Se piensa solo, se razona en equipo

22 Junio 2015 3

La vida profesional me ha permitido dirigir muchos talleres y reuniones en las que interviene un gran número de personas muy diversas. Siempre he observado que es más fácil adherirse o criticar las proposiciones de otros que construir las propias. Especialmente si estas proposiciones no son más que lugares comunes que compendiamos a modo de tópicos. Muchas reuniones son casi obras de teatro con el guión pre-escrito, en el que todos saben prácticamente lo que dirán los demás. Es entonces cuando la cita de Drucker sobre las reuniones adquiría todo su sentido: “Meetings are by definition a concession to a deficient organization. For one either meets or one works. One cannot do both at the same time”.

Pensar_Sintetia_Xavier_Marcet

Pasamos muchas horas reunidos y pocas veces las reuniones son espacios para pensar. Hay mucha gente que perdió el hábito de pensar, pierde el tiempo y, lo que es peor, lo hace perder a los demás soltando ideas de todo a cien sin ilación alguna. Sin pensamiento sólido y sin pensamiento creativo nos atrapará la mediocridad que siempre nos persigue.

Pensar requiere entrenar. Y escribir. Sin líderes capaces de pensar es muy difícil transformar certeramente nuestras organizaciones y escapar al autoengaño respecto del cambio.

Sin profesionales capaces de pensar en grande las empresas se ahogan en su propio perímetro. Cuanto más aceleradamente cambia el contexto profesional y corporativo en el que nos movemos, más necesario es saber pensar, reaprender a pensar.

Recupero una reflexión de hace años sobre la importancia de pensar a la hora de gestionar. Estas son las diez proposiciones que han salido: 

1.- Pensar es la trastienda del management. Pensar no es compilar ideas de otros, es construir criterio, discernir sobre opciones, analizar contextos, ser arquitecto de conceptos, priorizar, elaborar la propia agenda.

2.- El benchmarking es bueno después de pensar, no antes.

3.- Algunas empresas están tan pagadas de su éxito que ya nunca se piensan desde fuera; pensar para ellas consiste en combinar ortodoxias internas.

4.- Pensar y contrastar. Generar ideas individualmente y contrastarlas en equipo, retorcerlas, destrozarlas, reinventarlas, pulirlas. Se piensa solo, se razona en equipo.

5.- Pensar para actuar, éste es el código. Igual que la crítica de Marx a los hegelianos en su célebre 11 tesis sobre Feuerbach, no se trata solamente de interpretar el mundo (la empresa, la organización) se trata de transformarlo.

6.- La métrica de nuestro pensamiento es lo que escribimos, la métrica de nuestro emprendimiento e innovación es lo que hacemos.

7.- Pensar y comunicar forman parte de una misma cadena de valor, cuando expresamos las ideas comprobamos realmente su potencia y solidez.

8.- Pensar requiere concentración. Hay que aprender a concentrarse entre urgencias, en aeropuertos, entre reuniones. Arañar concentración en recovecos insólitos de nuestra agenda.

9.- Pensar no es tener más información, es saber contextualizar la información relevante para generar conocimiento. Pensar, cuando hay que gestionar la complejidad y los datos son exponenciales, es saber construir síntesis con gran agilidad y darles operatividad.

10.- Es muy difícil liderar sin pensar, aunque algunos insistan en ello.

3 comentarios

  • José Manuel Sanz  

    Buen análisis.

    Lamentablemente hay quien confunde cantidad con calidad y funciona soltando ideas a ver si da con una genialidad.

    La gente no se da cuenta de que pensar, es un ejercicio que requiere concentración, conocimiento y análisis.

    Lo demás es hablar por hablar.

    Saludos desde Gandía.

  • Ramón  

    Xavier!

    Comparto ahora mismo este artículo.

    La 3, la 4, la 6 y la 10 me han hecho recodar el origen de múltiples frustraciones producidas por cientos de horas de reuniones inútiles.

    También te diré que pensar es el enemigo de las organizaciones “políticas”. Aquellas donde se toman decisiones en base a la popularidad de la persona que las propone.

    Y desgraciadamente organización (entendido en sentido amplio: empresas, sociedades, corporaciones etc…) suele ser igual a política.

    Un saludo
    Ramon

  • Eva Sancho  

    Genial el artículo. Comparto. Me ha encantado, Xavier, la sencillez con que expones cada aspecto sobre los que he reflexionado a menudo y he observado en mi entorno. Quizá me ha faltado la parte de “se razona en equipo” del título, ¿no? 😉
    Por otro lado, respecto al comentario de José Manuel Sanz, “pensar” no necesariamente es “juzgar” y/o “evaluar”, y, en cuanto a creatividad se refiere, necesitamos fomentar “otra forma de pensar” que nos haga “soltar ideas” PARA “encontrar alguna genialidad” (calidad EN la cantidad).
    Gran debate, ¿no? 😀
    Gracias.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario, o enlace permanente (trackback) desde tu propio sitio. También puedes suscribirse a estos comentarios vía RSS.

Sé educado. Cíñete al asunto. No introduzcas spam.

Puedes utilizar estas tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Está activado Gravatar. Para utilizar tu propio avatar, regístrate en Gravatar.