La fuerza del liderazgo silencioso

12 Enero 2017 2

La sostenibilidad del cambio y la innovación en las organizaciones requiere de nuevas formas de liderar, basadas en la serenidad, la humildad, la consciencia plena y el ejemplo.

El nuevo modelo de líder es según, el artículo de Steven Poelmans y Laura Sofía Gil Ugarte publicado en la Harvard Business Review, un Quiet Lidership, un líder que necesita el silencio para mantener focalizada la atención. Un líder que necesita aislarse de ruidos, de interpretaciones, de contaminaciones informativas, y que necesita acallar su diálogo interior. La distracción más poderosa de un líder no es el ruido que viene del entorno, sino el que proviene de la confusión de su propia mente.

Un líder que huye de la multitarea, que se concentra y esta totalmente presente y consciente del momento en el que esta. Un líder que cultiva la atención plena, una habilidad que según cita Daniel Goleman en su libro FOCUS “es el motor oculto de la excelencia“.

Prestar atención implica desarrollar 3 capacidades:

1.- CONCENTRACION: prestar atención a lo que esta aquí y ahora, ignorando lo que se encuentra más allá, en el pasado o en el futuro.

2.- PRESENCIA ABIERTA: estar plenamente presente y atento a la persona que está en frente nuestro en cada momento.

3.- ASOCIACION LIBRE: capacidad para dejar viajar nuestra mente a donde quiera, que se convierta en una nómada, una viajera errante, una peregrina que busca, contempla y absorbe, para alimentar el pozo del que luego beberá nuestra creatividad.

Un buen líder sabe pasearse por estos tres escenarios de la atención, actuando en cada momento el que resulta más optimo para la situación en la que esta, que tiene que resolver o manejar. Para ello practica la atención plena diariamente utilizando diferentes técnicas, entre ellas el mindfulness.

La concentración nos permite fluir y dar el máximo rendimiento en la tarea que estamos llevando a cabo. Nos permite también filtrar información y así evitar distracciones en el equipo, confusión o sobrecarga de información.

La presencia abierta es el alma de la escucha activa. Escuchar es, junto con observar, la mayor fuente de obtención de información para un líder. El líder que habla más que escucha pierde información, pierde conexión con las personas, se desfocaliza de lo verdaderamente importante para el liderazgo.

Al escuchar activamente y acompañar con nuestra presencia a los demás, estamos transmitiendo nuestro aprecio hacia ellos, estamos diciéndoles que nos interesa lo que dice, que nos importa como se sienten. Esta actitud del líder satisface uno de los instintos básicos que tenemos las personas: el sentido de pertenencia y vinculación, de sentirnos apoyados, apreciados, atendidos.

La asociación libre es una capacidad básica para la creatividad y la innovación, sin las que hoy en día nuestras organizaciones están condenadas a la desaparición. Para dejar a nuestra mente volar y viajar es fundamental estar en un estado emocional positivo.

Un líder silencioso sabe gestionar las emociones y el estrés, poniéndolos a trabajar a su servicio, para potenciar el pensamiento estratégico, la creatividad y la capacidad de análisis, tres piezas fundamentales para tomar decisiones acertadas y obtener resultados excelentes. Una buena gestión emocional requiere, según Goleman, autoconciencia, autogestión, conciencia social y gestionar las relaciones interpersonales.

.. Autoconciencia para saber lo que nos motiva, como nos sentimos en cada momento y como nos afecta en nuestro comportamiento.

.. Autogestión para saber manejar el estrés, la ansiedad y otros estados emocionales que afectan a nuestra capacidad de pensar con claridad. Y para gestionar nuestra energía en todo lo que nos involucramos.

.. Conciencia social o empatía para comprender el punto de vista de los demás, de percibir como se sienten y mostrar una preocupación adecuada a la situación. Y para saber cuando apoyar y cuando retar a nuestros colaboradores.

.. Gestión de las relaciones para saber negociar, mediar en conflictos, lograr soluciones satisfactorias para todas las partes, para cooperar y trabajar en equipo.

En definitiva una buena gestión emocional requiere prestar atención hacia nosotros mismos, hacia nuestro mundo interior y prestar atención a los demás, lo cual se consigue incrementando nuestro nivel de consciencia. 

La gestión emocional del líder es la base sobre la que se construye la salud emocional de toda la organización. El líder debe ser consciente de que sus estados de ánimo y su comportamiento afectan a los estados cerebrales de las personas que le rodean. Para ello debe estar siempre atento a sus emociones y las de los demás, y aplicar en cada momento los 6 pasos que son fundamentales para gestionarlas adecuadamente.

En una reciente entrevista en la Harvard Business Review, Daniel Goleman señala que la neurociencia nos dice que las personas transmitimos señales que pueden alterar la función cardiovascular de otra, sus niveles hormonales y otros sistemas. Pensemos en cómo se desata la sudoración de alguien cuando recibe una orden amenazante, o en cómo el llanto de un bebé se calma cuando siente la presencia de su padre o su madre, cómo las palabras de alguien pueden calmarnos cuando estamos agitados o nerviosos.

El mal y el buen humor se contagian, lo mismo que el optimismo y el pesimismo, la calma o la intranquilidad. Esto es lo que se conoce como contagio emocional, que un buen líder debe saber gestionar para que en la organización se propaguen las emociones que potencia a las personas y las hacen crecer, y para neutralizar las emociones que desgastan y destruyen.

En la gestión del contagio emocional tiene mucho que ver otra de las cualidades de un Quiet Lidership, el liderazgo a través del ejemplo. Dado que aprendemos de la observación y la imitación, y para ello estamos dotados de las neuronas espejo, la mejor forma de desarrollar comportamientos excelentes es a través de modelos de liderazgo creíbles, coherentes y efectivos. Un líder puede ser una fuente de aprendizaje muy importante en el desarrollo de habilidades de quienes le rodean.

Un líder silencioso actúa más que habla. Son sus actos los que hablan, y lo que hace guarda coherencia con lo que dice. Muestra a otros cómo se hacen las cosas través del ejemplo.

Las organizaciones y la sociedad necesitamos lideres silenciosos, no podemos equivocarnos al elegir a quien seguir. Aquí te dejo 5 claves para reconocer a un Quiet Lidership:

1.- Elevado nivel de consciencia.

2.- Filtran la información y la priorizan para crear conocimiento.

3.- Gestionan adecuadamente sus emociones y las de los demás.

4.- Desarrollan competencias en sus colaboradores a través del ejemplo.

5.- Aportan confianza, seguridad, apoyo, aprendizaje y autonomía a los demás.

Si quieres transformarte en un Líder Silencioso, si quieres que tu organización cuente con personas con estas características, el coaching y el mentoring son prácticas que te pueden ayudar en tu camino. En poco tiempo posibilitan incrementar tu nivel de consciencia y tu capacidad de atención, así como mejorar la gestión de tus emociones. Un mentor o mentora pueden ayudarte a aprender a liderar desde el ejemplo.

 

Mª Luisa de Miguel, Coach ejecutiva, Mentora y Formadora.

2 comentarios

  • Manuel Oyarce  

    Excelente artículo. Ratificó la importancia de liderar estando y contando con la opinión de la gente. Pero nunca dejar que contamine nuestro pensamiento. No gestionar basado en el comentario no filtrado

  • Manuel Oyarce  

    Excelente artículo. Ratificó la importancia de liderar estando y contando con la opinión de la gente. Pero nunca dejar que contamine nuestro pensamiento. No gestionar basado en el comentario subterráneo.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario, o enlace permanente (trackback) desde tu propio sitio. También puedes suscribirse a estos comentarios vía RSS.

Sé educado. Cíñete al asunto. No introduzcas spam.

Puedes utilizar estas tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Está activado Gravatar. Para utilizar tu propio avatar, regístrate en Gravatar.