomos con 10 trabajadores contratados durante 2013 y también administradores de sociedades mercantiles, con independencia del número de trabajadores contratados), y estableciendo una modificación de la Ley PGE, mediante el artículo undécimo del Real Decreto-Ley 1/2014 (página 4695). Con todo ello, la base de cotización mínima para un trabajador autónomo incluido en alguno de estos supuestos pasa a equipararse a la de un trabajador del grupo 1 de Régimen General. Cabe significar que el grupo 1 de cotización de Régimen General incluye a los trabajadores de mayor cualificación profesional de una empresa. En el caso de los trabajadores incluidos en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) su base de cotización pasa a ser con efectos 1 de enero de 2014 de 1.051,50 euros mensuales, frente a los 858,60 euros del año 2013, por lo que la cuota de cotización en 2014 asciende a 314,40 euros mensuales, frente a los 256,72 euros mensuales de 2013. Voracidad recaudatoria Incrementando los costes laborales se establece un poderoso desincentivo para la activación económica que urge en 2014.  La captación de capitales extranjeros no contribuirá por sí misma a la creación de empleo. El desarrollo económico a largo plazo se sustenta, entre otros importantes factores determinantes, en la cantidad y calidad de sus empresarios. La única solución a la actual crisis pasa por comenzar un intenso proceso de creación de empleo, vía mejora de la productividad y aumento de exportaciones. Hacer menos atractiva la creación de empresas no ayudará a este proceso. Las instituciones deben proveer a los agentes económicos un marco de actuación libre de incentivos perversos, y en ningún caso deben terminar creando barreras a la acción privada fundamentando la regulación jurídica del mercado a partir de un afán espurio. La evidencia empírica demuestra las consecuencias del afán recaudatorio a largo plazo. Si confundimos el efecto con la causa sólo podemos agravar el diagnóstico erróneo. Nuestra situación macroeconómica resulta preocupante. España cuenta con un déficit lejos de estar bajo control, y ante las opciones disponibles observamos cómo se despierta una furibunda búsqueda de recursos económicos, a cualquier precio. El proceso acelerado de captura de rentas -vía impuestos y vía cotizaciones sociales- recuerda la teoría planteada por César Molinas en su libro Qué hacer con España. Una privación de oxígeno a  empresas y economías domésticas que comienza a producir tenue asfixia; en el futuro, puede llegar a inmovilizar algunas partes del cuerpo. Entre otras medidas, la voracidad recaudatoria ha hecho que desde el 1 de enero millones de empresas se vean obligadas a cotizar las dietas y otros salarios en especie de sus trabajadores, y que éstos vengan obligados a tributar dichos emolumentos en su declaración de IRPF. Se estima que esta medida afecta a 700.000 trabajadores, aumentando los costes laborales de sus empresas –promedio- en unos 500 euros por empleado y año. Con esta medida la TGSS incrementará su recaudación en unos 350 millones de euros cada año. Emprendamos (o no)  ¿Usted acaba de crear su empresa y es eso que se da en llamar eufemísticamente un emprendedor? En el caso de que haya decidido constituir una S.L. para su proyecto empresarial comprobará que su Business Plan de ayer es hoy papel mojado. Lamentablemente, en el pasado ya encontrábamos otras inquietantes sorpresas. Un emprendedor que desee beneficiarse de la conocida como tarifa plana de autónomos (bonificación del 80% durante los 6 primeros meses, del 50% durante los 6 siguientes y del 30% los 6 siguientes) tal como establece la disposición adicional 35 bis de la Ley General de la Seguridad Social, conforme a la redacción que de ella daba la Ley 14/2013, no puede hacerlo en el caso de constituir una S.L. Sí, como está leyéndolo. Esta opción no ha sido tenida en cuenta por el legislador. O sí, según lo interpretemos. El caso es que si el bonificado es un administrador, accionista y trabajador societario o colaborador de un empresario individual previamente dado de alta en el RETA no puede aplicar la tarifa plana en la cuota de autónomos La posibilidad de bonificación queda reservada a empresarios individuales, siempre y cuando no tengan un Código Cuenta de Cotización, es decir, mientras no contraten a ningún trabajador. Así, según la legislación en vigor, la creación de empleo por parte de un emprendedor está penalizada con la eliminación de su bonificación en la cuota de autónomos. Y esta bonificación, en todo caso, sólo sirve para darse de alta como empresario individual y nunca para constituir una sociedad mercantil o para colaborar con un trabajador autónomo ya constituido: por ejemplo, con un cónyuge, padre o hijo. Con todo, España presenta un gran atractivo para el emprendimiento: sus emprendedores. Originalidad, imaginación y constancia. La épica de su lucha diaria frente a normativas diseñadas por una absurda burocracia hace que merezca la pena seguir ayudando a los emprendedores desde instituciones educativas, a través del ejercicio de la consultoría o incluso como mentor StartUp. No obstante, y aunque se presente esquiva, la realidad acaba imponiéndose. No hace tantos meses comprobábamos que los Puntos de Asesoramiento y Tramitación (PAIT) eran incapaces de tramitar -según la comunidad autónoma- una constitución telemática de S.L. por no encontrarse el diseño y programación web del CIRCE correctamente adaptado a las diferentes plataformas autonómicas de liquidación del ITPAJD (Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados), cuya recaudación corresponde a las diferentes Comunidades Autónomas. Algo muy endémico. Edificante. Con anterioridad, tras aprobarse el Real Decreto-Ley 13/2010 de actuaciones en el ámbito fiscal, laboral y liberalizadoras para fomentar la inversión y la creación de empleo, ya éramos muchos los que comenzamos a asistir incrédulos a un cúmulo de despropósitos burocráticos y corporativistas que hacían imposible en la práctica la aplicación de las medidas agilizadoras en la constitución express (y low cost) de empresas que aquel RDL había aprobado y publicado en el BOE -de urgencia, sin esperar al sábado, en la misma tarde del viernes 3 de diciembre de 2010, tras el Consejo de Ministros, ya que -recordemos- ese fue el RDL de los controladores aéreos, el que trató de desbloquear unilateralmente una situación enconada con anterioridad en la mesa de negociación de AENA y los controladores, con una insurrección que dio lugar al mayor caos aéreo sufrido por la España reciente. En lo referido a la tributación y constitución de sociedades, el RDL 13/2010 estaba bien trazado pero, como suele ocurrir en aquellas economías que sufren de instituciones poco inclusivas, su implementación fue -y sigue siendo- farragosa e inoperante, no tanto en el diseño de la norma como en la ejecución por parte de los implicados. La constitución de empresas se agilizaba de manera telemática desde la solicitud de denominación social al Registro Mercantil Central y se establecía la eliminación de dos obstáculos con los que debe lidiar todo emprendedor: el plazo de constitución y sus gastos. El RDL 13/2010, en su página 101067, apartado c), fija unos aranceles notariales reducidos a 60 euros y de 40 euros para el Registrador Mercantil y un proceso de constitución que queda concluido en 24 horas, dejando a la sociedad recién constituida con un CIF definitivo, debidamente liquidada (ITPAJ) e inscrita (Registro Mercantil) y con el alta censal ante la AEAT, es decir, preparada para comenzar a operar en el mercado en un día. Aún en nuestros días las calificaciones registrales del objeto social (copiado literalmente de la normativa) siguen siendo en muchas ocasiones con defecto, lo cual obliga a interponer recurso ante la Dirección General de los Registros y el Notariado, y en casos obcecados o extremos a llevar a cabo diligencias de subsanación, con el sobrecoste correspondiente y aumento de los plazos de gestión. Además, son muchas las Notarías que directamente se niegan a prestar este servicio, esto es, a cumplir con la legalidad vigente, aduciendo todo tipo justificación pueril pero fundamentada en todo caso por el escaso rendimiento pecuniario que les reporta este tipo de constitución de empresas. En ocasiones uno tiene la sensación de que en España conspiramos para no lograr avanzar en libertad y en progreso económico. Como sugería hace unos meses Luis Garicano con motivo de la entrega del XII Premio Banco Herrero a Gerard Padró i Miquel, da la impresión de que en ciertos países sus instituciones no toman las decisiones adecuadas quizá no tanto porque no les resulte posible tomarlas, sino sencillamente porque no desean hacerlo. Al hilo de este acertado análisis, y quizá con un exceso de bisoñez por mi parte, he de confesar que hay días en que me encuentro seducido por el Principio de Hanlon. Emprender supone recibir un boleto premiado En el informe Doing Business 2014 del Banco Mundial nuestro país cae al puesto número 52 en la facilidad para hacer negocios, por debajo de países como Perú, Colombia, Kazahistan o Túnez, siendo España uno de los que menos ha logrado acercarse desde 2006 a la frontera regulatoria (mejor marco jurídico posible) fijada en base a los países analizados, y quedando en modestas posiciones dentro del conjunto de la OCDE. Aumentar impuestos y costes laborales -vía cotizaciones- es una buena muestra de ello. El Estado engulle recursos en tanto que los salarios en términos reales siguen disminuyendo. La estructura y dimensión de nuestro sistema de gobierno y, por extensión, del Sector Público en su conjunto no parece resultar una variable determinante implicada en una mejora del performance según el informe Doing Business 2014. Economías con Sectores Públicos de gran tamaño como Dinamarca o Países Bajos ocupan, respectivamente, las posiciones 5 y 28 en la clasificación que elabora el Banco Mundial sobre los indicadores regulatorios y de facilitación de los negocios de 189 economías. Por su parte, países con gobiernos de dimensión más reducida se sitúan en las primeras posiciones de la clasificación. Paradigmático es el caso de Hong Kong que ocupa la segunda posición del ranking. FC_Grafico Una variable que resulta clave es el desempeño unívoco por parte de los legisladores y centrado en objetivos fijados previamente y que resulten cuantificables. Se echa en falta una suerte de Plan de Nación a largo plazo. Es difícilmente comprensible que cualquier compañía, aun no cotizada, diseñe un Plan Estratégico a largo plazo y que un país integrado en la OCDE carezca de él. El ejemplo inspirador de los Pactos de la Moncloa debe presidir la imperiosa necesidad de consesuar aspectos tales como el mercado energético, nuestro modelo productivo, la estructura de innovación y competitividad y el sistema educativo. Por otro lado, resulta crucial la correspondiente concreción legislativa y de desarrollo normativo que facilite una correcta aplicación de estas medidas. El diablo siempre está en los detalles. Entre tanto, en España seguimos sumidos en una inercia colectiva que nos lleva a hacer trampas al solitario. Seamos consecuentes, demos la enhorabuena a todos los premiados.

Sobre el Autor: 

Fernando Castelló

Economista. Consultor de empresas.

Profesor universitario e investigador.

Síguelo en Twitter

web: http://www.castello.pro

Mostrar comentarios (4)

Comentarios

  • Debate sobre el estado de la zozobra – Fernando Castelló Sirvent

    […] e insuficiente. De bajada (real) de impuestos, reducción de cuotas de autónomos (acaban de subir, ver aquí), facilidad administrativa para crear empleo nos olvidamos y atacar gasto agresivamente (leer aquí […]

    • Article Author
  • Sintetia » España necesita ‘quemar grasa’ para generar crecimiento económico

    […] “grasa” para mejorar nuestro nivel de colesterol y evitar un infarto económico, se sube la fiscalidad al emprendimiento y no se actúa con contundencia en lo que genera salud de una forma sostenible y […]

    • Article Author
  • Enhorabuena a los premiados – Fernando Castelló Sirvent

    […] Artículo publicado en Sintetia […]

    • Article Author
  • venta sociedades

    Excelente “post” y enhorabuena

    • Article Author

Artículos relacionados

Estrategia

La autenticidad como una competencia y un valor sólido en una organización

La autenticidad es una core competence diferencial de la empresa.  En un mundo dónde la transparencia se desplegará más allá de los límites de lo razonable y en el que todo se va...

Publicado el por Xavier Marcet
Estrategia

¿Cómo vender más y mejor? 10 claves para lograrlo

He hablado de 15 errores que debemos evitar cuando queremos vender más y mejor. Y decía que la venta es una carrera de obstáculos que se necesitan superar con habilidad y...

Publicado el por Enrique de Mora