Sintetia

Artículos relacionados

Filtrar por Autor

Volver a los últimos artículos

Catalina Hoffmann, @grupovitalia: “mi concepto de empresa antepone el aspecto social al de la rentabilidad”


Javier García
Catalina Hoffmann, @grupovitalia: “mi...
Conocí a Catalina en una charla sobre tecnología e innovación. Descubrí a una de las mujeres más emprendedoras que conozco. Con una energía y una capacidad increíble. Nos contó sus decisiones, cómo se enfrentaba en su día a día  y cuáles eran sus planes de futuro. Mucho trabajo, genialidad y vitalidad. De ahí que le quede muy bien el nombre que distingue a su empresa: Vitalia. Vitalia es una cadena de centros de día que fundó en 2004. Lo que lo hace distinto es un nuevo sistema de cuidado y atención individualizada para las personas mayores, que tiene en cuenta las áreas físicas, psíquicas, cognitivas y sociales. Esta metodología exclusiva es lo que ella ha denominado “Método Hoffmann”, un programa rehabilitador que registró su propiedad intelectual como obra científica y con el que se han obtenido importantes logros y mejoras en la salud y en la calidad de vida de muchos mayores que padecen Alzheimer Parkinson y Hemiplejias, entre otras afecciones. Ella siempre destaca que Vitalia ha estado ahí desde hace mucho tiempo. Muestra una pasión son las personas mayores y tiene el gran propósito de dedicarse a ellas para mejorar su calidad de vida. Esta semana Julian Birkinshaw nos decía, “Las compañías que buscan hacer del mundo un lugar mejor ganan más dinero”. Vitalia es un ejemplo. Catalina es una emprendedora de vocación, que sabe cuál es su contribución al mundo y os invito a leer esta magnifica entrevista en #ReiniciaEspaña. :: ¿Cuántos socios sois?  Aunque he tenido un gran y valioso equipo desde los inicios que sigue aumentando para cubrir las diferentes áreas de acción y desarrollo de la Franquicia. En el apartado económico, aunque cuento con algunos socios, Vitalia ha sido un proyecto personal desde que con 24 años sabía que quería crear algo único. Tras lograr la gestión satisfactoria del primer centro, decidí apostar por el método de franquicia, que me permitía elegir uno a uno los socios franquiciados que entraban en el proyecto, asegurándome de que entendían y compartían enteramente el compromiso social del proyecto, algo fundamental para el proyecto. :: ¿Cómo nació Vitalia?  Desde pequeña me entusiasmaba el trabajo con personas, el contacto con niños y, sobre todo, con nuestros mayores. Estar con ellos, entenderlos, ayudarles a sacar lo mejor de sí mismos es lo que me llena realmente. Tras prepararme en la universidad y llena de ilusión, me pareció que ya contaba con la base suficiente para iniciar mi vida profesional. Encontré trabajo rápidamente en residencias y allí donde trabajé intenté aportar mis conocimientos. Por aquel entonces ya creía que se podían hacer las cosas de otra manera, más personal, específica a cada persona y decidí apostar por mi idea, desarrollarla y montar mi propio centro. Tras muchos años de formación y trabajo en el maravilloso mundo de la tercera edad, observé la creciente necesidad de crear un centro de día, que fuera capaz de otorgar valor añadido al cuidado de los mayores. :: ¿Y la inversión?  Con 25 años tuve que recorrer decenas de bancos e instituciones con mi proyecto empresarial en la mano. Me cerraron las puertas una y otra vez, diciéndome que mi idea no tenía futuro, pero sabía que tenía que ser persistente y además me sirvió para aprender muchísimas lecciones que marcarían el resto de mi vida. De modo que arranqué sin ayuda de los bancos. Al proyecto aporté todo lo que tenía, además de pedir recursos a mi familia y a algún inversor privado. En España y, en circunstancias similares, es difícil empezar de otra manera, por desgracia para los muchos emprendedores de nuestro país. Con el tiempo, la situación de Vitalia ha cambiado y ahora son los bancos los primeros interesados en querer hacer negocios con nosotros. :: ¿Te arrepientes de no tener más dinero al principio?  No quedó nada de mi parte para conseguir financiación por lo que hay poco que me pueda reprochar. En estos comienzos, siempre duros cuando uno emprende, acumulé gran experiencia, básica para curtirte como empresario y que entiendo que son parte del camino al emprendimiento. :: ¿Qué opinaron tus padres y amigos cuando les hablaste de tu idea?  Desde siempre tuve la ayuda personal y profesional de mi madre. Mi madre, siempre ha estado a mi lado, más si cabe cuando en los comienzos todo era más difícil. Cuando le dije que quería lanzarme y crear mi propia empresa, tras escuchar mis planteamientos, hacerme algunas preguntas muy realistas y razonarme algunas actitudes, me dijo sencillamente: Adelante. Hazlo.

:: ¿Qué te limitó más a la hora de empezar y dar el salto?  La búsqueda de financiación y los primeros años de nuestro primer centro fueron duros, pero con tesón, trabajo, ilusión y un buen Equipo Humano logré superar la incertidumbre y consolidar el proyecto. Innovar es el único camino para crear valor añadido y, por ello, cree mi propio método de trabajo. Pero tuve que vencer la resistencia de aquellos que no creían ni en mi método y ni en mi proyecto y que ponían en entredicho su validez y  fiabilidad por ser una mujer joven. Pero el tiempo nos ha dado la razón. :: ¿Qué te limita ahora para crecer y acelerar lo que estáis haciendo?  Mi concepto de empresa antepone el aspecto social al de la rentabilidad y eso para algunos es una limitación. Sin embargo, siempre he querido mantener el control de mi franquicia, ya sea en su funcionamiento como en cómo se aplica el Método Hoffmann. Una decisión que choca a mucha gente fue mi negativa a un importante inversor que ofrecía cinco millones de euros a cambio de tomar el control y decidir sobre el futuro de la franquicia. Tengo claro que mi concepto de empresa antepone el aspecto social al de la rentabilidad. :: ¿Has estudiado en la Universidad? ¿Qué fue lo que más te aportó el sistema educativo?  Estudié medicina y luego terapia ocupacional, porque quería especializarme en rehabilitación cognitiva, ya que sabía que lo que realmente me movía. En la vertiente empresarial, tuve claro que también necesitaba formarme. Me titulé en el Programa de Desarrollo Directivo de IESE Business School de la Universidad de Navarra y he continuado formándome realizando  cursos y seminarios, ya que  la formación continua y la participación en proyectos de investigación son clave en el desarrollo personal y profesional de una persona. En la Universidad conseguí ese conocimiento técnico que necesitaba para desarrollar mis intereses e inquietudes, así como las técnicas y aptitudes necesarias para la gestión empresarial, algo que ayuda a tomar decisiones y a evitar errores fáciles de cometer si no se posee una base de conocimiento empresarial. Pero también creo que la universidad en general debería cultivar más el espíritu emprendedor en sus alumnos. :: ¿Crees en la pasión “por cambiar el mundo” de la que tanto hablan los grandes emprendedores de éxito? Emprendedores jóvenes y mayores necesitan sentir que tienen un apoyo y a todos les asusta el fracaso. Pero, curiosamente, lo que más les impacta a todos ellos es la forma en que les transmito firmemente la necesidad de creer en su idea, por lo si he ayudado a algunos de estos jóvenes a iniciar con valentía su camino, me siento agradecida. En este sentido, uno de mis sueños era escribir un libro en el que narrase mis experiencias profesionales y mi trayectoria como empresaria y espero que dentro de uno o dos meses ya esté en las librerías. Contar mis vivencias como emprendedora, aportar mi granito de arena a quienes desean aportar algo y tienen claro qué es lo que desean hacer, pero no se deciden a dar el primer paso. :: ¿Cuál es vuestra propuesta al mundo? ¿Por qué sois diferentes?  En Vitalia cuidamos de nuestros mayores con el mayor cariño y profesionalidad. Ofrecemos una gran variedad de servicios, como la teleasistencia, la rehabilitación neurpsicológica, talleres de memoria o musicoterapia, de servicios para que cada mayor pueda realizar y recibir el tratamiento que mejor se adapte a sus necesidades, una filosofía que nos diferencia de servicios similares. Que Vitalia posea una manera exclusiva de hacer las cosas creo que nos diferencia. Muestro método propio, el Método Hoffmann, que como comentaba antes es un método de tratamiento rehabilitador y preventivo especializado en personas mayores, y creo que unido a nuestro trato con cariño y atención, nos convierte en un servicio diferenciado y valioso para la sociedad. :: ¿Dónde te gustará verte en los próximos 5 años?  Completando la expansión de Vitalia en el mundo que ya hemos comenzado e continuando la innovación y actualización de nuestro Método terapéutico propio. :: ¿Qué le dirías a un colega como tú que tiene mucho talento y capacidad y no se atreve a empezar?  Lo primero es tener una buena idea. Si la tiene, cuando tienes una pasión de verdad, una fuerza interior que te empuja a montar una empresa para hacer tu sueño realidad, hay muy pocas cosas que puedan frenarte. Este proceso aporta experiencias personales de altísimo valor y la gratificación de crear y elevar algo con tus manos. No hay que tener miedo a los fracasos ya que son parte del camino que un emprendedor debe recorrer. :: Valora de 0 a 10 los siguientes factores que consideras claves para emprender con éxito:  :: “La idea lo fue todo”       8 :: “Sin dinero, no podríamos hacer nada”        7 :: “La red de contactos fue clave”          7 :: “Hablar inglés y pensar en global es un trampolín imprescindible”        9 :: “Probar, prototipar, experimentar son las únicas vías para caminar sobre seguro” 8 :: “Hasta que no eres licenciado, tienes un MBA y varios años de experiencia, tu probabilidad de fracaso es muy elevada” 5 :: “Pues compaginar estudiar y emprender al mismo tiempo”     10 :: Por último, ayúdanos a finalizar estas frases:  :: Tres palabras que te definan…     Pasión, optimismo y constancia. :: Tres valores irrenunciables… Personas, el pequeño detalle y la familia. :: Un libro que me marcó fue… “Sensación de Fluidez” de Juan Carlos Cubeiro :: Una peli que siempre recomiendo ver es… Lo que el viento se llevó :: Una canción que me da energía… El clásico I will Survive de Gloria Gaynor :: Un evento que no te puedes perder… los talks de Ted
Mostrar comentarios (0)

Comentarios

Artículos relacionados

Economía

El Capital Psicológico en el centro de las organizaciones del futuro

¿Te has preguntado alguna vez que quiere realmente una empresa de ti? ¿Qué es lo más importante en el desarrollo de tu carrera profesional? A pesar de que parece existir una gran...

Publicado el por Mª Luisa de Miguel
Estrategia

Las competencias emocionales nos convierten en mejores profesionales

Leo una afirmación de Daniel Goleman que me lleva a reflexionar sobre cómo los profesionales nos comportamos en el ámbito del trabajo: “Nos contratan por nuestras capacidades...

Publicado el por Know Square