Sintetia

Artículos relacionados

Volver a los últimos artículos

Dominios web: el precio del suelo en internet


Andrés Alonso
Dominios web: el precio del suelo en internet

Una de las primeras cosas que nos planteamos cuando creamos una empresa online es ¿qué nombre le ponemos? A diferencia de cuando creamos una empresa tradicional, lo primero es fijarnos en los dominios disponibles. ¿Queremos una .com? Quizás nos vale con un dominio .es… Así, la lucha se centra en coger el “mejor” dominio libre posible.

En tanto que el alfabeto es limitado, las combinaciones con sentido semántico y longitud razonable lo son también: luchamos por un nombre de entre un grupo de posibilidades limitadas, del mismo modo en que, en los inicios de los tiempos, se luchaba por comprar terrenos, con una oferta limitada por definición.

Comprar un dominio web nos cuesta unos pocos euros al año, una comisión periódica, y si lo abandonamos vuelve a estar disponible de nuevo. Como los dominios se han convertido en algo escaso y con posibilidad de generar tráfico y negocio, son muchas las empresas que se dedican a registrar dominios online con la aspiración de revenderlos. Por lo tanto, se crean las condiciones adecuadas para que exista un mercado de fijación de precios de dominios.

En este sentido, por lo tanto, es fácil comprender que los dominios web son una “clase de activo”. Y como tal, tendrán un perfil de “riesgo y rentabilidad” determinado.

Thies Lindenthal, investigador del MIT, se ha propuesto medir la evolución de los precios de los dominios web. Con la aspiración de construir un índice de precios que sirva como “benchmark” o referencia para seguir la evolución del “mercado tecnológico”. La tarea no es sencilla, porque es difícil disponer de los datos de transacciones fiables, abundantes y verificables. Pero este investigador, tal y como explican en FT Alphaville, ha conseguido datos de la mayor plataforma de comercio de dominios Sedo.com.

Para entender la complejidad del asunto, veamos un caso. ¿Cuánto vale el dominio web de Apple (apple.com)? Este dominio es sencillo, fácil de recordar, y como dijimos al incio, único. Para valorar activos que son únicos, podemos remontarnos a primarios modelos teóricos de establecimientos de valor justo, los cuales argumentan que el precio de las tierras está en función de su distancia a zonas comerciales, centros urbanos y medios de transporte, etc. Del mismo modo, un dominio como Apple.com tiene mejor acceso (memorístico) y más atractivo para los usuarios. Por este método podemos llegar a obtener un precio o valor justo, basado en ciertos supuestos. Pero ¿qué pasa con la evolución de los precios? Muchos dominios valen más porque tienen “más calidad”. Por ejemplo: en www.apple.com el sufijo “.com” es diferente al “.es”, etc.

Y ¿cómo contabilizamos la diferencia en las calidades? La solución es NO considerar esos dominios que se compran, y por ser únicos, no se revenden.La evolución del mercado nos la informan aquellas transacciones REPETIDAS. Cuando se produce un cambio en un mismo dominio mediante cambio en su precio, esa es la información que nos interesa, ya que no está afectada por la calidad (que no varía) de ese dominio.

El problema con esta metodología es que nos quedamos con una muestra de datos muy inferior a la inicial. Hay muy pocas reventas, habiendo en cambio muchas compras de dominios. Para solucionar esto, Lindenthal ha construido el índice INDX descomponiendo el mismo en dos análisis. Por un lado, las transacciones repetidas entre las partes “iniciales” de los dominios (eso es “apple” en www.apple.com) y, por otro lado, analizando los cambios entre las partes finales de los dominioes ( .com, .es, .net, etc). Así amplía su muestra, y adquiere un volumen suficiente para conseguir construir un índice.

Conclusiones

1. Tenemos un “indice de sentimiento de mercado online”

El índice está altamente correlacionado con la evolución de la Bolsa, y en concreto con los índices tecnológicos (el NASDAQ americano para el caso en estudio) y con los ingresos publicitarios online.

Desde un punto de vista teórico, los precios de los dominios deberían corresponder con el valor actual de los flujos que se generan con la posesión de dicho dominio. Por lo tanto, son precios “forward looking” o “estimadores de futuro”. De alguna manera (bajo alguna asunción de tasas de descuento), incluyen las expectativas sobre las futuras oportunidades brindadas por tener dichos dominios. Por lo tanto, dicho indicador IDNX es un barómetro del sentimiento de la economía de internet.

Evolucion del indice INDX (dominios web), NASDAQ (indice teconologico) y los Ingresos Publicitarios Web

2. Tenemos una clase de activo muy interesante para invertir: el que entra primero puede llevarse todo el beneficio. Con una oferta limitada, comprar dominios online se presenta como una oportunidad de negocio con mucho potencial alcista. Siempre que el coste de mantenemiento sea bajo, estamos invirtiendo en la posibilidad de que alguien desee comprar un nombre que aporte un valor determinado a su negocio online, y que además, el comprador no pueda optar por otra alternativa (no hay sustitutos perfectos pro el lado de la demanda).

Un punto importante aquí a analizar es el efecto que los “motores de búsqueda” tipo Google tienen sobre la valoración de los dominios web. Hoy para la indexación de nuestra página el nombre del dominio no es una variable principal (ver pagerank de Google). De hecho, para acceder a muchos websites, cada vez más se usa Google y no el dominio directo, por lo que en cierta manera el nombre concreto registrado para el dominio, en realidad, se ha visto devaluado con el ascenso de los algoritmos de búsqueda y las indexaciones por relevancia (nota: gracias aquí por el comentario a Mona Rigo).

Mostrar comentarios (0)

Comentarios

Artículos relacionados

Estrategia

La creatividad se sirve en frascos pequeños

Últimamente observo mucho a mis hijos, Carmen y Juan. Ella tiene 10 y él está a punto de cumplir 5. Llevo tiempo más preocupado de lo normal para no robarles su creatividad. Hace...

Publicado el por Juan Sobejano
Estrategia

La excelencia humana y empresarial se consigue cuando reúnes talento y buena gente

En las organizaciones hay días duros, cuando se desvanece una oportunidad por la que tanto habíamos luchado o cuando alguien nos desilusiona más por su displicencia que por su...

Publicado el por Xavier Marcet